Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Automovilismo

El Rally de Santa Brígida abre una nueva era

Mañana arranca la cita con acceso controlado, uso de mascarillas y separación entre el público

El Rally de Santa Brígida abre una nueva era

El protocolo del asfalto. Un laboratorio llamado Villa de Santa Brígida. Dos metros de separación entre seguidores (dejando un perímetro de cuatro metros cuadrados), y el uso de mascarillas, junto a las zonas limitadas de aforo en curvas cronometradas, son parte de la nueva normativa de seguridad por el Covid-19. Seguridad al servicio de los aficionados para que disfruten de la 36ª edición del Rally Villa de Santa Brígida. La cita arranca a las 10.45 y finaliza a las 19.35 horas.

El aforo en los lugares más populares de los tramos cronometrados será controlado. En el caso del tramo La Atalaya-Valsequillo, la Higuera Canaria-La Atalaya (de 14,2 kilómetros) y la 'curva del chocolatero' es de 50 aficionados.

En el cruce de El Palmital se eleva a 125 seguidores. La curva del Mirador de Telde (87), Iglesia de San Roque (82), el tramo de Pino Santo y Santa Brígida (de 7 kilómetros), Casa de Sergio Marrero (28 espectadores), cruce de Pino Santo (23), paellas de Pino Santo (25) y La Cruz-La Caldera (6). En el resto del trazado, se debe respetar la distancia de los dos metros de seguridad.

La cita satauteña es el primer rally en celebrarse en España y Canarias, en formato de competición oficial, al ser puntuable para el Campeonato BP de Rallys de Las Palmas. De ahí la importancia de la colaboración del público, dado que de lo contrario, si no se respetan las separaciones, la organización del club CD DGJ Sport Team, suspende el evento de forma irrevocable.

Asimismo, lo han refrendado varios pilotos como es el caso de Luis Monzón y José Carlos Déniz, que se estrenan con el Citroën C3 R5. Los Hyundai i20 de Yeray Lemes y Toñi Ponce, así como el Citroën C3 R5 de la fémina Emma Falcón, también tomarán la drástica decisión de retirarse si no ven colaboración por parte de los fieles del motor.

David Espino, presidente del comité organizador, relata el esfuerzo logístico para implantar el protocolo del asfalto. "Por nuestra parte y los participantes, hemos puesto todo y más, pero para que esto salga bien. Pero insisto: los aficionados tendrán la última palabra. Confiamos en ellos, contamos con un público entusiasta y entendido. Es una reválida histórica para demostrar de qué pasta estamos hechos".

La jornada comienza con las verificaciones técnicas y administrativas en la calle del Ayuntamiento de Santa Brígida, en el horario comprendido entre las 7.00 y 10.00 horas de mañana. Se procederá a la toma de temperatura y hay zonas de espera debidamente indicadas.

A continuación, los participantes pasan por la rampa de salida y se dirigen a los tramos cronometrados a partir de las 10.45 horas. La zona de parque de asistencia estará delimitada y con cada equipo con las separaciones estipuladas.

Rutómetro

El Villa de Santa Brígida está cumpliendo con el protocolo sanitario propuesto por la Real Federación Española de Automovilismo al que se ha adaptado a pie de la letra. La caravana de seguridad tendrá a Manu Naranjo y su Peugeot 208 R2, como vehículo cero.

La lista de participantes la integran un total de 70 equipos en el apartado de velocidad y ocho en la modalidad de regularidad sport. Los tramos cronometrados presentan estos horarios: La Atalaya - Valsequillo (14,20 kilómetros a las 11.05 y 13.33 horas), Pino Santo (7 km a las 12.08 y 14.36 horas), Higuera Canaria - La Atalaya (7,70 km de 16.24 a 19.00 horas) y Santa Brígida (13,6 km y a las 16.52 horas).

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats