Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Windsurf

El Mundial de Pozo cumple treinta años

El campeonato, uno de los más emblemáticos del circuito de la PWA

No se podría hablar de esta playa del litoral grancanario sin mencionar el Campeonato del Mundo de windsurf que allí se celebra desde hace ya 30 años. Desde finales de los 80, la playa de Pozo Izquierdo, en el municipio de Santa Lucía, viene acogiendo una de las pruebas más duras del circuito de la PWA. A lo largo de estas tres décadas de competición, Pozo ha sido la cuna de grandes campeones de Windsurf a nivel mundial.

La historia de esta prestigiosa prueba en la isla no podría ser contada sin mencionar a la familia Dunckerbeck, una familia afincada en la isla por su pasión por las olas y el surf, siendo los pioneros en la práctica del windsurf en Gran Canaria. El hijo de la familia, Björn, y sus resultados en competiciones foráneas fue la gran motivación para sus padres de traer el Campeonato Mundial a las islas. Los resultados de su hijo, varias veces campeón del mundo, y las características de Pozo Izquierdo fueron claves en este proceso. "Mis padres estaban apasionados con este mundo. Mi hermana y yo competíamos fuera con excelentes resultados, y gracias a las características de Pozo en comparación con otras playas mi madre dijo que si Hawaii tenía una prueba, Gran Canaria podía tener dos perfectamente", explicaba Björn. Y, en efecto, así fue la historia, manteniendo contactos con la PWA se logró traer a Santa Lucía el Mundial de Windsurf.

Una playa única

La playa de Pozo Izquierdo reúne unas características singulares y únicas para la práctica del windsurf. Una playa con rachas de viento de hasta 90 kilómetros por hora durante todo el año y olas de entre uno y tres metros hacían de ésta un lugar perfectamente amoldable a todas las modalidades en las que se ha competido. Esta zona costera de la isla mantiene sus condiciones durante casi todo el día, haciendo posibles jornadas largas de competición entre mangas.

Además, el lugar conserva sus características durante todo el año, permitiendo a los deportistas entrenar durante los doce meses. La playa de Santa Lucía es además especial por mantener estas condiciones climatológicas siempre, habiéndose suspendido el campeonato en tan solo una ocasión, algo que no puede decir ninguna de las otras playas del circuito de la PWA.

"Esto ha sido clave en el desarrollo del deporte aquí, en Pozo siempre puedes practicar y sus condiciones son las idóneas para este deporte. Pocas playas en el mundo pueden albergar estos eventos con tanta regularidad", ratifica el 42 veces campeón del mundo.

El campeonato alcanzó su cota máxima durante los años 90 y principios de 2000 contando con varias disciplinas; la emblemática disciplina de olas, la prueba de slalom, y finalmente se incorporaría la modalidad de freestyle. Además, se empezaban a abrir tiendas y escuelas en trono al mundo especializado del windsurf, proporcionando material, formación y difusión en medios nacionales e internacionales.

Durante esta época, con las ayudas por parte del Cabildo, el Ayuntamiento de Santa Lucía y el Patronato de Turismo, se consiguió hacer de Pozo Izquierdo una playa a la que se pudiese ir a ver windsurf, con actividades para turistas, carpas, y eventos alrededor de la competición.

Esta explosión del windsurf en las islas hizo que grandes campeones del mundo marcaran la fecha insular como una de las claves dentro del circuito. El propio Dunckerbeck, las hermanas Ruano, Kevin Pritchard, Víctor Fernández o Antoine Albeau son algunas de las grandes figuras que cabalgaron las olas de nuestro litoral, ganando en numerosas ocasiones en varias categorías.

No obstante, casi cumpliendo la primera década de este siglo, la competición sufrió un bajón importante. La crisis económica limitaba el presupuesto del evento, con lo cual éste ofrecía menos facilidades a los participantes. El Mundial de Gran Canaria pasó por horas bajas hasta que hubo un relevo en la organización del mismo. Hace siete años, las gemelas Daida e Iballa Ruano, bajo el brazo de su club Morenotwins pasaron a liderar un proyecto con el fin de reflotarlo.

Con una nueva imagen corporativa, las campeonas alcanzaron varios acuerdos con la PWA y numerosos patrocinadores para la difusión audiovisual y la organización del proyecto, convirtiendo el Campeonato en un festival en el que, aparte del deporte, se concentraran otras actividades dando paso al humor, los conciertos y las costumbres típicas de nuestra isla. Apoyado de nuevo por las instituciones públicas de la isla, el Gran Canaria Wind&Waves volvió a reflotar la cultura del windsurf en la isla, apostando por una amplia aportación económica y ayudas para los más jóvenes con el fin de formar cantera.

Sin techo en el nuevo proyecto

A pesar de que ahora ya no se compita en modalidades como el slalom o el freestyle, la disciplina de olas en este campeonato es una de las más prestigiosas del mundo, haciendo así que cada año vengan profesionales de más de treinta países a competir cada año en la cita de julio del circuito en Pozo Izquierdo. No obstante, las campeonísimas no le ponen de momento un techo al proyecto. Confirman que cada año las mejoras son sustanciales en un trabajo ambicioso de cara al mundo entero, "A largo plazo, nos gustaría volver a retomar un Super Grand Slam con varias disciplinas como freestyle y slalom, también queremos que sea masiva la participación de competidores en la playa de Pozo Izquierdo", asegura Daida.

Son varios los deportistas que destacan la labor de las Ruano como clave en este proceso, incidiendo en los cambios que gracias a ellas han sido aprobados. Coinciden en que la premisa de las gemelas es la de proteger al deportista.

Este nuevo formato ha ayudado a este deporte a florecer de nuevo entre las islas, junto con la prueba de Fuerteventura, y enfocarse en profesionalizarlo aún más. Bajo la dirección de las Ruano, más de cien deportistas se reunirán en esta próxima edición, trigésima, que además apostará por la paridad entre hombres y mujeres, igualando los premios para confirmar el crecimiento deportivo y social de la prueba en nuestra isla.

Compartir el artículo

stats