Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CB Gran Canaria

Eriksson, un 'brote verde' en el Granca

El sueco, que vuelve por sus fueros, vital en los dos triunfos consecutivos

Marcus Eriksson, presionado por dos jugadores del Bayern de Múnich.

Marcus Eriksson, presionado por dos jugadores del Bayern de Múnich. QUIQUE CURBELO

La mejor versión de Marcus Eriksson está de vuelta. O eso al menos se atisba por lo visto en la resurrección del Herbalife Gran Canaria en sus últimas apariciones. El equipo claretiano, con dos victorias consecutivas, ha ahuyentado por el momento el mal fario que le venía persiguiendo desde que se iniciara la temporada. Los triunfos frente al Estudiantes, en la Liga Endesa, y contra el Darussafaka, en la Euroliga, han dado tregua a los amarillos en una situación que se había tornado ya en bastante tensa.

Y en esa mejoría del Granca ha tenido un protagonismo especial el exterior sueco. El francotirador se ha convertido en el faro ofensivo de la escuadra claretiana, convirtiéndose en una amenaza para los rivales en su especialidad, el lanzamiento de tres.

Marcus Eriksson parece que se va acercando a su estado óptimo de forma después de un primer tramo de competición marcado por la operación de rodilla a las puertas del inicio de la pretemporada.

Empieza a tomar los galones que se presuponía que iba a tener dentro de la rotación del Herbalife con la llegada al banquillo de Salva Maldonado, un técnico que considera fundamental la productividad desde la línea de 6,75 dentro de su filosofía baloncestística.

Después de saltarse la pretemporada, Marcus Eriksson ha tenido que coger el punto de forma compitiendo, pues el cargado calendario del Granca impide a los jugadores contar con entrenamientos de calidad para el crecimiento.

Y cuando más lo necesitaba el equipo, el internacional sueco ha empezado a exhibir su condición de killer ante los aros rivales. Frente al Movistar Estudiantes y contra el Darussafaka terminaba coronándose como el máximo realizador de los amarillos, con 18 y 23 puntos respectivamente.

También compartía esa distinción en el duelo anterior ante el Bayern de Múnich de la Euroliga con el checo Ondrej Balvin (15), aunque en aquella ocasión no servía para que el triunfo se quedara en el Gran Canaria Arena, ni la trascendencia de sus canastas marcaban el desarrollo del choque, como en los dos duelos posteriores.

Pero más allá de la anotación, el sueco firmaba su actuación más completa ante el Darussafaka. Incluso en defensa, pues con cuatro robos lideró el ranking de la jornada de la Euroliga en este apartado.

Compartir el artículo

stats