Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Boxeo

Davinia Pérez señala el camino

'La niña del martillo', aspirante oficial al título de Europa del peso supermosca, hace historia en el Archipiélago al ser la primera boxeadora canaria que aspira a un cinturón continental

Davinia Pérez, 'La niña del martillo'. TONY HERNÁNDEZ

A Davinia Pérez Valencia, pugilísticamente conocida como La niña del martillo (Las Palmas de Gran Canaria, 16/02/1990), se la puede considerar la primera profesional del boxeo canario y es la que sigue abriendo y señalando el camino a las restantes púgiles -cada vez son más las chicas que se acercan a los gimnasios-, después de que ayer fuese nominada oficialmente por la EBU como aspirante el título de Europa del peso supermosca.

Aunque con anterioridad a Davinia subió al cuadrilátero dentro del campo rentado la alemana Estephanie Ilie, afincada en Maspalomas toda la vida y que entrenaba con Chencho Domínguez en El Tablero, pero que ya está retirada en su Alemania natal, es a Davinia y a su compañera de gimnasio Yolanda Apache Ramos, que junto a la del barrio de El Zardo debutó el mismo día, a las que les cabe el honor de ser las primeras profesionales del Archipiélago en activo.

José Castro, dueño de la promotora Promotion Boxing Kas, que lleva la carrera de Davinia y otros púgiles grancanarios como la propia Yolanda Apache Ramos, Iriome Canelito Peñate o John Dickson La Sombra Williams, se empeñó desde que la vio boxear en que tenía que facilitarle el camino hasta llegar a disputar un gran título, como en este caso va a ser el de Europa de la EBU y, apenas cinco meses después de su debut en el campo rentado, lo ha logrado. La niña del martillo, es desde ayer aspirante oficial al título de Europa del peso supermosca, y con ello hace historia en el pugilismo del Archipiélago, al ser la primera boxeadora canaria que aspira a un cinturón continental. El trabajo de José Castro, por tanto, es digno de elogio.

Como lo es el de su entrenador, Jony Monzón, e incluso el de sus otros compañeros en la promotora y en el gimnasio Jet Canarias, además de su patrocinador, El Bronx, marca deportiva que le facilita todo el material y suplementos alimenticios; y así lo reconoce la púgil, "porque todos aportan su granito de arena en ayudarme", señala.

A tope con el boxeo

Davinia debutaba en el campo rentado hace cinco meses. Entonces compaginaba su desempeño en el área de la hostelería con sus horas de entrenamiento en los gimnasios del Jet Canarias, preferentemente en el de Guanarteme. Sin embargo, "desde hace un tiempito, un par de meses, dejé mi trabajo en la hostelería y estoy en el paro, dedicada plenamente y de lleno al boxeo. A tope con el boxeo", señala la púgil nacida en El Zardo y afincada en Schamann.

Porque desde que José Castro le apuntó la posibilidad de ir a por el título de Europa, "no he querido saber de otra cosa que no sea de boxeo. Quiero llegar lo más lejos que pueda en este deporte. Me gustaban los deportes de contacto desde pequeña, pero desde que conocí el boxeo es el que más me gusta y al que he querido dedicarme", indica.

Una afición, la suya, que ahora cuenta con el total apoyo de su familia. Aunque no fue así al principio. "Mi madre era reacia a verme en el boxeo al principio. No le gustaba. Sobre todo por los posibles golpes en la cara. Pero ahora me apoyan todos al completo".

Y es que tanto sus padres como sus dos hermanos -ella es la benjamina de la familia-, Óliver y Rayco, son sus principales sorportes en los momentos difíciles y a la hora de alentarle desde el otro lado del ring.

"Tal es el apoyo que tengo de mi padre que, por ejemplo, tiene el furgón lleno de carteles de la próxima velada en la que voy a participar, el próximo 28 de julio en La Gallera", señala una sonriente Davinia Pérez sobre su progenitor.

Sobre ese combate, frente a una experimentada rival como es la catalana Maribel de Sousa, La niña del martillo señala que "va a ser un combate muy reñido y va a haber bastante guerra. Ella no se arruga y va siempre adelante, y yo igual. Tiene mucha experiencia, más que yo, pero hemos estudiado el combate y sabemos lo que tenemos que hacer, porque queremos ganar. Además, boxear de nuevo en casa, después de mucho tiempo, es un aliciente más y un extra de motivación, por lo que estamos supercontentos y, sobre todo, muy concentrados en nuestro trabajo".

Sin miedo a las rivales

La niña del martillo, conocida por este apodo debido a su contundente pegada, señaló que ayer su promotor, José Castro -propietario de la empresa Promotion Boxing Kas- le informó de que figura "en la lista de aspirantes al Campeonato de Europa, aunque deberé esperar probablemente hasta noviembre para disputar ese combate". Un combate que, casi con total seguridad, y es por lo que va a pelear a fondo el promotor, se va a disputar en Gran Canaria, más en concrento en el Centro Insular de Deportes.

La EBU ha incluido a Davinia Pérez como la tercera aspirante en el ranking del peso supermosca, a un título que en la actualidad se encuentra vacante, junto a otras dos aspirantes: en primer lugar la serbia Nina Stojanovic y, como segunda, la croata Nevenka Mikulic.

La serbia Stojanovic, de 25 años, ha disputado, según BoxRec, un total de doce combates, con un balance de 11 victorias (tres por ko) y una derrota.

En mayo de 2015 ganó el título mundial supermosca unificado (WBF y WIBF) a la austriaca Eva Voraberger. Su única derrota fue el pasado 26 de noviembre de 2016, frente a la mexicana Ibeth Zamora Silva, en pelea valedera para el título mundial de la WBC del peso mosca ligero, y en la que perdió por kot en el tercer asalto de un combate pactado a diez asaltos.

Por su parte, la veterana Mikulic -de 37 años-, tiene unos números de 7 victorias (5 por ko), 9 derrotas y 1 nulo.

Números, los de una y otra rival, "que no me vuelven loca. Me informaré de quién es cada cual. Veremos algún combate por saber quienes son, pero nosotros, cuando tengamos que enfrentarnos, haremos nuestro boxeo, saldremos a aprovechar nuestras armas y a hacer las cosas como sabemos. Sin miedo de ningún tipo", señala.

Amuletos de la suerte

Finalmente, Davinia Pérez, a la que le encantan los tatuajes -"tengo muchos por todo el cuerpo, algunos hechos por mi hermano Rayco, que es tatuador", indica-, y el Budismo, reconoce que antes de cada combate realiza sus rezos y tiene sus amuletos.

"Todos los tatuajes, cada uno de ellos, tiene un significado, una historia detrás. Son parte de mi forma de ser, paciente y relajada. Y sí, he de reconocer, que también tengo mis amuletos de la suerte, como supongo que todo el mundo. Antes de cada combate rezo, más que nada para que no me pase nada y todo salga bien, y siempre llevo un colgante con la cara de Buda y un rosario hasta que me voy camino de subir al ring. Me llama la atención y me llena, aunque no lo practico, el Budismo y esa forma de vida", concluye la boxeadora canaria.

Compartir el artículo

stats