Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tradición contra modernidad

El bote 'Puerto de la Luz' protagoniza en aguas de la bahía capitalina un atractivo desafío frente a un barco de la clase 29er de vela ligera

Paula Barrio y Joel Hernández, tripulantes del 29er, en el Muelle Deportivo de Las Palmas de Gran Canaria.

Paula Barrio y Joel Hernández, tripulantes del 29er, en el Muelle Deportivo de Las Palmas de Gran Canaria. juan castro

Los desafíos han tenido un protagonismo importante en el mundo de la Vela Latina desde su nacimiento hace más cien años. En la década de los 60 del pasado siglo, esta modalidad volvía a tener relevancia con la confrontación entre barquillos, el conejero Isla Graciosa y botes, el grancanario Porteño.

Las pegas cuerpo a cuerpo, con el paso de los años, se recuperaban para el disfrute de los amantes del deporte vernáculo. Posteriormente se vivieron duelos entre el Pueblo Guanche y el Volcán de la Corona, el Villa de Agüimes y el Puerto de Arrecife, y el Poeta Tomás Morales ante el Volcán de la Corona y el Puerto de Arrecife.

Esta tradición se recupera mañana en la bahía de Las Palmas de Gran Canaria. Esta vez, el desafío lo protagonizan una embarcación de vela ligera, de la clase 29er, y el bote Puerto de La Luz. A partir de las 10.00 horas se celebra esta iniciativa que se enmarca dentro de los actos de celebración del 115º aniversario de la Vela Latina.

Frente a frente tradición contra modernidad. Se miden las prestaciones de un barco donde prima los artesanal ante un rival rápido donde los allá y tecnológicamente superior en su construcción. El casco de la clase 29er tendrá una pareja de tripulantes de lujo, Joel Hernández Peña y Paula Barrio García, dos regatistas que llevan navegando juntos desde hace cuatro meses.

Componentes del equipo de regatas del Real Club Náutico de Gran Canaria, en sus currículos deportivos figuran títulos nacionales e internacionales. Por su parte, defendiendo el honor del deporte vernáculo estará el Puerto de La Luz, con el patrón conejero Manri Rodríguez dirigiendo desde la caña a su tripulación.

Este desafío, como explica Joel Hernández, nace con la intención de ver cuál de las dos embarcaciones navega más rápido. "Nos llegó primero la invitación del bote 'San Cristóbal', pero finalmente lo haremos con el Puerto de La Luz, ya que también suelo navegar en él".

Paula Barrio explicaba las características del casco de la clase 29er. Este destaca sobre todo por ser "de última generación y muy ligero, ya que pesa tan solo 74 kilos. "Se trata de un barco planeador bastante rápido", señala.

Joel Hernández considera que las nuevas tecnología náuticas aplicadas a su embarcación, que la hacen muy rápida, pueden ser una ventaja para obtener la victoria, "pero el bote de Vela Latina cuenta con más superficie vélica y consigue más ángulo de navegación". Así pues, el atractivo de este desafío está en ver qué prima más, "la velocidad o el ángulo de navegación".

Paula Barrio, en concordancia con su compañero, afirma que la clave de la victoria radica en saber sacar provecho de la velocidad del casco de 29er: "Esa es la ventaja que tenemos ante nuestro rival, que nos supera en cuanto al ángulo de navegación.

Joel Hernández también resalta otro aspecto favorable a sus intereses: "El bote de Vela Latina, en este caso el Puerto de La Luz, es un barco más complicado de dirigir, más técnico, al que hay que trabajar mucho; no resulta tan sencillo de manejar con un barco de cuatro metros como por ejemplo el nuestro".

La prueba constará de tres mangas en las aguas de la capital grancanaria. La salida se dará en el desaparecido Muelle de Las Palmas para acabar cerca del Muelle Deportivo. La prueba se llevará a cabo con un recorrido solo en ceñida, ya que como adelanta el representante del casco de vela ligera "de navegar en otras circunstancias tendríamos ventaja, ya que el 29er al coger el viento de popa toma mucha velocidad, sobre 16 nudos, y creemos que no es justo".

Compartir el artículo

stats