Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balonmano | Entrevista

"Las risas y cervecitas con mis amigas fueron mis otras muletas"

Tras casi un año parada por culpa de una lesión de rodilla con su posterior recaída, Sayna Mbengue, pilar del Rocasa Gran Canaria, tiene el alta médica

Sayna Mbengue, jugadora del Rocasa Gran Canaria, durante esta pretemporada. LP/DLP

Por fin tiene el alta médica. ¿Cómo se siente?

Muy bien. Al principio, la vuelta fue complicada, un poco dolorida. Estoy con un nuevo tratamiento con factores de crecimiento y me siento mejor, con confianza. Son unos pinchazos y ya con el primero me ha ido muy bien. Me ecnuentro bastante mejor. El siguiente será antes de la Copa de la Reina y lo he notado. Los entrenamientos me están sentando bien. En lesiones de rodilla lo importante es la confianza y en ese sentido estoy muy contenta.

¿Se siente segura tras una recaída como la que sufrió en su rodilla?

Sí. Al principio se suponía que era una lesión leve, dentro de lo malo, lo mejor. Pero después de la recaída... Al final regresas, pero nerviosa, con más miedos, preocupada. Ahora que me veo entrenar, siento confianza. No la tengo al 100%, porque apenas llevo unas semanas después de un año parada. De aquí a un par de meses estaré al 100%. Ya llevo desde que empezó la temporada entrenando con el grupo y ahora con el alta puedo comenzar a competir. La necesitaba para jugar la Copa de Canarias y la de la Reina. No quería llegar a la Copa de la Reina sin haberme probado antes.

¿Ese es el plan?

Sí, probarme, coger confianza y ver cómo respondo. Después llegar a la Copa y ayudar dentro de lo posible.

Se supone que habrá Copa, ¿no?

Eso es lo que nosotros sabemos. Nos han enviado unos protocolos y los estamos cumpliendo.

¿Qué ha sido lo peor de este proceso?

La segunda recaída. Fue duro. Me veía en pista y de una lesión de menisco, que igual se solucionaba en un par de meses, pasas a verte un año parada.

¿En esos meses complicados quiénes fueron las otras muletas para no caer?

Diría que mis amigos y mi familia. Al final, dejas de entrenar, te toca gimnasio, siempre estás aparte... Pero cuando sales y te echas unas risas y unas cervecitas con tus amigas fueron como una medicina. Eso se convirtió en una muleta para mí. También las compañeras, que siempre han estado ahí, que te aconsejan, que te guían...

¿Cómo ve al nuevo Rocasa?

Creo que se ha acertado con los fichajes. Es pronto para hablar, pero se han incorporado muy rápido al equipo, se han metido en dinámica genial... Hasta Misuki, que es japonesa y ya se queda con todo. Ha aprendido muchísimo español y se entera de todo en los entrenamientos. También Iara, María Gomes... Todas. Personalemnte, creo que va a ayudar muchísimo.

¿Cómo fue el primer día de una japonesa en Las Remudas?

Llegó hasta con traductora, así que te puedes imaginar (Risas). Es una esponja, aprende rapidísimo. Ha sido muy fácil con ella.

Lo primero será conseguir la confianza. ¿Aspira a volver a la selección este curso?

Solo pienso en mantenerme, estar fuerte, coger rodaje y sentirme la jugadora que era. ¿La selección? Esas cosas se dan después.

Compartir el artículo

stats