La grancanaria Carla Suárez se abrió paso en el Abierto de Catar en Doha al derrotar a la china Shuai Zhang, 31 del mundo, por 7-5 y 6-0 y anotar su cuarta victoria consecutiva sobre la jugadora china.

La española, campeona de este torneo en 2016, temporada en la que alcanzó su mejor ránking con el sexto puesto del mundo (ahora es la 70), se enfrentará en segunda ronda, con otra ganadora del certamen, la checa Petra Kvitova, que se hizo con el título dos años después al derrotar en la final a Garbiñe Muguruza.

Kvitova acudió al partido de Carla para observar cómo se desenvolvía la jugadora canaria y desde las gradas tomó nota.

Carla, de 31 años, y en su última temporada en el circuito, utilizó su experiencia y la confianza que le dieron sus tres victorias anteriores frente a Zhang, ante la que no ha cedido un solo set en cuatro enfrentamientos para resolver el partido en 72 minutos.

El duelo fue un carrusel de roturas de servicio en el primer set, con siete en total. Carla sacó provecho de su seguridad en el duodécimo para cerrar el parcial en 46 minutos.

En el segundo set, el resto de la canaria hundió a Zhang, que cedió sus tres servicios consecutivos. Carla no concedió ni una sola vez y cerró el partido a la segunda oportunidad.

Carla tendrá ahora la oportunidad de volver a vencer a Kvitova en estas pistas, algo que ocurrió en los cuartos de final de 2015 (3-6, 6-0 y 6-3). Sus enfrentamientos reflejan un empate 6-6, con ganando el último en New Haven en 2018.