Una gran cubierta de 7.600.000 kilos de acero y hormigón, el equivalente a 6.500 coches o 18 aviones del modelo Airbus, coronará el Palacio Multiusos de Gran Canaria, cuya obra comenzó ayer en Siete Palmas con cuatro meses de retraso respecto a la fecha inicial. El método de construcción elegido para esta cúspide, por separado y posterior izado, fue presentado por las empresas responsables del proyecto como la innovación que permitirá cumplir el plazo de 23 meses previsto para mantener la sede del Mundobasket.

Mientras los primeros operarios y excavadoras comenzaban el proceso de vallado y el movimiento de tierras, Lucas Bravo de Laguna, consejero de deportes del Cabildo grancanario declaró su satisfacción personal, "después de encontrar un expediente con bastantes dificultades y haberlo podido resolver con la comprensión y colaboración de las empresas implicadas". Sin embargo, aún queda por resolver la apelación, presentada ante la junta rectora, sobre la dirección de la obra, uno de los tres apartados sobre el que se desarrolló el concurso. "El recurso es del equipo de arquitectos que presentó un proyecto inicial -LLPS Arquitectos SLP- y que se quedó a medio punto de los adjudicatarios de manera provisional. Ahora estamos en el proceso de resolverlo, algo que pretendemos hacer por la vía administrativa en la primera quincena de septiembre", aseguró el consejero sobre un último escollo por el que Esther Mateos, arquitecto técnico del Instituto Insular de Deportes, ha asumido temporalmente las responsabilidades en la dirección de la construcción.

Innovación tecnológica.

"Esta obra presenta una novedad muy importante en cuanto al método constructivo que será el hecho de prefabricar una cubierta en una zona aledaña, al norte del estadio, al tiempo que se va construyendo la totalidad del pabellón para luego ascenderla y colocarla de una vez, multiplicando así la unión de trabajos conjuntos", explicó Roberto Salas, gerente de la Unión de empresas temporal (UTE), conformada por Comsa, Preconte, Sando y Satocan. Además, calculó que entre 200 y 250 personas trabajarán de manera continuada con picos incluso de 500 personas. "En las fases iniciales no está previsto el inicio de trabajos nocturnos, el plan de obra que planteamos con la innovación tecnológica no lo prevé, pero si vemos que hay retrasos se hará" concluyó Salas.