Un Betis eficaz y solvente se llevó un empate (4-4) de Anoeta en el otro festival en San Sebastián, el certamen de goles y juego que seguro disgustó a ambos entrenadores por los pecados.

El pulso fue de ida y vuelta, abierto y divertido para el espectador neutral, pero no así para los locales, que veían cómo en el 5' Sanabria conseguía un bello gol tras una asistencia de Feddal.

Reaccionó el equipo de Eusebio y en su primera llegada lograba el empate minutos después, en un balón que se llevó el ex de la UD Willian José en pugna con la salida de Adán.

Un poco más tarde se fabricó el 2-1, otro bello tanto como todos los del encuentro, en una acción iniciada por Willian, continuada por Kevin y culminada con un disparo duro, marca de la casa de Oyarzabal. Feddal y Joaquín dieron la vuelta al marcador. Agonía y éxtasis. Xabi Prieto hizo el 3-3 y Sergio León el 3-4. Llorente logró el octavo de la mañana, en un festival pirotécnico. Setién sigue imparable.