Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Eugenio Paulón

"Vivimos como profesionales sin que lo seamos"

"El año pasado revertimos la situación cuando ya nos daban por descendidos", afirma el entrenador de la UD Taburiente femenino

"Vivimos como profesionales sin que lo seamos"

"Vivimos como profesionales sin que lo seamos"

A finales de la temporada pasada destacaba que su equipo debía jugar más con la cabeza que con el corazón. ¿Es de nuevo la clave para el nuevo curso?

En mi época de jugador era de esos que, fuese cual fuese el rival, entraba al campo a ganar. Hay que luchar cada minuto como si fuese el último. Esa siempre ha sido mi filosofía como deportista. Por lo tanto, corazón siempre tuve a la hora de jugar; y como entrenador, también soy muy pasional, aunque intento no trasladarle mi nerviosismo a las chicas. Considero que hay momentos en los cuales uno juega solo con el corazón y no es capaz de tener la cabeza fría. En situaciones de estrés, como las que vivimos el año pasado peleando por la salvación, esa presión te puede jugar en contra.

Tras mantener la categoría in extremis, ¿cuáles son las aspiraciones para este año?

El año pasado cogí las riendas del equipo y creo que ya nos hemos adaptado como grupo. Creo que tendremos un mejor comienzo. Las aspiraciones son claras. Mejorar y mejorar, siempre. No hay que perder el tiempo. Es difícil, lo sé. La realidad de nuestro deporte es otra. Pero el día a día es la clave; entrenamiento a entrenamiento. De esta forma se consigue ser más competitivo. En resumen, no queremos sufrir. Después, lo que surja.

¿Qué le transmitió a las jugadoras a la vuelta de verano?

En la primera charla de pretemporada le dije a las chicas que había que aprovechar toda la experiencia del año pasado y complementarla con lo que vayamos adquiriendo, para así no sufrir y disfrutar de otros objetivos como la Copa de la Reina, que es una competición muy bonita.

¿Y cuáles serían las fórmulas que plantea para no sufrir tanto durante esta temporada?

Es crucial mantener el bloque durante el máximo tiempo posible. No solo la base de jugadoras canarias, sino también de las foráneas. En la segunda vuelta del año pasado nos tocó realizar una serie de fichajes. A las nuevas les pedíamos que si querían venir a jugar esa segunda vuelta tendrían que firmar para esta temporada.

Interpreto que no es usted de los que fichan por fichar.

Considero que cualquier proceso necesita de tiempo, y el cambiar muchas jugadoras de una temporada para otra hace que tengas que acostumbrarte a un montón de cosas. Para un conjunto como este, que juega una liga muy corta solo con diez equipos, provoca que no tengas tiempo para adaptarte a un ritmo más competitivo.

¿Espera trasladar el espíritu de la segunda vuelta de la campaña anterior a la que arranca ahora?

Si el año pasado, tras vivir momentos tan adversos en los que muchos nos daban por descendidos, supimos revertir la situación con juego y confianza, porqué no podemos jugar así desde el primer partido. Es algo que tenemos que tener en cuenta. Vamos a incorporar algunos aspectos tácticos nuevos, pero lo principal es mantener el trabajo de grupo que hicimos durante la segunda vuelta.

¿Cómo ve la categoría?

Han habido bastantes cambios en la mayoría de los equipos. Considero que la liga cada vez va a ser más competitiva. Algo que se refleja en la medalla de bronce que consiguió España durante este verano en el Mundial. Además, año tras año se ve que los equipos no solo apuestan por la gente de la casa, sino que también traen gente de fuera y de más nivel.

¿Cuáles cree que son los rivales directos para este año?

Nuestros rivales más directos son el Club de Campo y el Júnior, que van a estar un escalón por arriba. A los demás no les tenemos miedo, consideramos que si hacemos buenos partidos, de igual a igual, podemos ganar a cualquiera.

