Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Miguel Espino da su toque al Islas Canarias

Principal responsable de las muchas novedades que presenta el recorrido

Miguel Espino da su toque al Islas Canarias

Miguel Espino da su toque al Islas Canarias

La edición número 42 del Rally Islas Canarias, la prueba reina del motor en el Archipiélago que tendrá lugar entre el viernes y el sábado en Gran Canaria, presenta el recorrido más novedoso de la última década. El responsable de casi la totalidad del nuevo diseño del trazado, Miguel Espino, lo califica como "atractivo para el espectador". El rutómetro integra especiales totalmente inéditas hasta ahora, otras que no se disputaban desde hace más de diez años, y otras ya conocidas pero en las que también se han introducido algunos cambios sustanciales.

Tiene claro que las modificaciones no gustarán a todos por igual. Está preparado para afrontar las críticas. Aunque las primeras apreciaciones al respecto han resultado positivas, considerando el diseño "muy bonito", habrá que esperar al final de la carrera para saber el dictamen de los principales protagonistas, "los pilotos".

Los responsables del evento automovilístico internacional, tras decidirse a implantar cambios importantes en este sentido, confiaron la tarea a un hombre con muchísima experiencia en el mundo de los rallies y vinculado a la prueba reina del motor canario desde hace unos 15 años.

Vocal del Comité Organizador, hasta ahora ha actuado mayormente como jefe de seguridad, apartado con el que sigue colaborando como adjunto de su hijo David, que le ha sucedido en esa función. Aunque en años anteriores ha participado en la elaboración del recorrido, se aventuró a tomar la responsabilidad de dar un cambio significativo al mismo. Reconoce que el diseño de las especiales conlleva resolver complicaciones, algunas de mayor calado que otras.

Condiciona el "estar limitado por las carreteras" al desarrollarse la carrera en un isla. Destaca que en esta prueba se añade la dificultad de que "los tramos cortos tienen que tener alrededor de 15 kilómetros y la especiales largas, en este caso dos, rondan los 25".

"No resulta fácil sacar 25 kilómetros de tramo intentando perjudicar al menor número de vecinos posible. A eso hay que unir que tenemos que contar con rutas alternativas para que, si un tramo se fastidia, los vehículos de competición puedan continuar hasta el siguiente sin ningún problema, además buscar zonas de evacuación y zonas con el menor peligro posible para la ubicación del público. A todo ello hay que unir los imprevistos que van surgiendo por diferentes motivos que obligan a variar lo previsto inicialmente", explica.

En este punto, nuestro protagonista destaca y agradece la compresión de los vecinos, "porque, les guste o no los rallies, aguantan generalmente bien los inconvenientes que plantea el desarrollo de una carrera como esta", comprendiendo que es algo que ocurre sólo una vez al año y que se trata de un evento que tiene un impacto importante para la Isla en el exterior, al ser retransmitido a todo el mundo a través del canal Eurosport.

En su labor de replantear el recorrido del Rally Islas Canarias, Miguel Espino ha pretendido "involucrar a cada uno de los ayuntamientos por donde pasa la carrera", denominando a cada tramo "con el nombre de su respectivo municipio", para que el evento ayude a incentivar el tejido comercial de la zona. Esta idea se inició la pasada edición en su Moya natal , y visto el éxito que tuvo la propuesta decidió continuar en la misma línea.

A partir de conseguir esa implicación municipal, se comenzaba luego con el diseño de las especiales. "Arrancamos en Valsequillo para continuar por San Mateo, Artenara, Arucas, Moya y Gáldar, además de Tejeda", explica.

En cuanto a este último, destaca su máximo grado de implicación para colaborar en uno de los puntos más novedosos y atractivos del recorrido. Dos especiales de la primera etapa, las de San Mateo y Artenara, comparten un escenario emblemático, la zona de la Cruz de Tejeda. Allí, ante las previsiones de una afluencia masiva de aficionados, la organización ha montado un operativo de seguridad especial.

Los cambios de cara a la edición de 2018 también afectan al tramo espectáculo que se celebra en Las Palmas de Gran Canaria al término del primer día de competición, el viernes. Después del éxito que cosechaba la celebración del mimo el año pasado en su debut en el programa, se ha querido enriquecer aún más.

En este sentido, Miguel Espino explica que en esta modificación concreta ha tenido que ver más la opinión de Germán Morales, presidente del Comité Organizador. Se ha recortado el recorrido pero habrá dos pasadas casi simultáneas en bloques de treinta coches, incluyendo el paso por la fachada de La Catedral de Las Palmas durante el recorrido de enlace entre una y otra.

El responsable de los principales cambios en el recorrido de la cita valedera para el Campeonato de Europa de Rallies considera que todo el trabajo que se realiza para intentar mejorar el evento no cae en saco roto, y ayuda a que esta prueba señera del automovilismo regional y nacional siga creciendo edición tras edición: "La valoración que hizo la FIA resultó bastante positiva el año pasado y la repercusión económica que tuvo fue bastante alta también".

Miguel Espino, ya hablando de lo deportivo, califica como "muy buena" la lista de inscritos que se ha conseguido para la edición de 2018. "Tener 94 coches y de ellos sesenta y pico del Campeonato de Europa y del Campeonato de España es un cifra bastante destacable. El año pasado había más participantes, pero hay que tener en cuenta que ahora no están los representantes de la Copa Yaris y de la Copa Nissan", explica.

En cuanto a sus favoritos a la victoria, no se moja en demasía. Eso sí, reconoce que el vencedor en las dos últimas ocasiones, el ruso Alexey Lukyanuk, parte con bastantes opciones de repetir triunfo, "pero este año igual la cosa va estar mucho más reñida". A su vez, considera que Luis Monzón, con el Ford Fiesta R5, "puede estar tranquilamente entre los tres o cuatro primeros de la general".

En esta edición del Rally Islas Canarias, después de muchos años como jefe de seguridad, ha cedido el testigo a su hijo David, pero sigue implicado en este importante apartado, donde figura como adjunto. Considera que la gente que acude a las pruebas de motor "cada vez se está concienciando más". "Pido a los aficionados que respeten las zonas acotadas no aptas para el público y que se sitúe únicamente en las zonas marcadas con las cintas amarillas. En una prueba del Campeonato de Europa, intentemos dar la imagen que el Rally se merece".

Compartir el artículo

stats