Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a Antomi Ramos Viera

"Espero que este resultado sirva para que el tenis playa crezca en Canarias"

"Es todo un honor ser el primer no italiano en conseguir un Mundial me siento muy orgulloso", confiesa el Campeón del Mundo de Tenis Playa 2018

Antomi Ramos, campeón del mundo de tenis playa, durante un torneo disputado en Gran Canaria.

Antomi Ramos, campeón del mundo de tenis playa, durante un torneo disputado en Gran Canaria. LP / DLP

¿Qué siente al ser el primer no italiano en conseguir proclamarse como campeón del mundo en tenis playa?

Todavía no puedo llegar a creérmelo. Es todo un honor ser el primer no italiano en conseguir un Mundial, me siento muy orgulloso, por mi país, por el tenis playa en España y por la Federación. El tenis playa lleva años bajo el dominio de los italianos y en especial, de cuatro tenistas que siempre han colapsado la mayoría de los títulos: Luca Cramarossa, Marco Garavini, Michele Cappelletti y Luca Carli.

¿Cree que lo conseguido sirve para dar una mayor visualización del tenis playa, tanto en las islas como en España?

Espero que este resultado sirva para que este deporte crezca tanto en las islas como en la Península, ya que la Federación Canaria no muestra atención alguna al deporte, y que llegue a motivar a todos aquellos que se muestren con interés por el tenis playa o por el conjunto de estos deportes. En Canarias y en Gran Canaria concretamente, existe una cantera de tenis playa muy prometedora, gracias a la escuela de Tenis Playa Approba, cuyo director, Octavio Santana, está realizando un trabajo excelente. Aun así, creo que la desaprovechamos. Me encantaría encontrar una iniciativa que abra la posibilidad de crear un pequeño circuito en distintas playas canarias, como a lo largo de las islas.

La ITF, la Federación de Tenis Internacional, publicó que este mundial ha "alterado el orden de las cosas". ¿Cree que su oro ha supuesto un punto de inflexión para el tenis playa?

Se ha hecho historia, es un auténtico punto de inflexión para este deporte. Pienso que hemos dado un gran paso para el desarrollo del tenis playa. Nunca antes un tenista que no hubiese nacido en Italia había conseguido un Mundial, aunque no es solo esto lo que marca la diferencia, también era la primera final de la historia que no estaba compuesta por italianos en su totalidad, por lo tanto, ganase quien ganase se hubiese hecho historia, ya que en la pareja rival se encontraba el ruso Nikita Burmakin. Espero que lo conseguido sirva para crear una mayor expectación en España por el tenis playa. Aunque la diferencia con Italia, Brasil o Francia es muy considerable, hay que tener en cuenta y agradecer el apoyo de la afición que se encontraba en la playa de Cervia.

¿Cómo ha sido ido transcurriendo el Mundial?

Es el cuarto Mundial que disputo y me encontraba muy confiado en nuestro juego. Sin embargo, el Mundial no se caracterizó por su sencillez. Durante el primer partido pudimos habernos quedado fuera pero conseguimos imponernos en tres sets, al igual que en el resto de las eliminatorias, excepto en la final, que conseguimos el triunfo en dos (7-5, 7-6). Quizás el encuentro en el que más sufrimos fue la semifinal, ya que la disputábamos contra los número dos del mundo y los defensores del título. Además, hay que tener en cuenta que ellos a priori se encontraban más cómodos, al competir en una playa en la que se habían criado. De todos modos, la final también fue bastante reñida. Ambos bandos nos encontrábamos con pocas energías al haber estado compitiendo por la tarde, y a la noche ya nos encontrábamos disputando la final, que empezó el sábado por la noche y terminó el domingo a la 1:10 de la madrugada. En un momento de la noche me golpeé en la pierna y por un momento pensé que no podía más, pero al final solo fue el susto y pude continuar.

¿Supone un plus conseguir dicho logro en un lugar tan especial para el tenis playa como es Cervia?

Es el mejor lugar posible como para conseguir destronar el dominio de los Big Four, como se les conoce a los tenistas más emblemáticos del tenis playa. Ganar un Mundial es de por sí muy bonito, pero el hacerlo en la playa de Cervia, donde nació este deporte, endulza incluso más lo conseguido. El ambiente que había en la playa también ayudó mucho.

¿Qué es lo que más valora de su compañero Maikel Alessi?

Maikel es un excelente tenista, mantenemos una buena relación tanto en las pistas como fuera de ellas, lo que explica el buen entendimiento y la compenetración que disponemos en los partidos. Llevamos desde noviembre del pasado año disputando torneos y preparándonos para este Mundial y ha dado sus frutos. Espero que siga este curso durante más tiempo.

Un tenista de su calibre también tiene un comienzo ¿Cómo surgió todo?

Todo dio comienzo con la ayuda de Nino Meireles. Él me integró y me motivó para que diese el paso de convertirme en profesional. Me ayudó desde el principio para mejorar día a día y le estaré por siempre agradecido, junto con el apoyo de mi familia y mis círculos más cercanos. El tenis playa me ha dado mucho, pero sobre todo me quedo con el privilegio de conseguir viajar por todo el mundo.

Antes dejaba caer que la Federación Canaria deja mucho que desear. ¿A qué se refiere?

Siendo sincero, debo comentar que las experiencias que he tenido con la Federación Canaria no son positivas. Cada vez que hemos padecido algunas problemáticas, les hemos enviado una serie de mensajes y la gran mayoría son ignorados. Todos los años tenemos que gestionar las ayudas y las subvenciones con el Cabildo y por la parte federativa no apoyan ni intentan solucionar este tipo de situaciones, todo lo contrario, siempre nos han puesto pegas para firmar un simple papel. Me gustaría que los deportes que no son tan mediáticos recibamos una igualdad de oportunidades en comparación a los más demandados.

Compartir el artículo

stats