La Federación de Vela Latina Canaria, presidida por Bernardo Salom, decidió aplazar de manera indefinida la temporada 2020 ante el aumento de casos de la covid-19 en Las Palmas de Gran Canaria.

Este aplazamiento indefinido es una "señal de responsabilidad" y persigue "no ayudar en la propagación" del virus, destacó ayer en un comunicado la Territorial, cuya comisión se reunió durante la noche del lunes y acordó esta decisión "hasta que la situación sanitaria mejore".

"El aplazamiento obedece a la complicada situación sanitaria que sufre la capital grancanaria y ha sido consensuada con las autoridades públicas", asegura el ente federativo.

La comisión de la Federación de Vela Latina Canaria se seguirá reuniendo cada quince días para analizar la evolución del coronavirus en Gran Canaria y mantiene su intención de retomar la competición vernácula "cuando se den las circunstancias adecuadas para ello". Asimismo, el presidente de la Federación, Bernardo Salom, convocó para mañana una reunión telemática con los presidentes de los botes para dar más detalles del acuerdo adoptado.

Además, la Federación "ruega que entiendan" la decisión tomada en una temporada que ya estaba en juego. Todo con un llamamiento a la población, regatistas y aficionados a cumplir las normas.