Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El último chico de oro

Santi Aldama sigue la estela de Sergio Rodríguez (2004) y Abrines (2011), los MVP españoles en un Eurobasket sub18 - "Sería un orgullo jugar en el Granca", desliza

El último chico de oro fiba

El cielo está reservado para aquellos que están tocados por la varita de los dioses, y parece que Santi Aldama tiene los mimbres necesarios para convertirse en una estrella de la canasta. El último chico de oro del baloncesto nacional está forjado con gofio.

El grancanario, reciente MVP del Eurobasket sub 18 que conquistó con la selección española sigue la estela de los otros dos españoles que han conseguido la distinción, los ex NBA Sergio Rodríguez (2004) y Álex Abrines (2011), aunque tira de prudencia: "Son grandes jugadores y está claro que a mí me queda bastante por recorrer, pero si pudiera igualar sus carreras no estaría nada mal", arguye el ala-pívot del Canterbury horas después de aterrizar en Madrid y vivir un auténtico baño de masas.

Tanta atención como la que vive ahora por ser campeón continental y llevarse el trofeo al jugador más valioso con lo que demostrar a aquellos incrédulos de sus condiciones, tira para casa. "Desde Canarias siempre he sentido el cariño y la atención por mi juego. Para mí es un orgullo haber llevado el nombre de las Islas como del Canterbury por toda Europa", defiende Aldama.

Porque muchos ahora le empiezan a poner el listón comparativo con Pau Gasol, entre otros, a lo que el ala-pívot solo tiene palabras de idolatría. "Es en quien siempre he intentado parecerme, no solo en la cancha sino en cómo es como persona", explica.

Una humildad representativa por el mayor de los Gasol y que Aldama demuestra con igual moderación. "Ahora por el MVP no significa que sea mejor jugador que antes, ni me va a suponer una facilidad para mejorar en el futuro", añade el grancanario.

Porvenir que le espera en la Universidad de Loyola para continuar con sus estudios e integrarse en la NCAA para defender al equipo de Maryland y que Aldama argumenta como "la mejor opción" que ha podido tomar "tanto por lo académico como por lo deportivo".

Por lo que de momento se muestra centrado en su carrera universitaria, aunque no cierra la puerta a un posible futuro ligado al CB Gran Canaria en la ACB. "Es un gran club y siendo canario me haría especial jugar con ellos", desliza el hijo del mismo Santi Aldama que perteneció al Granca de 1995 a 1997.

Vinculación claretiana que se encauza con el otro grancanario que acudió al Europeo, Miguel Serrano, y a quien le agradeció la amistad que han forjado en este sueño de una semana de verano.

Compartir el artículo

stats