Comienzan el curso contra la Real Sociedad, el actual campeón. ¿Cómo plantea el encuentro contra las txuriurdin?

El campeón. se trata de un rival muy difícil, pero eso no quiere decir que no podamos ganar. No solo es que venga de ser campeón, que es un valor añadido, sino que resulta muy difícil de jugarle. Jugar contra la Real Sociedad es como jugar una partida de ajedrez. Estamos ante un equipo que intenta equivocarse lo menos posible en zonas donde les puedes hacer daño. Aprovechan al máximo cada error del rival. La Real es muy peleón, muy compacto. Todas sus lineas juegan muy juntas, ya sea en presión o en repleigue. Si te frustas, te terminan derrotando mentalmente. Hay que jugarles con mucha confianza pero sin frustarse. La parte mental es fundamental.

Tácticamente que es lo que más tiene en cuenta.

Hemos ido trabajando la forma de buscar ser algo más protagonistas en el juego, más allá de que nos consideren como un equipo de media tabla para abajo. Ahí se encuentra la clave de nuestro trabajo. Coger un equipo de una forma y, con constancia, construir un vestuario fuerte. Poco a poco se están viendo los resultados. Nos gusta presionar mucho, que nuestras líneas, con las laterales y las medios, se estiren mucho en ataque; tener la posesión de la bola y en los últimos metros ser un equipo más vertical.

Antes mencionaba la evidente apuesta que ha realizado el Taburiente por la base, ¿cuál es la situación de la cantera?

Hace algo más de quince años pretendimos darle un vuelco al modelo anterior. Gran parte de ese esfuerzo pasa por trabajar la cantera. Una casa no se hace por el tejado. No puedes pretender que te vengan jugadoras si no te enfocas en tu escuela. Ha sido difícil, porque no hay mucha competencia aquí en la Isla; pero recién se están empezando a ver los frutos.

No son pocas las jugadoras que han ido subiendo durante estos últimos años...

Tenemos una generación de juveniles que acaba de subir de cadete, tanto femenino como masculino, que consiguieron medallas a nivel nacional. Son chicas que, aunque se tengan que asentar en el primer equipo, las tengo mucho en cuenta. Nos ponemos un límite de jugadoras de fuera para ir dándole minutos a las que vienen de abajo. Aunque también son fundamentales las que llegan de fuera. Paula Fernández, Natalia y Patricia Déniz, Adriana Tejera y Andrea Varela son las nuevas chicas de la cantera. Ya tienen experiencia, aún teniendo de 15 a 18 años. Con ellas haremos lo mismo que con Atteneri Ortíz, nuestra capitana, o con Omara Fabelo; habían fichajes en el banquillo y ella jugaba. Esa es la idea. Ir rotando para que este grupo no sea solo de 11 jugadoras, sino de 18.

Comentaba que existe una baja competencia en la Isla, ¿cómo sobrellevan ese hándicap?

Para conseguir el nivel que necesitamos de la cantera, y de esta forma hacer llegar a los jugadores fuertes a los primeros equipos, aqueellas que más destaquen intentamos que quemen etapas en una categoría superior. Si juega infantil, le hacemos competir en cadetes, así hasta llegar al primer equipo. Es la única forma que tenemos para combatir la poca competencia que existe en la Isla. Cuando les toque ir a la Península a final de temporada, las diferencias no serán tan grandes. Sin embargo, somos conscientes de que las diferencias físicas existen, que es lo que menos les gusta a los padres.

¿Le gustaría ver en un futuro queel hockey femenino se ha convertido en un deporte mucho más mediático?

Por supuesto. Se están haciendo muchos esfuerzos a nivel federativo. Nos ayuda que se vayan a comenzar a televisar los partidos y que algunos se puedan ver en streaming. Cada vez hay más ayudas A mí me encantaría estar al nivel del baloncesto, no por nada, sino porque trabajamos como profesionales, aunque no lo seamos.

Compartir el artículo

stats