Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Golf

Cabrera Bello, rumbo al top-10

Después de su segundo puesto en Hong Kong, el canario acaba el año asentado en el puesto vigésimo de la PGA y con grandes opciones de volver a la Ryder Cup

Cabrera Bello, rumbo al top-10 LA PROVINCIA/DLP Y EFE

El grancanario Rafael Cabrera Bello acaba el año en el puesto vigésimo en la clasificación de la Asociación de Golfistas Profesionales (PGA), en la que en líneas generales ha sido su mejor temporada desde que hace doce años es profesional.

El jugador del Real Club de Golf de Las Palmas -premiado este domingo como mejor deportista de Gran Canaria del año pasado-, ha batido sus propios registros y sólo le ha faltado ese pizco de suerte que todos necesitan para logros mayores. Si 2016 fue su gran año con mejora en diversas facetas, con destacada presencia en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, en los que el Golf volvía a ser deporte olímpico y en los que logró diploma, y su primera y brillante participación con el equipo de Europa en la prestigiosa Ryder Cup, en este 2017 su mejora ha sido espectacular en todos los aspectos.

A principios del año 2012 cuando logró su segunda gran victoria como profesional en el Dubai Desert Classic, Cabrera Bello se había propuesto como meta estar entre los 50 mejores del mundo. Todo un reto ante la enorme competencia en este deporte de elite. Y así, con algún que otro altibajo, ha ido a más en estos últimos cinco años. Le ha costado, ha tenido que tomar decisiones complicadas, como la de cambiar de caddie, pero está junto a los más grandes, con firmes perspectivas de ampliar el margen de mejora y enfilando hacia ese top-10, el sueño de todos.

Después de su gran año en 2016, pese a no ganar ningún torneo, amplió su horizonte y compaginó el circuito europeo con el estadounidense, además de estar presente en los torneos del Grand Slam. Resultados altamente positivos, algún que otro corte no superado, hasta que llegó su gran momento en la reconocida cuna del golf, Escocia, con esa espectacular victoria en el Dundonald Links, en Troon, tras una vuelta de 64 golpes en la última jornada con la que forzó un desempate que ganó después de jugar el mejor golf de su vida y en vísperas del Abierto Británico.

"He trabajado muy duro para llegar hasta aquí, llevaba mucho tiempo esperando la tercera victoria. Ganar en Escocia, en un links y con el apoyo del público que ha estado fantástico, hace que la victoria sea mucho más especial", confesó un eufórico Cabrera Bello.

Esa victoria en el torneo de la Serie Rolex le catapultó hasta el puesto vigésimo por primera vez en su dilatada trayectoria. Era como si estuviese sobre una nube y, meses después, tras completar una más que exitosa gira por Asia, ha sabido conservar esa plaza en vísperas de otro gran acontecimiento en su vida, la boda con su prometida, la sueca Sofía Lundstedt, a la que no pudo dedicar este domingo la victoria en el Abierto de Hong Kong y un suculento premio por verdadera mala suerte.

Pero este ha sido un lance más en su talentosa carrera, en la que consolida con firmeza todas las facetas de este complejo deporte, en especial con el putt, con el que se ganan los torneos.

Maestros como el reconocido David Leadbetter está convencido de que su amigo y alumno Rafa Cabrera Bello ya está preparado para ganar un 'grande', el sueño que pocos pueden alcanzar y que ambiciona el grancanario, un deportista con carácter nacido para competir y ganar, con esas dosis de humildad y orgullo que le han permitido mejorar a base de esfuerzo y constancia.

Ryder Cup a la vista

Además de sus logros, Cabrera Bello tiene a tiro un evento para privilegiados, la Ryder Cup, en la que sería su segunda presencia consecutiva con el equipo europeo. El capitán Thomas Bjorn cuenta con el canario, pero la plaza hay que ganarla a pulso y ese es uno de los grandes retos del jugador del RC de Golf de Las Palmas: estar ahí y quitarse la espina del triunfo estadounidense en Hazeltine. "Sé que si juego bien, como hice el año pasado y como lo he estado haciendo éste, me puedo meter en el equipo. Eso es todo lo que necesito saber", aseguró Rafa a la web especilizada Ten Golf.

Y por el buen camino se encuentra, un evento en el que podrían estar tres jugadores españoles ya que sus amigos Sergio García y Jon Rahm están incluso mejor posicionados. Pero todo golpe a golpe. Primero boda y después de vuelta a los campos para seguir con esa trayectoria tan exitosa que a su 33 años no conoce límites porque en golf ese concepto no existe.

Compartir el artículo

stats