Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balonmano Liga Loterías

Una MVP diferente

Dara Hernández, portera de 18 años del Rocasa y elemento clave en la consecución de la Copa de la Reina, encara una semana de exámenes académicos entre las felicitaciones

Dara Hernández, con la Copa de la Reina tras la victoria del lunes.

Dara Hernández, con la Copa de la Reina tras la victoria del lunes. LP / DLP

Mañana, la MVP de la final de la Copa de la Reina tiene examen. Y ahí no valen los trofeos de este fin de semana. Poco a poco Dara Hernández (Valsequillo, 1998) va volviendo a la normalidad; de hecho, parece que nunca ha salido de ella. "Hay que mantener los pies en el suelo. Sé lo que me va a dar de comer y eso son mis estudios", responde con calma. Delante tiene sus apuntes.

"Antonio [Moreno, entrenador y presidente del Rocasa] me dijo que saliera y eso hice. No me dijo nada más. Sinceramente, estaba algo nerviosa porque no me lo esperaba. Después pasó lo que pasó, empecé a parar y paré...", narra. El pasado lunes en la final de la Copa de la Reina frente al Bera Bera, Dara Hernández se convirtió en el elemento clave que cambió la dinámica del partido. Su entrada en el duelo abrió un parcial de 0-8 para voltear el electrónico y reventar un desenlace que parecía encarrilado para el conjunto donostiarra. El desenlace del asunto: el segundo título copero en la historia del club teldense.

Este curso es el segundo de la portera en Las Remudas. Antes de asomarse a la Liga Loterías y dar el salto a la élite, Dara había parado en su localidad natal: Valsequillo, donde estos días le caen las felicitaciones de sus vecinos. "Era alevín de segundo año. Había jugado al fútbol antes y mi amiga Belén me dijo que me animara a probar el balonmano. Fui, me gustó y aquí sigo", resume.

En dos años en el equipo de Antonio Moreno, Dara Hernández ha acumulado un par de títulos con el Rocasa: la Challenge Cup de la EHF ganada al Kastamonu turco y esta Copa de la Reina conquistada en Porriño. "La verdad es que han sido dos años increíbles a nivel colectivo e individual. Una siempre tiene sueños, pero ni en los mejores salen cosas así", agrega.

Sin distorsionar la realidad

Su exhibición en la final de la Copa de la Reina no ha nublado su visión sobre lo que vive en cada semana, en cada entrenamiento, en cada minuto que tiene en pista. "El balonmano es parte de mi vida, pero sé que hay otras cosas; tiene que haberlas para nosotras. Me encanta entrenar, disfruto de todo lo que me va pasando al máximo, pero sé que lo más importante es tener una formación por lo que pueda suceder. Mi mentalidad ahí no va a cambiar", contesta.

Enamorada del deporte, tras acabar el pasado curso el Bachillerato, cursa ahora el primer año del ciclo formativo de Técnico superior en Animación de Actividades Físicas y Deportivas (TAFAD). "Me gustan los niños y trabajar con ellos. También me llaman los cuerpos de policía, así que ya veré qué hago después, por dónde me decantó en el futuro más allá del balonmano", admite la portera de 18 años.

En estos dos años en Las Remudas, Dara Hernández ha visto reflejada su progresión. Todo bajo la estela de Silvia Navarro, portera de la selección española de balonmano. "Aprendes simplemente con verla. No hace falta que te dé una charla técnica ni da de eso. Siempre se ha portado muy bien conmigo, como una más. Tras el partido me felicitó y me dio la enhorabuena por el partido", recuerda.

Esas palabras, como todo lo que sucedió el 1 de mayo de 2017 en Porriño, tendrá un lugar imborrable entre los recuerdos de su vida. Una memoria que ahora se afana en afianzar los últimos conceptos antes de un test de otra condición bien distinta. "No sé si aún lo he asimilado porque todavía no me creo lo que pasó el otro día, pero hay que volver a la realidad y ésto es lo que tenemos por delante. Bueno, y el partido del sábado contra el Zuazo", sentencia la heroína de la Copa.

Compartir el artículo

stats