Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a Víctor Fernández

"El retorno del bote va a ilusionar a los porteñistas"

"Han coincidido todos los vientos del sentimiento para iniciar el proyecto", asegura el presidente porteño

Víctor Fernández, junto al casco del 'Porteño', en su anguila de la Base Náutica Fernando Roque.

Víctor Fernández, junto al casco del 'Porteño', en su anguila de la Base Náutica Fernando Roque. JOSÉ CARLOS GUERRA

¿Muchas ilusiones con este nuevo reto de sacar al Porteño?

La verdad es que sí. En su última temporada navegando, la junta directiva que encabezaba Rogelio Hernández tenía muchas y enormes dificultades para mantenerlo a flote económicamente. Tal es así, que llegó un momento en el que estaba poniendo a disposición del bote su patrimonio personal. La ausencia de un sponsor y la falta de ayuda externa fueron decisivas para dejar el bote en tierra. Y creo que decidieron bien al dejarlo varado. Efectivamente, ahora estamos muy ilusionados con este nuevo proyecto, que creo que también va a ilusionar a mucha gente que son porteñistas de toda la vida.

¿Se podría decir que el regreso del Porteño era una deuda pendiente con la Vela latina?

Yo personalmente creo que sí. Porque yo prometí, en su momento, tras el fallecimiento de uno de los hombres más importante que ha tenido el bote en la década de los noventa, Carmelo Ceballos, y tras escribir un artículo en La Provincia/DLP, que mientras yo tuviera fuerzas y pudiese, el bote seguiría navegando.

¿Con qué presupuesto pretenden arrancar?

El presupuesto para el comienzo de la temporada próxima va a ser posiblemente superior al de los años posteriores a su retirada. Nuestro compromiso y acuerdo tácito no firmado entre los que formamos la junta directiva, es que desde que el bote esté navegando ya tenemos que estar intentando renovar para ir nosotros poco a poco dando un paso atrás. La misión nuestra es revitalizarlo y refundarlo, pero con un interés de futuro.

¿Y de tripulación, como se presenta el futuro?

En principio no creo que tengamos problemas, porque tripulantes hay. Basta con hacer una apuesta como se está haciendo en otros botes en los últimos años con gente joven que vayan cogiendo responsabilidad y que con ellos se está consiguiendo también un cambio generacional en la vela latina. Una cosa parecida le sucedía al Porteño cuando motivó su salida del agua, como fue la ausencia de tripulantes en los días de regatas. Y es que la desmotivación es difícil de gestionar en los momentos de fracasos deportivos. Pero lo cierto, que ya se han ofrecido y se han acercado algunos tripulantes y también gente que quiere colaborar en tierra como es el caso de un buen porteñista como lo es Chano Benítez.

Porteño y Refugio, ¿qué le sugiere?

Porteño, Sanapú y Refugio, son nombres pegados y con mucho aroma a bote... Hay que tener en cuenta que el Porteño nace en el Refugio, porque quien lo manda a construir es don Antonio Curbelo Alemán, que creo, que es el primero de los Curbelo, o por lo menos es el primero que yo conocí. Y cuenta la historia que quien lo construye es el maestro Pepe Gaspar, pero en realidad y en la documentación del bote en la Autoridad Portuarias aparece un señor con apellido Jiménez. Y claro, con un bote en una sociedad como la de entonces donde había pocos alicientes deportivos y de entretenimiento. Entonces con el fútbol, los botes, las palomas, el boxeo y poco más, era motivo para que la afición se identificara con el bote y la vela latina en general. Y además, era una época en que cada dos calles del barrio había un club con su bote (Muelle Grande, Minerva, Bandama, etc..).

Ésta no era la primera vez que el bote se iba su anguila...

Cierto, en el año 1985 también se dejó el bote en tierra y estuvo toda la temporada sin salir. Pero fueron otras circunstancias totalmente distintas. Y era que veníamos de la temporada anterior sufriendo muchas derrotas con cascos muy superiores y más competitivos al nuestro.

¿Qué significa este regreso del Porteño para la Vela latina?

Significa bastante. El Porteño, es un casco histórico. Y le cuento. El primer Porteño que se construyó fue en el año 1932 y desde entonces se han construido cuatro botes. El segundo, en el año 1962, el tercero en 1985 y el cuarto en la temporada 2006. Y estoy convencido, que va a ser una alegría y un incentivo más para la avenida marítima y aficionados. Y esperemos que también se recupere esa afición que se ha retirado de la avenida marítima, aunque se siga viendo bastante cada jornada de pegas.

Un proyecto, que tiene gente detrás muy comprometidas...

Si, hace unos cuantos años, gente muy relacionada con El Refugio, barrio de nacimiento del bote, nos preguntábamos cuándo nos veíamos, que el bote no podía morir. Y bueno, hace unos meses coincidieron todos los vientos en unirnos en un mismo sentimiento y un mismo objetivo. Con todo ello, vimos la posibilidad de hacerlo.

¿Qué tipo de reformas van a tener que hacer en el casco tras tanto tiempo varado?

Al día de hoy, estamos a nueve meses de comenzar la próxima temporada. Y nos lo vamos a tomar con muchas ganas en la forma de cuidar el bote. Si le adelanto, que en estas pasadas fechas recibimos el acceso al patrimonio del club (bote) y a partir de este momento haremos un inventario y evaluación de todo lo referente no solo al casco, sino, también del resto de maniobras del bote como es palo, palanca, velas, lastres, etc? Y para ello, tenemos al que mejor puede hacer una valoración del estado de las cosas, como es Daniel Rodríguez Zaragoza, que además será nuestro primer patrón en la próxima temporada.

Compartir el artículo

stats