Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Herbalife Gran Canaria Actualidad

El acelerón de Pablo Aguilar

El ala-pívot dobla sus números desde que Eulis Báez se lesionó y no ha abandonado la titularidad

El acelerón de Pablo Aguilar

El acelerón de Pablo Aguilar

Pablo Aguilar está que se sale. En plan MVP. El ala-pívot español se encuentra en su mejor momento desde que recaló en el Herbalife Gran Canaria en el verano del 2015. La baja por lesión de Eulis Báez le ha dado más minutos y lo ha aprovechado para ganar confianza y dar un paso de gigante en su rendimiento. El punto de inflexión fue un desgraciado y leve contratiempo de su compañero de posición. Báez, capitán del equipo claretiano, sufrió una distensión en los abductores de la cadera el 19 de marzo contra el Manresa y Aguilar despegó.

Nunca ha dejado de ser el internacional español un jugador importante para el Gran Canaria, pero en este último mes y medio se ha convertido en un pilar, en el jugador con mejores números en este tramo de temporada. Tanto es así que ha doblado sus registros del curso. Frente a Manresa, Tecnyconta Zaragoza, FC Barcelona (cita en la que Báez volvió a jugar), Joventut, Baskonia y Movistar Estudiantes promedia 12,1 puntos, 6,6 rebotes y 1,8 asistencias en 21 minutos para 19 de valoración. A pesar del retorno del dominicano ha mantenido su puesto en el quinteto titular, una cuestión simbólica en este Granca que tantos minutos reparte, pero en este caso también significativa. Ahora es él quien empieza los partidos y, normalmente, quien los ha terminado aunque el reparto de minutos sigue siendo, como es habitual con Casimiro, muy equitativo.

Es un crecimiento sobresaliente el de Pablo Aguilar en estos últimos encuentros. Y es que en el resto de la temporada hasta esa cita en el Manresa, en la que se lesionó Eulis Báez, sus registros son prácticamente de la mitad. En los 35 choques que había disputado sus promedios eran de 7,5 puntos, 3,3 rebotes y 0,8 asistencias en 16,6 minutos para un total de 8,9 de valoración. Por tanto, contabiliza cinco minutos, cinco puntos, tres rebotes, una asistencia y nueve de valoración más que antes.

Estos registros están condicionados por la lesión de muñeca que le lastró en el inicio de curso. De hecho, prácticamente no pudo realizar la pretemporada. Se operó en julio por las molestias que arrastraba desde la recta final del curso pasado y empezó la preparación más tarde que sus compañeros. Por ese motivo en los primeros encuentros de la temporada su contribución, tanto en minutos como en rendimiento, fue de menos a más. Y ha sido ahora cuando ha explotado.

No solo es su acierto desde la línea de tres puntos lo que destaca. Su tiro exterior siempre ha sido una de sus principales armas, pero en estos últimos meses lo que más llama la atención es su ayuda en el rebote. Ha pasado de 3,3 a 6,6, lo que le vale para convertirse en el máximo reboteador del equipo en estas últimas seis jornadas, incluso por encima de los hombres más altos del equipo y de Royce O'Neale, máximo reboteador del curso.

En el aspecto de anotación le supera Kyle Kuric en este tramo de curso con un promedio de 13,1, pero está bien escoltado con las estadísticas de Pablo Aguilar. El español, que acaba contrato este verano -el Granca se guarda derecho de tanteo- llega embalado al Playoff y dispuesto a marcar la diferencia en los claretianos.

En el cuadro amarillo siempre ha primado el colectivo. Rara vez un jugador ha sobresalido por encima de los demás. Kuric, Pasecniks, McCalebb o Royce O'Neale han tenido sus momentos de gran inspiración y ahora es Aguilar el que está en plan líder. El ala-pívot coge galones justo antes de la hora de la verdad.

Compartir el artículo

stats