Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ellos también derriban muros

Anthony Martín empezó hace tres años a practicar sincronizada en el CN Las Palmas, ha logrado títulos regionales y ahora continúa en Oviedo mientras estudia

4

Natación Sincronizada | Ellos también derriban muros

"En el Mundial de Kazán de 2015 se incluyó el dúo mixto por primera vez y fue un punto de inflexión". La natación sincronizada sigue siendo un mundo en el que predominan las mujeres, pero los hombres poco a poco se atreven y se hacen hueco. En Gran Canaria el más veterano es Anthony Martín Fuentes, que a sus 24 años ya lleva tres entre piruetas en el agua. Le ha gustado tanto que continúa entrenando en Oviedo, donde prepara el exigente examen del MIR. "Cuando empecé no había ninguno más, ahora estamos Fernando Díaz, que entrena en el CN Las Palmas y es más joven, y yo", explica. Aunque en el Archipiélago son pocos, en España cada vez son más.

"El año pasado hicimos una concentración en el CAR que era solo para chicos porque venía el estadounidense Bill May, el mejor del mundo, y había otros chicos de Madrid y Barcelona", asegura Martín. Pero el más conocido en España es Pau Ribes, que integra el dúo mixto en la selección y sabe lo que es ganar medallas europeas. Entre todos están demostrando que por fortuna los roles de género se rompen en todas las direcciones.

Martín empezó casi por casualidad. "Nadaba en el CN Las Palmas y ahí conocí a Aurora Gil, que es mi entrenadora y era también la entrenadora del equipo de sincronizada. Yo iba a esa misma piscina a nadar y me empecé a fijar en la sincronizada. Le dije que quería probar y me enseñó a remar un poco. Fue hace tres años y todavía no había sincronizada masculina en España ni ningún campeonato", comienza Martín, que admite que al principio se sentía "raro, pero ahora lo hago con más naturalidad".

Ahora ha evolucionado tanto el deporte que puede incluso tener también referentes masculinos en los que fijarse: "Al principio no sabía nada de sincro. Sí me gustaba Gemma Mengual, ahora hay un italiano que se llama Giorgio Minisini que ha evolucionado un montón y es mi favorito", afirma.

Destaca Martín como una de las claves por las que puede haber estado este deporte siempre más ligado a las mujeres que "la imagen en sincro es muy importante, por eso quizás tardó tanto en instaurarse la sincro masculina; la imagen de piernas de un chico es más tosca que de una chica, son muy diferentes", detalla. "No he logrado convencer a más chicos directamente pero me gustaría que se animaran más. Este año he tenido más repercusión mediática y ojalá se apunten más", desea.

Sobre sus inicio, relata que "primero aprendí a remar y a hacer piruetas pero no competía porque no había competiciones para chicos", lamenta Martín, que por entonces lo compaginaba con la carrera de medicina, algo que se le hacía "muy fácil". "Con el MIR es un poco difícil, pero suelo ir a entrenar tres días a la semana unas dos horas", relata antes de subrayar la principal dificultad: "Las apneas fue lo más complicado porque no estaba acostumbrado a aguantar tanto tiempo debajo del agua moviéndome. Eso sí es agotador porque es aguantar, salir y volver a entrar rápido. Son como tres minutos de aguantar y parar continuamente", indica acerca de un deporte que le ha aportado "mucha disciplina". "Lleva mucho trabajo duro, hay que ser muy constante y tienes que relajarte, me gusta mucho la sensación de estar debajo del agua. Es un deporte de equipo, que hay que intentar que todo salga sincronizado", prosigue.

Martín ya colecciona medallas a nivel autonómico: "El año pasado en febrero en los Campeonatos de Canarias de Invierno quedamos campeones por clubes y gané dos medallas de oro en rutinas master, que son las de mayores de 20 años. En verano, que fue el que más ilusión me hizo, también quedamos campeones de Canarias en los master por clubes y yo en individual. Y en el dúo mixto quedamos en tercer lugar, y segundos por clubes", destaca.

En Oviedo, de la mano de Emma Escribano, ha encontrado un lugar ideal en el Sincroviedo para no perder la forma. "Mi objetivo ahora es evolucionar y relajarme. Competir está difícil porque hago el MIR en febrero y me voy. En esa fecha no hay exactamente competición, es muy pronto. Pero vamos a participar en unas ligas de Asturias de figuras y elementos técnicos. Luego mi idea es seguir con la sincro en Las Palmas", sentencia Martín Fuentes. Aquí continuará derribando barreras.

Compartir el artículo

stats