Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Granca se mete en problemas

El Herbalife encaja en Fuenlabrada su segunda derrota consecutiva y complica su continuidad en Europa

El Herbalife Gran Canaria se complica la vida en la Eurocup. El conjunto grancanario sufrió ayer la segunda derrota consecutiva en el Top 16 de la competición continental, lo que le deja con poco margen de error para enmendar el desaguisado. Sólo cuatro encuentros le quedan por delante para ello. Frente al Fuenlabrada, ayer, las huestes de Luis Casimiro no dieron su mejor versión, sobre todo en la segunda mitad. La escuadra grancanaria, que rindió por debajo de su nivel habitual en defensa y en ataque, veía cómo se le iba un duelo que llevaba por el buen camino hasta el descanso.

Cuatro minutos antes de llegar al intermedio ganaba de catorce puntos y transmitía buenas sensaciones. A partir de ahí, pareció que se le fundieran los plomos ante un rival batallador que supo rehacerse. Paco Cruz y Ludde Hakanson, con 16 puntos, fueron los principales exponentes locales en ataque, mientras que Kyle Kuric, con 21 tantos, se erigió en el máximo anotador de los insulares en el Fernando Martín.

En el arranque del choque, las canastas se vendían baratas en los dos aros. Tanto Montakit Fuenlabrada como Herbalife Gran Canaria anotaban con, quizás, demasiada facilidad. Los locales, inmaculados en su versión ofensiva hasta la mitad del primer cuarto, basaban su poderío en un tiro exterior excelso, con un alto porcentaje en el triple. Por su parte, la escuadra grancanaria sacaba petróleo bajo la canasta, pues casi todos su puntos llegaban en penetraciones fáciles, destacando Bo McCalebb y Oriol Paulí.

Los madrileños comandaron el marcador de salida, pero siempre con su rival al acecho. Con diferencias desfavorables que oscilaban entre uno y cinco puntos, los claretianos estuvieron en muchas ocasiones a punto de tomar el mando en el electrónico.

Los aciertos de uno y otro en los instantes finales del cuarto inaugural, con protagonismo de Wear y Cruz para los locales y de O'Neale en los visitantes, dejaban un 31-29 tras los diez minutos iniciales del choque después de una última canasta de dos de Kyle Kuric.

El festival ofensivo de ambos equipos parecía ralentizarse en el arranque del segundo acto. Un triple de Kyle Kuric ponía por primera vez al Granca por delante (31-32). Un tiro libre de Smits restablecía la igualada, pero el pistolero de los amarillos -ayer de azul- sacó la metralleta. Sus tres puntos, más dos de Royce O'Neale, daban la mayor ventaja del Herbalife hasta el momento en el choque, cinco arriba (32-37, a falta de 7.28).

Kyle Kuric, con otra canasta de tres, seguía abriendo brecha (32-40, a 6.23). El Fuenlabrada, débil atrás, ya no se mostraba tan eficaz frente al aro rival ante la mayor intensidad defensiva del equipo grancanario y porque su segunda línea no rendía al mismo nivel que los titulares.

Un triple de Xavi Rabaseda dejaba al Granca once arriba casi en el ecuador de este segundo cuarto (32-43). Tras un tiro libre de Albert Oliver, un acierto de Smits cortaba un parcial de 1-16 del Herbalife en este periodo (34-44). Surgía de nuevo la figura de un inconmensurable Kyle Kuric. Con un triple y un alley oop, el alero estadounidense ponía la ventaja visitante en +14 a 3.52 para el descanso.

A partir de ahí se produjo un viraje inesperado en el devenir del partido. Los insulares se desenchufaron en defensa y el Fuenlabrada recuperaba su inspiración en el aro rival. Los madrileños, ante la sorpresa general, iban poco a poco limando su desventaja. Con Paco Cruz en plan estelar, el cuadro fuenlabreño rebajaba una y otra vez la diferencia hasta dejarla en tres puntos a la finalización del segundo cuarto, tras un acierto de Ian O'Leary. 49-52, ver para creer.

Horrible tercer cuarto

El tercer cuarto se iniciaba a golpe de triples. Sasu Salin se estrenaba para el Granca y O'Leary respondía para los locales (52-55). Los visitantes, espoleados por su acierto anterior, querían más, pero una y otra vez sus balones los escupía el aro. Todo lo contrario ocurría en el Fuenla. Con dos canastas desde más allá de la línea , más otra de dos de Paunic, recuperaba el mando en el electrónico (60-57).

Un mate de Hollins, como no podía ser menos, cortaba el despegue de los madrileños (60-59). Pero dos tiros libres y una canasta de tres de Ian O'Leary volvían a relanzar al Fuenlabrada en el electrónico del pabellón Fernando Martín (65-59) ante un rival negado en el tiro. Solo un libre de Rabaseda, muy activo en defensa, daba aire al Granca (65-60). Smits dejaba al Herbalife ocho puntos abajo con menos de un minuto y medio para acabar el tercer periodo (68-60).

El tiempo muerto solicitado por Luis Casimiro no surtía efecto y el encuentro enfilaba los últimos diez minutos con un +8 para el cuadro madrileño (72-64) tras una canasta de Royce O'Neale.

Un triste acierto, de Chema González , fue lo que nos dejaban los tres primeros minutos del cuarto periodo. El Granca, unas veces por precipitación y otras por su desacierto en el tiro, no conseguía despegar. Dos puntos de Royce O'Neale y un libre de Hendrix dejaban siete por detrás a los claretianos (74-67) a unos seis minutos para la conclusión del duelo.

Parcial muy bajo

El encuentro a estas alturas se afeaba. Ninguno de los dos contendientes mostraba argumentos para sentenciar, el Fuenlabrada, o remontar, el Herbalife Gran Canaria. En el caso de los grancanarios, no daban la sensación de poder renacer. A falta de cinco minutos, el parcial de este periodo era lamentable (4-4). Un mate de Smits empeoraba las cosas (78-68) y tiempo de Luis Casimiro que pedía a los suyos, entre cosas, confianza. El duelo entraba en un intercambio de canastas que no bastaba para evitar la segunda derrota en el Top 16 de la Eurocup (85-75).

Compartir el artículo

stats