Así es el amor en el fútbol. Firme y fuerte en buenas horas, y arrugado y llorón en los fracasos. El último partido de liga, que además fue con el Tenerife, hubo quien botaba porque la UD se había salvado; y quien todavía llora porque el suyo, se hundió. Esa es la sinfonía del amor en el fútbol del que ya tenemos en el atril nuevo e incógnito pentagrama liguero.

Con esa gaita nos vienen representando las dos cabeceras isleñas desde hace mas de 60 años. Así sigue y conviene que siga aunque sea bailando la raspa entre, "cantera para hacer patria" y ahorrar dinero, o "gastar dinero", para subir a primera.

Ahora toca cantera. El público lo acepta con aplausos y hasta el presidente lo dice. Nosotros también, pero....¿hasta cuando?. Pregunta que no tiene respuesta: "El fútbol no es cosa de fiar". Aunque, eso si, hay que apoyarlo porque nos reúne, entretiene, emociona y cabrea.

Mejor dedicación que esa no hay para poder escaquearse del trabajo habitual -quien lo tenga- . Además, gracias al futbol te puedes desfogar diciendo a futbolistas, entrenadores o al sacrificado árbitro, lo que no te atreves a decir a tu patrón ni a tu propia pareja por si acaso. Para mi después de tantos años no es camino nuevo. Escribí de la cantera cuando futbolistas de ayer y directivos de hoy, no eran mas que un ramillete de pollancos de pocos años atacando su proyecto, luchando por todo lo que unos consiguieron, y que luego otros perdieron ("perdimos"), Desde entonces sigue la dinámica de caer y levantarse agarrados al carro de los recuerdos, hazañas y sufrimientos que cada cual cuenta a su manera y beneficio.

Aquí por lo menos se ha mantenido el tipo. Con Juan Manuel vino la permanencia. Uno no sabe hasta cuando pero, ahí está.

Y ahora ¿cómo se sube o, al menos se mantiene? Eso es lo que se dispone a demostrar antes de que malas circunstancias le puedan arrollar. Vale la pena defenderlo. Ademas él y los jugadores tienen dinero garantizado para cobrar porque aumentan los abonos y aparte de lo que la afición paga hay, según baremos, hasta ayer oficiales, mayor apoyo gubernamental. Antes eran dos representaciones "plateadas" que apuntalar (la UD. y el CD.) ahora solo una. La otra descendió hasta el bronce.

Eso es lo que hace tradición y desarrolla afectos que mantener después de haber rodado por mil callejones buenos y malos.

Es lo que induce a llorar si la cosa va mal y cambian sus principios tradicionales .Como está sucediendo desde hace algún tiempo en algo que no representa solo a Canarias sino a España entera.

Si, la selección Española digo. En torno a la que creo que se van produciendo estúpidamente cambios impredecibles que además ni visten ni engordan . Cambio de bobo, a mi parecer.

Para mi que de pequeño esa selección venía siendo cosa sagrada como creo que lo era par todos los aficionados españoles, se me van escapando sentimientos por los recodos de la estupidez que me molestan.

Comenzó la duda con un seleccionador echao palante que hacía declaraciones en el sentido de mantener al margen el respeto a la bandera que enarbola.

Luego por culpa de otro seleccionador que se hacía el sordo o el ciego cuando algún componente de la selección, por no compartir los colores rojigualda que rematan las medias del futbolista, plegaba éstas para que no se viera la bandera nacional española. Y notaba cierta cobardía de la federación y del seleccionador que los elegía al permitir estas insultantes vejaciones a sentimientos de pueblos y comunidades de viejo patrimonio común desde el coronado al recogecolillas que para todos acaba siendo el premio , a cada uno en su esfera .

En otras ocasiones cuando un futbolista cumplía todo lo que hay que cumplir pero sin el sentimiento y respeto de que jugaba por todos y no solo por los intereses personales promovía la reducción de mis entusiasmos. Se que muchos somos así. Y creo que cuantos mas hay es mejor para todos.