Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La agorafobia se apodera del Granca

El equipo amarillo encadena su sexta derrota a domicilio ante el Montakit Fuenlabrada - Los de Aíto no terminan de sellar el pase a la Copa del Rey

La agorafobia se apodera del Granca

La agorafobia se apodera del Granca

El calendario del Herbalife Gran Canaria le ha deparado ocho visitas, de las cuales sólo ha podido vencer al Dominion Bilbao Basket y al UCAM Murcia. Vitoria, Tenerife, Valencia, Madrid, Andorra y Fuenlabrada. Seis ciudades que confirman el temor de la escuadra amarilla a viajar lejos del Gran Canaria Arena. Y es que el conjunto claretiano parece sufrir trastorno disociativo de su identidad cuando toma el avión fuera de la Isla.

Como si del mismo Doctor Jekyll y Mister Hyde se tratase, el Granca es capaz de mostrar su peor imagen y comportarse como un equipo carente de madurez en los momentos de mayor tensión de los partidos. Ayer, a partir de los últimos cuatro minutos del tercer cuarto, cuando mejor se encontraba el Herbalife con una ventaja de siete puntos en el marcador (50-57), al representativo grancanario se le olvidó tomarse su brebaje y apareció la personalidad que lleva al equipo a desconectarse de los encuentros.

Combatiente

Los primeros compases del partido fueron una premonición del desenlace del mismo. El Montakit Fuenlabrada salió en tromba al pabellón Fernando Martín. Los cuatro primeros minutos del encuentro dejaron un parcial de 15-4 para los locales, que desde el perímetro cosían a puntos a los amarillos. Los bases fuenlabreños Marko Popovic y Jonathan Tabu llevaron la manija de su equipo y entre ambos se repartían la anotación del cuadro vestido ayer de verde, con 9 para Popovic después de tres triples.

Para cortar la sangría de puntos e imprimir mayor consistencia defensiva, Aíto dio salida a Taph Savané a cancha y mandó presionar en toda la pista. La decisión del técnico tuvo el efecto esperado, y el marcador se compensó tras un parcial de 0-10 de los insulares y acercarse a un punto (15-14). Ante la reacción de los claretianos, el Fuenlabrada no se vino abajo y tras dos triples de Paunic en el último minuto del primer cuarto se acabó con 25-18.

El comienzo del segundo cuarto continuó con la buena tónica de los del sur de Madrid comandados por Popovic, que se iba hasta los catorce puntos a los doce minutos de partido después de conseguir un 2+1. Fue entonces cuando apareció el Cañonero de Ontario. Y es que si de base anotador se trata, que llamen a Kevin Pangos. Con 30-20 en el luminoso anotó sus dos primeros lanzamientos desde los 6,75. El fuenlabreño Tabu le respondió de igual forma, pero se encontró con otros dos triples más del canadiense. Hasta cuatro endosó de forma consecutiva Pangos, para ser posteriormente sentado en el banquillo por Aíto García Reneses. Tras la exhibición del playmaker amarillo y un intercambio de canastas entre ambos equipos, se cerró la primera mitad del encuentro con empate a 41 en el marcador.

La vuelta a pista tras el descanso puso al Herbalife por primera vez en el partido por delante en el marcador. Pangos se asentó; Aguilar dio visos de la calidad que atesora; y Omic se hizo dueño de la pintura, tanto en rebotes como en anotación, para aumentar la ventaja canaria hasta el 50-57.

Con el Herbalife crecido, el técnico del Fuenlabrada, Jota Cuspinera, paró el ritmo del encuentro con un tiempo muerto, que resultó ser el bálsamo que le hacía falta a sus jugadores para despertar del letargo que les infringían los canarios.

Entre David Wear, con tres canastas de dos puntos, y Álex Urtasun, con dos triples, encadenaron un parcial de 12-0 para darle la vuelta al marcador. El ambiente del pabellón empezó a caldearse y el apoyo de sus fervientes aficionados llevaba en volandas a su equipo para finalizar el tercer cuarto con 62-58.

La racha de los fuenlabreños despertó a Mister Hyde. Fueron dos minutos lo que tardó en completarse la metamorfosis de los amarillos y comenzar a deambular por la cancha. Urtasun debió darse cuenta de la debilidad del Granca y se erigió como el líder de su equipo. Seis puntos suyos ponían el 70-62 en el luminoso, lo que acompañado de un triple de Paunic, tras una canasta de dos de Oliver, provocó el último tiempo muerto de Aíto García Reneses, quien se mostró muy alterado en sus indicaciones al equipo.

Después de la pausa técnica, dos canastas seguidas del Fuenlabrada tras anotar y conseguir robar el posterior saque de fondo de los amarillos. Un parcial de 13-2 y el caos patente en los claretianos sentenciaban el partido (77-64).

Los minutos de la basura sirvieron para que el Fernando Martín se divirtiese mientras coreaba con oés los pases de su equipo y despidiera a Urtasun con una sonora ovación. El 92-72 cerró el marcador final.

Futuro incierto

El futuro se presenta incierto para el Herbalife Gran Canaria tras el correctivo sufrido ayer en Fuenlabrada. Al equipo insular le restan tres partidos de la primera vuelta -Joventut y Barça en casa y Estudiantes fuera- para confirmar su participación en la Copa del Rey de febrero. El balance 8-6 mantiene a los insulares quintos en la tabla clasificatoria después de la derrota del Morabanc Andorra ante Rio Natura Monbus Obradoiro.

Sin embargo, se estrecha el cerco con sus inmediatos perseguidores con una victoria de diferencia sobre el mismo Andorra, Fuenlabrada y dos sobre el Unicaja de Málaga. Los pupilos de Joan Plaza pudieron acercarse al Granca, pero perdieron a domicilio ante un invicto Valencia (81-70).

Compartir el artículo

stats