Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Armide Soliveres vuela en la cresta de la ola

El grancanario se coronó en el EuroSurf Junior sub 16 de Portugal Z Nacido en 2002, es una de las promesas de la Isla

Si hay un nombre que suena a nivel internacional como promesa del bodyboard ese es el de Armide Soliveres (Las Palmas de Gran Canaria, 2002), quien a pesar de su juventud, ha mostrado sus credenciales como uno de los bodyboarders con más talento de Europa. Natural de Las Mesas, el joven viene de ganar el Eurosurf Junior en Praia do Mirante (Portugal) y coronarse como el rey del bodyboard europeo sub 16.

Soliveres, quien representó al Club Oleaje en la Selección Española, se colgó el oro en una durísima prueba tras conseguir una puntuación de 15,60 puntos. En dicha competición quedó segundo el también grancanario Javier Domínguez. Los dos jóvenes son los más destacados de su categoría y se baten entre ellos siempre que compiten por el oro. En el apartado colectivo, el combinado español quedó segundo, solo por detrás del equipo francés.

La historia de Armide comienza como la de muchos 'bugueros' de la Isla, jóvenes que a una edad temprana empiezan a conocer el mar en la playa La Cicer. "Comencé cuando tenía entre ocho y nueve años" arranca el joven. "Estábamos mucho tiempo en casa y mi padre nos regaló un 'bugui' a los tres hermanos para que hiciéramos algo de provecho", prosigue. El joven destaca la precocidad con la que empezó a competir. "Con 10 años ya competía, nuestro entrenador Jose Juan Cabrera Gutiérrez 'Jota' nos invitó siempre a hacerlo porque veía que teníamos nivel", comenta antes de proseguir. "Me di cuenta de que valía para esto cuando tenía 12 años" puntualiza. El motivo: consiguió ganar un Campeonato de España.

La carrera del joven no ha hecho nada mas que empezar. No obstante, su currículum como júnior augura un futuro prometedor para el de Las Mesas. A pesar de que todavía le queda camino por hacer, Armide es capaz de identificar varios momentos destacados en su trayectoria. "El mejor momento que he vivido en competición fue en el Frontón King de 2016, ese día me saqué un 10 y quedé tercero" recalca. "En esa ola ya sabía lo que estaba haciendo y fui a por el 10, finalicé la maniobra con un 'rollo' [subir al labio, golpear con el bugui la ola y realizar un giro en el eje que va de la cabeza a los pies]y fue espectacular, todo el mundo se quedó fascinado", explica.

Tal y como narra Soliveres, no es de extrañar que su talento se haya hecho notar fuera. Con una amplia sonrisa en la cara debida al triunfo, desgrana su participación en el europeo. "Competimos el domingo la primera manga, como había bastantes participantes y había gente algo inexperta, la superamos con facilidad", comenta. "Una vez la pasamos tuvimos cuatro días de descanso mientras se competían las repescas. Finalmente, el viernes siguiente llegó el gran día" introduce. Pese a las facilidad para clasificarse a la final, el deportista reconoce que tuvo que modificar su actuación para aspirar al podio. "Me veía como uno de los favoritos y tenía pensado hacer un 'rollo', pero al ver que uno de los participantes puntuó un 8.5 supe que tenía que arriesgar." El competidor describe las maniobras que realizó en las tres olas que le dieron el título. "La primera fue un 'backflip', y completé mi ejercicio con un 'invert' y un 'backflip' más para desempatar la prueba", detalla.

Su hermano, entrenador y guía

Su hermano, entrenador y también bodyboarder Miguel Soliveres se deshace en elogios ante el pequeño de la familia. "Como hermano te diría que es un crack, tiene los pies en el suelo y no se le sube a la cabeza como a otros chicos de su edad", define. "Además, es muy disciplinado. La playa engancha y muchos dejan de ir a clases porque este estilo de vida es muy peculiar. Sin embargo, Armide sabe que no va a vivir de esto el día de mañana y sigue con sus estudios y con la mente en el futuro", asegura un Miguel que también opina desde el punto de vista del técnico. "Como entrenador he de admitir que a veces se pierde, confía mucho en lo que le decimos y parece que no confía en su talento tanto como en nuestras instrucciones, debe depender de sí mismo. Sin embargo, tiene una calidad innata para esto, es técnicamente muy bueno y a nivel físico es superior a otros chicos", describe su hermano y entrenador.

Armide comenta los problemas económicos que atraviesan los competidores de su deporte. "Hay poco apoyo", titula. "Lo que recibimos viene de las becas que dan las organizaciones públicas, para ser uno de los beneficiados tienes que tener resultados y, aún así, la ayuda es poca", narra. "Mis padres corren la gran mayoría de los gastos".

Respecto al futuro, tiene claros cuales son sus próximos objetivos. "El día 17 de agosto estaré en Francia compitiendo en el circuito europeo. En septiembre es el Campeonato del Mundo en Portugal, y, en noviembre tocará el Campeonato de España en La Guancha", finaliza el joven grancanario.

Compartir el artículo

stats