Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jorge Catalán

La montaña rusa de dos especialistas

Los grancanarios Jesús Suárez y Jorge Catalán, ex readaptador físico y exfisioterapeuta de la UD, trabajan juntos en el Spartak Moscú

La montaña rusa de dos especialistas

"El Spartak de Moscú es el club más importante de Rusia". Con la distancia geográfica y la diferencia horaria como principales factores añadidos, toman la palabra dos profesionales que dedican su actividad al indecorosamente denominado "entrenamiento invisible", los grancanarios Jesús Suárez, readaptador físico y Jorge Catalán, fisioterapeuta.

Ambos formaron parte del cuerpo ténico de la UD Las Palmas. Ahora juntan sus caminos en el Spartak de Moscú, todo un gigante del país más extenso del mundo que ahora "está reestructurándose", agrega Jesús Suárez, que ya había comprobado la competición del país con el Rostov, Rotor y Arsenal Tula

Sobre cuáles fueron sus principales motivaciones para incorporarse a un equipo con tanto cartel en el país cómo es el Spartak, ambos coinciden en resaltar un punto: la historia del club. Por si fuera poco, Jesús Suárez, reitera con firmeza que "es un equipo al que no le puedes decir que no a todos los niveles: económico, deportivo, estructural...", puntualiza.

Eso sí, Suárez agrega que "las instalaciones que tenemos para trabajar están bastante bien", aunque reconoce que "podrían estar mejor". "Contamos con una ciudad deportiva que alberga un total de cuatro campos de cespéd natural y uno de césped artíficial, zonas de agua y otras de fisioterapia y medicina para facilitar lo máximo posible la recuperación de los futbolistas, además de dos gimnasios ", subraya el readaptador físico.

Con todo esto, ahora esperan que toda su labor se vea reflejada en el terreno de juego. Y es que ahora depositan todas sus energías e ilusiones en la disputa de la tercera ronda de la fase previa para acceder a la fase de grupos de la UEFA Europa League, objetivo que consegurían si vencen, primeramente al FC Thun (Suiza). Además deberán superar con éxito otro encuentro de 'playoff' que la competición tiene establecido. Un camino complicado, ya que los errores no se perdonan.

En este punto, Jorge Catalán lo reconoce. "Afrontamos la eliminatoria sabiendo que no será fácil superarla, pero la mentalidad del equipo debe ser la de ganar porque para un club como este estar en Europa es un objetivo clarísimo", avisa Jorge Catalán con franqueza. Al mismo tiempo, se muestra rotundo, al sentenciar que "es una de las metas del año", sostiene.

Pero además de entrar en la Europa League también está muy presente la competición doméstica del país, la Premier Liga, de la cual valoran como principal atractivo el hecho de que se trata de una liga muy competida e igualada porque hay cinco o seis equipos (Spartak, Dinamo de Moscú, Lokomotiv, Krasnodar y Zenit de San Petersburgo son los que más repiten y califican como más punteros) que pueden competir por ganarla.

Por otro lado, Jesús Suárez tampoco titubea al afirmar, de forma muy sorprendente, que "no es un club fácil para trabajar" porque "cada año las expectativas son más altas y hay poca paciencia y mucha presión", cuenta.

Como consecuencia de ello, Suárez se atreve, en un ejercicio de sinceridad, a tildar al equipo ruso como "muy jóven y todavía inexperto en la categoria" porque "la mayoría de los jugadores que tenemos están entre los 20 y los 25 años" . Además están incorporándose al equipo "en estas últimas semanas", desvela nuevamente el readaptador físico galdense, que además de en Rusia tuvo una aventura en el Mamelodi Sundowns de Sudáfrica.

Mezcla de culturas

Sin embargo, donde nunca había estado era en una metropoli como Moscú, la gran capital de Rusia. Suárez reconoce, sin vacilar lo más mínimo, que lo que más le impactó es "la gran riqueza cultural que existe porque se ven culturas del Norte, del Sur, mongolas, árabes, chinas, etcétera. Es que es un páis muy grande".

Asimismo, Jorge Catalán se muestra rotundo al definir el carácter de la población moscovita como "cuadriculados de mente" y "frios, como el clima". Es precisamente eso, el buen tiempo de las Islas, aparte de estar con la familia, la condición que mayor añoranza les produce cuando miran a Canarias. "Es muy duro estar aquí, tan lejos", recalca Suárez.

Por su parte, Jorge Catalán pone el foco también en el potencial económico que ostenta el campeonato ruso en la actualidad. "Los sueldos son muy llamativos, digamos", relata el exfisioterapeuta amarillo con tono de asombro.

Sus respuestas a cuestiones más personales topan con un muro principal: el idioma. "La lengua es una barrera muy importante". Pero no solo en la adaptación al ritmo y estilo de vida de la capital rusa, sino también con el propior club porque como recuerda Jesús Suárez "el entrenador es ruso y muchas veces te tienen que estar traduciendo y demás".

De todos modos, Suárez admite, de manera muy distendida que ya va "escapando" con el ruso, aunque todavía le "tienen que hablar despacito porque si no todavía me quedo un poco en treinta y tres".

Sobre la cuestión de si están satisfechos o no con la decisión de haberse trasladado a Rusia para formar parte del proyecto deportivo en el que ahora se encuentran inmersos, ambos responden de manera afirmativa. Jesús Suárez resalta, con gran admiración por su compañero, que fue "un acierto traérmelo para acá porque es un gran profesional y me ha resuelto un móntón de problemas con el tema de las lesiones".

Por su parte, Jorge Catalán dice que la presencia de Suárez le "facilitó mucho las cosas". "Si no hubiera sido por él, el inicio aquí hubiese sido muy dificil para mí", confiesa de nuevo el fisioterapeuta.

No obstante, ambos protagonistas no ocultan su deseo de regresar a España y si pudiera ser a Canarias en un futuro no muy lejano. "Mis etapas aquí van por períodos porque las condiciones del país no tienen nada que ver ni con las de España ni con las del resto de Europa y ahora necesito descansar un poco" reflexiona. "No es mi idea continuar aquí a largo plazo", continua Jesús Suárez, un hombre que nunca ha dudado a la hora de hacer las maletas para seguir una trayectoria profesional que no deja de crecer.

Jorge Catalán, en su primera experiencia en el extranjero para poner sus manos al servicio de un club, se remite a la relación contractual que tiene con el gigante ruso. "Tengo otro año de contrato con el Spartak, así que cuando llegue junio no sé lo que haré", finaliza el fisioterapeuta.

Una aventura rusa en el Spartak que se ha hecho más completa juntos. Esa gran sintonía que mantienen ha fortalecido una gran relación. Ambos profesionales pasan gran parte de su tiempo libre juntos. Suárez y Catalán forman así un tándem perfecto en Moscú.

Su respeto y admiración es mutua y traspasa fronteras. Da igual donde estén. Constituyen un valioso ejemplo para demostrar la idoneidad del refranero español cuando enuncia que 'la unión hace la fuerza'.

Compartir el artículo

stats