Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol 42ª Copa del Atlántico

La falta de gol condena a España

No puede en el partido decisivo con la selección francesa, que se proclama campeona gracias al 5-0 sobre Estados Unidos y al 2-0 al combinado canario

Los jugadores de la selección francesa sub 18 con el trofeo que les acredita como campeones de la 42ª Copa del Atlántico. SABRINA CEBALLOS

La selección de Francia hizo valer su condición de favorita y su capacidad goleadora para figurar en el palmarés de la la Copa del Atlántico como campeona, por delante de un selección española sub-18 que pagó su falta de gol. Los franceses habían marcado siete goles en las dos primeras jornadas y los españoles cuatro y encajado uno. Españoles y franceses no pasaron del empate y la diferencia de goles estableció la clasificación final.

Defraudó la final. Se esperaba mucho más que la velocidad que imprimieron ambos combinados. El partido fue más físico que técnico y las jugadas de ataque brillaron por su ausencia, tanto que los porteros apenas tuvieron que mostrar sus grandes reflejos, por eso son internacionales.

La batalla se libró en el centro del campo, donde no hubo ganador. Las defensas salieron airosas y España, obligada a marcar, no supo encontrar los huecos para sorprender a un Luca Zidane que pasó algún apuro debido a su mala costumbre de salir en exceso del área. Sólo dos lanzamientos de Rubén y Javier Puado, ambos fuera, fue un escaso bagaje en la primera parte, mientras que los franceses atacaron mucho menos y su primer disparo a puerta lo efectuó Janvier en el minuto 35.

España había perdido un importante referente en ataque como Fran, que se retiró lesionado, y en la segunda parte apenas hizo algo por ganar el partido. La defensa francesa controlaba el partido y encima su contra empezó a crear complicaciones a los españoles.

Las entradas de Bassouamina por la derecha fueron un auténtico peligro que supo resolver el portero Álvaro, en su segunda intervención con un desvío del balón a córner que animó a los espectadores.

España prácticamente desapareció a nivel ofensivo. Mucho toque, anticipación y ganas, pero nada de acierto. Sólo un slalom de Javier Puado y algunos saques de esquina no bastaron para lograr ese gol que intentó a la desesperada. Francia supo hacer su fútbol y vivir de las rentas para ser la campeona.

Compartir el artículo

stats