Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol internacional

Un 'Erasmus' en La Haya para despegar

El central grancanario Kevin Pérez jugará en el Scheveningen holandés

Un 'Erasmus' en La Haya para despegar

Un 'Erasmus' en La Haya para despegar

El jugador grancanario de origen holandés Kevin Pérez (Gorinchem, Países Bajos, 1997) es otro de los ejemplos del futbolista que sale fuera en busca de proyección internacional. A sus 21 años, el central natural de Maspalomas ya ha debutado con el SVV Scheveningen, equipo holandés que este año jugará en la Tweede Divisie, la equivalente a la Segunda B española.

De ascendencia holandesa por parte materna, Kevin dio sus primeros pasos en el fútbol base como jugador del Maspalomas. Debido a su alta envergadura para su edad, siempre jugó con los canteranos de la generación anterior. Destacó como un central fuerte y seguro y terminó despertando el interés de la UD Las Palmas, que lo mantendría en sus filas durante tres años en las categorías infantil y cadete.

El joven destacó el interés de varios equipos del archipiélago, pero los consejos de sus familiares y sus ganas de jugar con sus antiguos compañeros le hicieron recalar durante un año en el Vecindario, club en el que destacó al ganar el Campeonato de Canarias antes de dar el salto a la isla vecina. Tras negociar con varios equipos, a la familia del jugador le entusiasmó la oferta del Tenerife, que se haría con los servicios del futbolista durante los siguientes cinco años, finalizando dicho contrato con la entidad blanquiazul esta pasada campaña. "La oferta del Tenerife era una apuesta segura, el compromiso académico del club con nuestro hijo y las posibilidades deportivas que le daban fueron clave para decantarnos por esa opción", aseguró el padre del joven, Fran Pérez.

Salir para progresar

"La etapa en el Tenerife fue muy buena, pero mi contrato se acababa y quería seguir creciendo como jugador. Sin dejar los estudios de lado, el fútbol es lo que me apasiona. Le debo muchísimo al Tenerife y a las personas que allí conocí, sobretodo a Sesé Rivero, quien me ayudó siempre. Pero sentí la necesidad de salir fuera a buscar progreso", declara el jugador. "Llega un momento en el que dices: tengo 21 años y necesito dar el paso para convertirme en profesional. Siempre tuvimos contacto con equipos holandeses porque mi madre es de allí, pero hasta este verano nunca me lo había planteado en serio", comenta Pérez sobre como fue el proceso del fichaje por el equipo holandés.

Si bien el Scheveningen no es un equipo entre los grandes del país, con más de cien años de historia el club acaba de ascender de la Derde Divisie, la cuarta categoría en los Países Bajos. El entorno del jugador declara que la apuesta deportiva y las instalaciones le entusiasman. Además, las facilidades que el club le daba al joven son de primera calidad. Un contrato profesional [solo seis jugadores de la plantilla tienen uno], un piso, y la posibilidad de continuar sus estudios universitarios en una ciudad como La Haya, se convirtieron en los pilares de una oferta irrechazable para el de San Bartolomé de Tirajana.

El joven se muestra seguro sobre el paso que está dando, al decalrar que es una aventura bastante equilibrada en todos los sentidos. "La salida es un cambio a un mundo diferente, en Holanda, la categoría es totalmente distinta a la Segunda B de aquí. Allí hay mucha menos gente y los medios están más encima. En cada partido vienen a verte un montón de ojeadores y, aunque sea una categoría no tan reconocida internacionalmente, es un gran escaparate".

Desde su llegada el jugador ha estado bastante protegido por el club, quien confía en él como uno de los hombres clave para esta temporada. El grancanario debutó en un amistoso contra el ADO Den Haag, uno de los históricos de la Eredivisie y lo hizo como titular y jugando prácticamente los noventa minutos. Poco ha tardado en hacer eco el joven, quien llamó la atención de varios medios desde su llegada y que despertó la curiosidad del entrenador del equipo rival tras el partido.

Kevin, que se define como un central de "envergadura" y que siempre ha destacado por su "juego aéreo", se pronuncia además sobre las diferencias entre un tipo de fútbol y otro. "Por mis características físicas me han recomendado jugar allí. El juego es directo y no se cocina tanto la jugada. Aquí los jugadores son muy grandes y fuertes, el fútbol no es tan técnico como aquí. El día de mi debut flipé con los centros que ponía el ADO Den Haag, no había visto tanta cantidad de centros en partido en mi vida", añade.

"De aquí a cinco años me veo habiendo terminado mis estudios de Turismo, y, en lo futbolístico, espero conseguir mi sueño de jugar en una liga de primer nivel. Sé que tengo el nivel y conseguirlo va a ser cuestión de suerte, trabajo y constancia", finalizaba el joven zaguero.

Compartir el artículo

stats