'Mingazo' en el estadio de La Frontera. Ciclón azulino. La UD San Fernando, dirigida por Mingo Oramas, aplastó a la SD Tenisca (0-4) en un soberbio ejercicio de determinación. Los sureños dan un paso más por jugar en Segunda B y se citan el sábado con la UD Tamaraceite en la gran final -el empate favorece a los de Oramas, con mejor posición en el Grupo Canario de Tercera-.

El choque estuvo marcado por el árbitro, que decretó tres penas máximas para el San Fernando. El Tenisca de José Juan Almeida comenzó el partido tratando de ganarse el respeto del rival, pero con el paso de los minutos, los grancanarios fueron imponiendo su ritmo y teniendo más profundidad en el juego. Este escenario se tradujo en diferentes acciones ofensivas (la primera sobre el 22').

Siguió insistiendo el San Fernando y al borde del descanso, el colegiado sanciona a los palmeros con penalti por un derribo incontestable. Quintero hizo el 0-1 para un pragmático 'Sanfer', igual que había ocurrido 24 horas antes en el pulso Tamaraceite-Marino.

Imprecisiones de bulto

Al Tenisca le valía el empate, ya que tenía mejor coeficiente, para llegar a la final. Con el resultado adverso, le obligaba a arriesgar. Sin embargo, a los tres minutos de la reanudación, un error del guardameta palmero Alejandro, que superó el área en una recepción del balón, le costó muy caro.

El lanzamiento preciso de Abraham, por encima de la barrera, una obra de arte, puso una renta kilométrica: 0-2. El enfrentamiento entró en una nueva fase, con más tensión y presión de los palmeros, circunstancia que les obligó a jugar de manera kamikaze. Todo o nada.

Llegó el cansancio. Calor extremo. Y despistes en la retaguardia. Por un bando y el otro. El 'Sanfer', reforzado, fue adueñándose de la situación hasta el punto ampliar su renta con dos penaltis sobre la bocina. En el primero, tras malograrlo Felipe, Eleder lo llevó a la red. El cuarto fue obra de Stephane. Bombardeo para reventar pronósticos.

El próximo sábado, en el mismo escenario, dos equipos grancanarios se disputan la plaza en Segunda B. Magnífico gesto de deportividad de la afición del SD Tenisca, mayoritaria en La Frontera, al aplaudir al 'Sanfer' en su regreso al vestuario tras superar la semifinal.

Se esperaba mucho más del Tenisca de Almeida, con jugadores de elevado nivel técnico como el Pirata Agoney. La desconexión de la zaga fue una lápida. En el día 'D' y la hora 'H', tras cuatro meses sin competir por el parón, faltó rigor defensivo. Por parte del conjunto de Oramas, un físico descomunal y atención que huelen a favoritos. Les vale la igualada ante el Támara. Campanazo y a un paso de la eternidad.