Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El acento amarillo

Los claretianos Javi Beirán y Xavi Rabaseda tocan el cielo con la selección española Víctor García susurra a Scariolo las claves

La representación del Granca en la selección española, los jugadores Javi Beirán -centro- y Xavi Rabaseda -izquierda-, y el técnico Víctor García -asistente de Scariolo-, posan con el trofeo y sus medallas al cuello. feb

Xavi Rabaseda, Javi Beirán y Víctor García pusieron el color amarillo en el triunfo de España en el Mundial de China. Quizá no fueron la cara visible de la selección, pero como en toda familia son pilares en la sombra del éxito de la Roja. "Todavía no somos conscientes, no estamos lo suficientemente alegres", declaró Beirán a la cadena Cope tras colgarse la medalla de oro.

Ya avisaba Rabaseda antes del partido: "Cuando llegamos ninguno nos veíamos en la final". La primera vuelta de España no invitaba al optimismo. El escolta catalán y el alero madrileño disputaron minutos en la primera fase. El primer partido, ante Túnez, fue el que más minutos vio a los amarillos sobre el parque.

Beirán jugó ocho minutos contra los africanos, en los que acumuló tres rebotes y anotó un tiro de dos puntos. Fallaba su único intento de triple. Mientras, Rabaseda jugó diez minutos en los que ofreció dos asistencias. El catalán volvió a jugar cuatro minutos en el siguiente encuentro contra Puerto Rico. Erraba un triple y dio una asistencia.

En el último encuentro de la primera fase ante Irán tan solo jugó Beirán. Seis minutos en los que intentó dos triples sin éxito y anotó dos puntos. Además, cazó cuatro rebotes en los pocos instantes que estuvo en pista. Un papel secundario pero valioso para los jugadores del Granca. "Soy consciente de que no soy el mejor, ni el máximo anotador de mi equipo. Pero he trabajado mucho desde pequeño para estar aquí", explicó Rabaseda ayer.

Hubo que esperar hasta el cruce de cuartos con Polonia para volver a ver a los claretianos sobre el parqué, ya que Sergio Scariolo no les dio minutos ante Italia ni Serbia. Rabaseda disputó dos minutos ante los polacos, pero fue uno de los más expresivos del banquillo español. Beirán, por su parte, solo pudo jugar un minuto de los cuartos de final.

Además, el entrenador grancanario Víctor García ayudaba al seleccionador Scariolo a preparar los choques como asistente. "Hemos trabajado mucho para preparar los partidos", reconoce. De esta forma, en la sombra, los amarillos se convirtieron en piezas vitales de la selección nacional. "Empezamos muchos jugadores hace dos años. He podido mantenerme en este grupo, esta familia, para conquistar algo increíble", resaltó Beirán, que disputaba su primer torneo internacional con la selección absoluta.

La victoria en la final ha sido la guinda a una experiencia que no podrán olvidar jamás. "Hemos jugado un campeonato muy bueno. Conseguimos ganar y tenemos el oro colgado", señaló Beirán a la cadena Cope tras la victoria. Rabaseda reveló que no tenía esperanzas de estar en China. "Antes del verano no me veía en la concentración. Me llegó por sorpresa la llamada de Scariolo". El seleccionador los sacó a pista el último minuto de la final como premio. "Estoy que no me lo creo", reconoció el alero catalán luego.

Compartir el artículo

stats