Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol Experiencia formativa

El refugio de José Ojeda

El exjugador del Universidad y extécnico del División de Honor de la UD Las Palmas prepara un campus para 350 niños

El exjugador del Universidad José Ojeda, en el Pepe Gonçalves. J. PÉREZ CURBELO

Pulir diamantes, la obsesión de un combatiente del balón que no concibe la retirada. El jardín de José Ojeda Sarmiento. El refugio de Conán, de 44 años,se llama Campus de Tecnificación. Una academia para matar el gusanillo y democratizar la jungla del balón. Con el mismo espíritu competitivo que llevó al Universidad a Segunda (2000), Ojeda es un artesano de la formación.

Se siente futbolista, hasta que deje de respirar. Y prepara un proyecto formativo con 350 alumnos para el próximo verano. Icono de la edad dorada de la Segunda División B, cuando la categoría de bronce era cosa de equipos canarios -hasta siete conjuntos llegaron a militar en la categoría-, José Ojeda Sarmiento, excapitán del extinto Universidad, y exsegundo técnico del División de Honor de la UD Las Palmas -junto a Pachi Castellano- se refugia en las pizarras y los conos.

De profesión: artesano del talento. Convive con mimbres en formación, en su laboratorio particular. El Campus de Tecnificación José Ojeda se adapta a los tiempos.

Dio carpetazo a la cita de Navidad 2017 y ya piensa en el mes de junio. A la espera de un proyecto alentador para el banquillo, se centra en mostrar las claves de la honradez y el sacrificio. Le avalan sus 555 partidos en la categoría de bronce y 32 en Segunda. En su expediente: once liguillas y un ascenso a la categoría de plata.

"Hace cuatro semanas dimos por finalizada el Campus de Navidad y seguimos con la Escuela de Tecnificación, que lleva a cabo durante todo el año. Los lunes en las Mesas de 18.30 horas a 20.00 horas (...) Tenemos a 70 niños de diferentes equipos para la mejora técnica", asegura el que fuese zaguero azulino..

¿En qué consiste su fórmula mágica? "Son clases de tecnificación específica para la mejora del niño; aparte de entrenar con sus equipos vienen los lunes conmigo para perfeccionar. Son como clases particulares y ya llevamos siete años. Vienen niños de todos los equipos y de todas las edades. Del sur, norte y de la capital". Jonathan Viera Ramos, capitán y estrella de la UD, es la imagen de esta aventura formativa.

El Romario de La Feria acude con regularidad para trasladar sus conocimientos y trucos de primera mano, los mismos que le han llevado a la condición de internacional.

Pero tiene un desafío. Una revolución para este verano que le vale de gasolina. "Estamos preparando el Campus de verano por el que pasarán 350 niños". Y se sigue sintiendo futbolista. Tiene el respaldo de Cafetería Deportiva La Arrancadilla, Gladera's Kebab House y la firma Volkswagen.Siete años después de su retirada, tiene un refugio con diamantes. Lecciones mágicas tras 555 actos de servicio para dar forma a los competidores del futuro.

Compartir el artículo

stats