Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol Radiografía de una temporada a la deriva

El calvario de Roque Mesa

Desde su salida de la UD, el medio no termina de triunfar, ni con el Swansea ni en Sevilla

El calvario de Roque Mesa

El calvario de Roque Mesa

Roque Mesa, el que fuera el timonel de la UD más relumbrosa de la última década, el mismo jugador que había dejado la mayor cantidad económica en las arcas amarillas con su venta al Swansea -12,5 millones de euros- hasta la salida de Viera con destino a China, navega en aguas revueltas desde su salida de la entidad insular. Tanto en el equipo galés como en el Sevilla, club en el que recaló en el mercado invernal, el jugador teldense no ha terminado de convencer a sus respectivos entrenadores y tener un hueco en el once titular de los dos conjuntos.

Lejos queda en la memoria del aficionado insular aquel número 15 que dominaba el centro del campo a su antojo y controlaba el tempo del partido a criterio del director de orquesta desde el banquillo, Quique Setién. Con el entrenador cántabro, Roque Mesa llegó a desplegar un nivel futbolístico que le elevó a la lista de futuribles en la selección nacional. De ahí a que el jugador dejase crecer su bigote hasta que llegue el día en el que sea convocado por Lopetegui.

Ese mismo nivel atrajo las miradas de clubes que quisieron hacerse con los servicios del centrocampista. El Sevilla fue el que más interés demostró en el verano de 2016, pero la solicitud del presidente de la UD, Miguel Ángel Ramírez, porque continuase un año más en la disciplina insular hizo efecto y participó la pasada temporada con el equipo amarillo.

Viaje al frío

El último mercado estival supuso la definitiva salida de Roque de Las Palmas. El Swansea se hizo con el fichaje del teldense a cambio de 12,5 millones y Mesa emprendió el viaje al frío británico. El conjunto galés, con un largo historial de fichajes de españoles, puso sus ojos en el centrocampista para que se hiciera cargo de la dirección Swans.

El grancanario comenzó la temporada con Paul Clément al cargo del equipo británico. El entrenador francés le recriminó no haber completado el tiempo de adaptación a la Premier League con la rapidez que el galo consideraba ne-cesaria, por lo que el teldense no disfrutó de apenas minutos hasta finales de noviembre -133 en total en doce jornadas-, cuando completó por primera vez un par-tido ante el Bournemouth.

Clément duró cinco jornadas más en la disciplina galesa, de la que fue destituido tras caer derrotado 3-1 a manos del Everton. El equipo de Mesa se encontraba en aquella jornada 20º ocupando el farolillo rojo con tan sólo doce puntos. Al francés le sustituyó en la comandancia Leon Britton, que ocupó el cargo de jugador-entrenador durante dos jornadas hasta que el Swansea hizo efectiva la contratación de Carlos Carvalhal procedente del Sheffield Wednesday de la segunda división inglesa.

Con el entrenador portugués Roque perdió la continuidad que había ganado momentáneamente con Clément y desapareció de las alineaciones. Contabilizó en cinco meses 756 minutos en Premier League, distribuidos en 11 partidos, ocho de ellos como titular; 247 minutos en 3 partidos de EFL Cup y 89 minutos en 2 encuentros de la FA Cup.

Llegada la ventana de fichajes invernal, el técnico luso impuso una filosofía llamativa en cuanto a la gestión de la plantilla. "Buscaremos langostas, pero sólo tenemos dinero para sardinas", explicó Carvalhal en referencia a su política de refuerzos invernal.

Así, el portugués buscando marisco cotizado se desprendió de Mesa, que tomó rumbo al Sevilla en las últimas horas del cierre del mercado, en el que incluso sonó su regreso a la entidad amarilla. El jugador teldense mantuvo una conversación con Miguel Ángel Ramírez en la que le solicitó no ejecutar el acuerdo preferencial que poseía la UD en caso de que el jugador decidiese volver a la liga española.

Sevilla sin maravilla

"Estoy muy contento por esta oportunidad y este nuevo reto. Estoy feliz porque era una espina que tenía clavada", trasladó Roque el día de su presentación con el club hispalense.

El centrocampista llegó al Sánchez Pizjuán para competir con Banega en la medular del campo y darle el criterio deseado por Vincenzo Montella a la sala de máquinas sevillista y en previsión de las posibles bajas en el mercado invernal que pudiese sufrir la plantilla, con N'Zonzi y Pizarro en el disparadero de salida.

Todo lo contrario le ha tocado vivir al comandante teldense desde que se puso a las órdenes del italiano. Montella apenas ha contado con Mesa en los dos meses que lleva en Sevilla, en los que ha disputado 67 minutos de competición. Tan solo en Liga, pues tanto en la Copa del Rey, como en la Champions League no se ha estrenado todavía.

La causa de que Roque no pueda maravillar en la buena racha del Sevilla recae en que Montella ha dado con la tecla que él considera la adecuada con un centro del campo formado por Franco Vázquez, Banega y N'Zonzi -que finalmente permaneció en el equipo- y que no varía casi nunca.

El tridente del italiano en la medular sevillista lo ha utilizado en ocho de los doce encuentros que se han disputado con Roque Mesa en la plantilla. De los cuatro restantes, el grancanario solo ha salido en el once titular contra el Eibar, cuando disputó 53 minutos -partido en el que cayeron 5-1-, mientras que en los otros tres Pizarro (que tampoco salió en el mercado invernal) ha sido el jugador que ha sustituido a Banega o N'Zonzi.

Los catorce minutos restantes que ha disputado Roque con el Sevilla fueron precisamente en la visita a la UD en febrero.

Por lo tanto, la jerarquía del teldense en la rotación de Montella es nula. Podría considerarse el jugador número quince, compartiendo poco protagonismo con Sandro, otro grancanario que no está teniendo oportunidad de demostrar su valía en el conjunto hispalense desde que llegó junto a Roque en el mercado invernal. 258 días después de su salida de la Isla, el calvario continúa.

Compartir el artículo

stats