Las hermanas Ruano, las gemelas de Pozo, ya hace años que son consideradas como dos leyendas del windsurf internacional. Y ambas siguen empeñadas en continuar agrandando esa condición de mitos en esta espectacular modalidad deportiva. En 2016, sus nombres volvieron a sonar con fuerza en el circuito profesional.

Iballa, en la localidad francesa de La Torche, se proclamaba campeona del mundo de la especialidad de olas de la PWA. Esta vez salió vencedora de su ya particular duelo con Daida, que acabó como subcampeona.

Este entorchado supone el número 26 de la carrera deportiva de las Morenotwins. Este es el octavo título mundialista que gana Iballa, mientras que su hermana lleva 18. Sin duda, se trata de unos registros de los que pocos deportistas, sea cual sea su especialidad, pueden presumir.

Pero los éxitos de las Ruano en este 2016 no solo se circunscriben al windsurf. La campeona del mundo también saboreó las mieles del triunfo en la modalidad de stand up paddle surf, proclamándose campeona continental después de obtener la medalla de oro en la modalidad de olas en la primera edición del Oxbow Lacanau Eurocup, campeonato europeo por naciones.