Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lección de clase de Formento

El entrenador de 'Nano' Santana prima la salud de su púgil y no le permite continuar en el noveno asalto a pesar de ir ganando a los puntos Barreto, campeón nacional

'Caco' Barreto, a la izquierda, alza sus brazos celebrando el título nacional de peso gallo ante 'Nano' Santana. quique de rada

Carlos Formento dio una clase ayer de los valores deportivos que rodea al mundo del boxeo. El preparador de Nano Santana, en la pelea por el campeonato de España de peso gallo, disputada en Tenerife entre Caco y su púgil, impidió que éste, en el noveno asalto continuase en la brega para primar la salud de su hombre a pesar de ir ganando en los puntos a su rival.

Pudo haber evitado también la decisión de Formento el árbitro de la pelea, pues Santana dio muestras de que no podía mantenerse en pie a pocos segundos de la conclusión del round. Sus pies iban desorientados después de una serie de golpes del chicharrero que le dejaron medio groggy y con algún que otro tropiezo hacia la lona.

Sonó la campana y Formento tuvo tiempo para comprobar el estado en el que se encontraba Gallito y decidir que era el momento de finalizar la afrenta. Los puntos le hubieran dado el cinturón a Santana en ese momento, pero la salud vale más que cualquier título. No le quedó otra que aceptar con deportividad la derrota y que Barreto se convirtiera así en el ganador.

Dominio de 'Gallito'

El combate comenzó con la máxima igualdad entre los contendientes. La grada del Recinto Ferial de Tenerife mostraba una gran expectación para ver una pelea que ya se había calentado en la previa de la disputa con ambos boxeadores apostando por su victoria por K.O.

La primera toma de contacto entre los boxeadores canarios sirvió para tantear la estrategia que llevarían a cabo en los 10 asaltos que tenían pactado para la pelea. La defensa imperó en el primer round con los dos guardando la distancia sin arriesgar.

Con la vuelta del campanazo, la tónica del combate continuó en la misma línea. La apuesta por la defensa entre los dos canarios iba a provocar que las miradas comenzaran a dirigirse hacia los jueces de la contienda, ya que la subjetividad por la primacía de la retaguardia va en función de cada criterio arbitral.

A partir del quinto asalto, Santana elevó un poco más su ritmo de puños. El púgil grancanario comenzó a conectar algunas derechas en la cabeza del chicharrero que empezaba a declinar la balanza de su lado.

No iba a entregar la cuchara tan fácilmente Barreto con la afición a su favor. A pesar de tener que estar aguantando las embestidas de Santana, aprovechaba algún resquicio en la ofensiva de Gallito para dejarle algún recado al grancanario.

En el sexto asalto dos cañonazos de Santana a la mandíbula de Barreto hizo que al tinerfeño se le escapara el protector de su boca. Bonita imagen que iba a dejar claro que el round se lo apuntaba el grancanario Nano.

En el octavo asalto se hicieron públicas las puntuaciones. En ese momento, a pesar de que las sensaciones eran de que Santana iba ganando con mayor holgura, solo le separaba un punto positivo sobre su rival. 66-67 para Gallito y Barreto sobreviviendo al vendaval grancanario.

Pero de repente todo se torció para Santana. Cuando mejor se encontraba, casi acariciando el cinturón rojigualda, comenzó a recular ante la presión de Barreto. Este le conectó varias veces mientras Gallito quería abrazarse para frenar los martillazos. Tambaleo, tropiezo y Formento dejó el título en Tenerife.

Compartir el artículo

stats