Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Automovilismo Entrevista a Emma Falcón

"En el Europeo he aprendido mucho más que en todo el Nacional"

"El momento más feliz fue ganar un rally tan difícil como Barum; el más desafortunado, salirme en Roma", rememora Emma Falcón, piloto de rallies majorera

"En el Europeo he aprendido mucho más que en todo el Nacional"

Esta temporada ha dado el salto del Nacional de rallies a las pruebas del European Rally Championship (ERC). ¿Qué balance hace de las tres en las que ha competido?

El balance general es muy positivo. En estas tres pruebas he aprendido mucho más que en todo el campeonato de España junto. Han sido muy diferentes entre sí y he tenido que aprender muchísimo para poner a punto el coche para cada una de ellas. En el Nacional, por ejemplo, siempre iba con los mismos muelles y las mismas barras, pero al llegar a un rally como Barum (República Checa), te das cuenta de que es tan diferente que tienes que probar muchas cosas. Eso te hace conocer mejor el coche que conduces.

Antes llegó Polonia. ¿Cómo fue esa primera experiencia?

También fue bastante complicado aunque no nos costó tanto como en Barum a la hora de hacer el 'set up'. Fue un rally muy difícil, rápido y sucio, con muchas mordidas y complicado a la hora de coger las notas.

Y en el último, en Roma, hubo un momento en el que iba primera y casi gana. ¿Qué ocurrió para perder sus opciones?

Empezó a llover muchísimo y había trozos con un asfalto muy blanco que era como si fuera piedra y patinaba demasiado. Aún así, iba primera y me quedaba un tramo de unos ocho kilómetros, pero justo un par de metros antes de la meta del penúltimo tramo noté que algo pasaba y que el motor perdía fuerza y se apagaba. En ese momento, pensamos que podía ser el motor, pero nos hemos dado cuenta de que, por fortuna, no era eso sino algo más sencillo y bastante más barato.

¿Y qué era finalmente?

El conector del escape se rajó. Entonces, con el calor se derritió toda la parte eléctrica del coche, dejó de pasar corriente a las bujías y se apagó.

Para el próximo 2018 tiene proyectado seguir en el ERC en su totalidad. ¿Continuará con el Citroën DS3 R3T?

Es una buena pregunta que ahora mismo no sabría contestar. No lo sé. La red Citroën de Las Palmas es uno de mis principales patrocinadores y estoy muy agradecida. Sé que a ellos les gustaría que yo corriera más pruebas en Canarias y es por ello por lo que estaré en los rallies de Maspalomas y de Lanzarote, pero si pudiera compaginar ambos programas, es decir, intentar hacer más rallies en Canarias con el Citroën y correr con otro coche el Europeo, con un R2 -porque con un R5 creo que no es lo que me toca por el momento-, sería lo ideal. Pero todo eso estaría condicionado al presupuesto que consiguiera. Lo más barato es hacerlo todo con el mismo coche, pero lo mejor sería lo que acabo de decir.

¿Se ha dado cuenta entonces de que para competir en Europa necesita cambiar de coche?

Realmente el salto sería a un R2. Mi coche, por ejemplo, hay tramos en los que va mejor que un R2 y otros que va peor. Lo que he notado es que es bastante torpe en tramos que son de curva contra curva y demás. Es más lento. Los R2 son más ágiles en esos tramos. Lo ideal sería ir con un R2 y competir en Canarias con un R3 por el tema de los patrocinadores, para que vean compensada la inversión que hacen conmigo.

¿Cuáles son las dificultades principales a la hora de adaptarse a los recorridos de los rallies europeos?

Cuando di el salto de Canarias a España noté las mismas dificultades que estoy teniendo ahora de España a Europa. Son rallies que no conocemos. Es llegar a un sitio y ver si has elegido el hotel en el sitio adecuado... Y luego técnicamente todos son completamente diferentes. Son muy difíciles, muy largos, con mucho recorrido, con tramos-enlace con muchísimos kilómetros y sólo a dos pasadas. Te exigen mucho a nivel físico y psicológico porque tienes que estar muy concentrada.

¿Cuál ha sido su momento más feliz de la temporada?

He tenido muchos momentos felices. He tenido la suerte de que mi padre, mi familia y mis amigos han podido dar el salto conmigo y me he sentido muy arropada. Llegar a una asistencia y ver que ellos están ahí te hace sentir muy bien. A nivel deportivo, terminar un rally tan difícil como Barum, donde íbamos viendo coches apartados al lado de la carretera, fue un momento muy feliz.

¿Y el más desafortunado?

En Roma, por supuesto. En Polonia, pues bueno, me salí cuando hacía casi dos años que no lo hacía. Fue mala suerte. Apunté mal la curva, no apunté el interior y fue mala suerte. Pero no te quedas con tan mal sabor de boca cuando te sales que cuando te queda un tramo y se te rompe el coche yendo primera. En ese momento sientes mucha impotencia y mucha rabia. Estaba tan amulada que no le hablaba a nadie

¿Alguien le dijo 'trata de arrancarlo, Emma'?

(Ríe). Mi mecánico me decía por teléfono 'pero dale, dale a ver si arranca'. Y yo, 'que no arranca hombre'. Ya lo había intentado. Y encima yo pensaba que claro, son ocho kilómetros de tramo, más luego ir a la asistencia, donde no me lo iban a arreglar, 100 kilómetros, y otros 100 entonces para ir a Roma. Fue imposible.

¿Cabe la posibilidad de que pueda subirse a un R5?

Sí, pero sólo a modo de test. Sé que mi progresión va en una línea ascendente pero no es lo que me toca ahora. Que podría subirme, sí, para hacer unos test, para intentar hacer un rally a finales de 2018 con un R5, pero no es el coche con el que voy a correr el año que viene.

Hábleme un poco de su acompañante, Rogelio Peñate.

Rogelio tiene mucha experiencia y, en rallies del Europeo en los que sólo hay dos pasadas, y en los que tienes que estar pendiente de mil aspectos externos, es importante ir con alguien en el que puedas confiar.

Usted es ya una referencia en Canarias para jóvenes deportistas que quieren practicar el automovilismo deportivo. ¿Qué le parece Luzmi Santana?

A Luzmi la tengo un poco como apadrinada. La verdad que es un encanto de niña. Tiene 12 años y no he conocido a nadie, ya sea un piloto adulto o un niño, que se lo tome tan en serio como se lo toma Luzmi. Hace deporte, siempre está pensando en cómo mejorar, no se centra solamente en eso sino que sabe que tiene que aprobar y sacar buenas notas para que se merezca el esfuerzo que están haciendo sus padres... Lo tiene muy claro, es muy madura para la edad que tiene y si a todo eso le sumas que es muy rápida, como pude ver el otro día en una carrera, pues creo que va a llegar muy lejos.

¿Cuál es su objetivo para la próxima temporada?

Me gustaría ganar el Ladies Trophy y también la R3 en el caso de que corra con Citroën. Y también me gustaría mejorar en tierra. Tengo que hacer todos los kilómetros posibles antes del año que viene para intentar por lo menos competir y no estar tan descolgada del resto.

Compartir el artículo

stats