Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La adrenalina del slackline se contagia en Gran Canaria

Esta especialidad deportiva gana progresivamente adeptos en nuestro territorio en sus distintas variantes

Funambulismo en Tamadaba

"Se trata de un deporte completo donde no sólo es importante el aspecto físico, sino también el mental. Al que lo prueba le puede cambiar la vida. Resulta espectacular, vives sensaciones que no te la da casi ningún otro deporte". En estos términos se expresa Kevin Navarro, practicante de slackline en la variante highline, sin lugar a dudas la más extrema de esta atractiva especialidad que cada día va ganando adeptos en toda Canarias, un referente en el territorio nacional.

¿Y en qué consiste? Básicamente en caminar sobre una cinta en horizontal sin caerse, "lo que se denomina encadenar la línea", apunta el grancanario. Relata que el medio donde se practique y la mayor o menor tensión de la cinta dan pie a la denominación de las distintas modalidades existentes.

Trickline -la más popular-, waterline, longline, rodeoline y highline son las principales categorías de este deporte, donde evidentemente el equilibrio resulta fundamental. La última de ellas se trata de la más atractiva para practicantes y espectadores por el medio donde se practica, principalmente la naturaleza, y por las grandes alturas sobre las que se desarrolla.

"Es la más espectacular. La gente que no está iniciada nos tacha de locos, sin saber que estamos seguros porque vamos sujetos con arneses", explica Kevin Navarro, especialista en highline que incluso cuenta en su poder con un récord de España. Lo estableció en Faneque con 270 metros recorridos sobre la línea a una altura directa de 800 metros y una altura de exposición de 1.200 metros desde la altura del mar. Ahí es nada.

Este grancanario se inició en este deporte hace cinco o seis años. Reconoce que, en los comienzos de esta especialidad en la Isla "la gente nos miraba un poco raro", pero que con el paso del tiempo ha ido popularizándose.

De hecho, un grupito de jóvenes practicantes -entre los que él se encuentra- decidieron hace dos años crear la Asociación Slackline Canarias, que en estos momentos cuenta ya con más de 15 integrantes.

Entre sus objetivos está continuar dando a conocer un deporte que les apasiona. Por ejemplo, todos los jueves se citan en el Parque Romano de Las Palmas de Gran Canaria para incentivar a la gente que lo pruebe, una fórmula que está dando buenos resultados.

También su presencia en eventos de distinta índole ha servido para su cruzada de divulgación. De hecho, el próximo fin de semana el slackline será una de las modalidades estrellas en el Gran Canaria Urbana, un festival donde el deporte y el arte se unen en una gran feria de entretenimiento al aire libre que aspira a convertirse en el mayor evento multidisciplinar de Canarias. La cita tendrá lugar del viernes al domingo en la explanada del Lloret, en la Playa de Las Canteras.

Los responsables de la Asociación están embarcados ahora en un reto mayor para seguir dando pasos hacia delante en su objetivo por ir consolidando esta especialidad en el amplio espectro deportivo canario. Pretenden constituir una federación, un órgano que todavía no existe en el territorio español. En este sentido, se están topando de bruces con la incomprensión de las instituciones. "No nos consideran como un deporte serio como para ayudarnos económicamente", apunta Kevin Navarro.

Reconoce que en el territorio español al slackline le queda mucho por avanzar; por ejemplo en el tema de organizar competiciones, algo que en otros países van bastante por delante en estos momentos: "Aún somos una comunidad pequeña donde casi nos conocemos todos".

Piensa que poco a poco se irá consiguiendo, "porque se trata de un deporte que para practicarlo no se necesita tener una gran forma física, prima el equilibrio, una cualidad que puede desarrollar prácticamente todo el mundo".

Apunta Kevin Navarro que Canarias es una de las zonas de España donde se ha desarrollado más la práctica de este deporte: "Aquí es la zona del país donde se han montando más líneas en la especialidad de highline".

En su caso, ha recorrido las siete islas del archipiélago practicando un deporte que le apasiona. Explica que Canarias en general y Gran Canaria en particular presentan unas condiciones orográficas impresionantes para la práctica y el disfrute del slackline.

Compartir el artículo

stats