Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arde Barcelona

Los incidentes entre jugadores tras el Barça-Espanyol disparan el clima de tensión antes del tercer duelo de la serie

Arde Barcelona

Arde Barcelona

El segundo derbi barcelonés en cuatro días no se acabó cuando Martínez Munuera pitó el final del partido en el Camp Nou. Los roces entre los jugadores siguieron en el césped e incluso en las inmediaciones del vestuario. Según el acta del árbitro, "el dorsal nº 9 del Barcelona, don Luis Alberto Suárez Díaz, mientras todos los jugadores del Espanyol subían las escaleras del túnel de vestuarios, les esperó y se dirigió a ellos repitiendo en varias ocasiones lo siguiente: "Aquí os estoy esperando, venid acá; sos un desecho". El jugador uruguayo lo desmiente y su versión cuenta con el apoyo de testigos como el periodista Gerard Romero, que tanto en la Cope como en su cuenta de Twitter aseguró que esas palabras no salieron de boca de Suárez.

Las principales sospechas recaen ahora sobre otro futbolista sudamericano del Barcelona, Mascherano, que había tenido varios altercados durante el partido con jugadores del Espanyol, especialmente Diop. Apoyándose en estas dudas, el Barcelona envió ayer una carta al Juez Único del Comité de Competición denunciando las inexactitudes del acta arbitral. El juez único, Francisco Rubio, analizará hoy los incidentes del Barça-Espanyol recogidos en el acta. Además de lo referido a Luis Suárez, Rubio tendrá que decidir la sanción por las expulsiones de Hernán Pérez, por doble amarilla, y de Diop, con roja directa por "dirigirse a un adversario de forma reiterada en los siguientes término: "Me cago en tu puta madre", según el acta.

Diop fue uno de los jugadores del Espanyol más excitados tanto durante como después del partido del Camp Nou. En declaraciones a una emisora de radio, el centrocampista senegalés destacó que "no podéis decir que somos violentos. No se ha visto sangre. Si hubiéramos querido, los jugadores del Barça salen en camilla". Sobre su expulsión dijo que "nos insultamos los dos. Él me dijo palabrotas, yo le dije palabrotas y me echó a mí". Ayer, en los medios oficiales del club, Diop rectificó: "Nunca he querido llamar a la violencia o amenazar a nadie".

El capitán blanquiazul, Javi López, denunció una campaña mediática contra el Espanyol "que ha surtido efecto. Se nos ha faltado al respeto llamándonos violentos y estamosdolidos por cómo se nos ha tratado durante toda la semana".

Por el lado azulgrana, otro jugador que atizó la polémica fue Piqué, que se refirió a las quejas del presidente españolista: "Ellos dicen que son la maravillosa minoría. Espero que al menos llenen el campo, no como el otro día".

Compartir el artículo

stats