La Federación Aérea Internacional (FAI), a través de la Comisión Internacional de Vuelo Libre (CIVL), ha decidido hoy "dar por terminado" el XII Campeonato del Mundo de Parapente que desde el domingo se disputaba en Piedrahíta (Ávila).

La decisión se ha adoptado ante el "factor de riesgo" que supone la utilización del tipo de parapente Clase Open o Competition, pese a que estaba "homologado", y se produce tras la muerte esta semana de dos parapentistas en la provincia de Ávila.

El director del campeonato, José Luis Díaz, ha asegurado a EFE que "los criterios de seguridad no son respetados" en determinadas circunstancias.

Esta decisión ha sido adoptada dos días después de que el piloto argentino Francisco Vargas, de 50 años, y el chileno, Eitel von Muhlenbroc, de 44, perdieran la vida en sendos accidentes que tuvieron lugar con una diferencia inferior a dos horas.

Según un comunicado firmado tanto por Díaz como por el director técnico de la competición, Steve Ham, "tras sopesar detenidamente la información disponible", la Comisión ha decidido, con el "completo respaldo" del Comité Ejecutivo de la FAI, "suspender la certificación de los parapentes de la Clase Competition".

Los organizadores han concluido que "no es posible continuar con más mangas que cumplan la finalidad de los campeonatos mundial y continental".

No obstante, las dos mangas disputadas hasta el miércoles pasado "son válidas según el reglamento y, por lo tanto, suficientes para alcanzar los requisitos mínimos establecidos".

Esto supone que el XII Campeonato del Mundo de Parapente "se considera válido", de tal forma que mañana tendrá lugar la ceremonia de clausura y la entrega de premios en la Plaza del Ayuntamiento de Piedrahíta.

Díaz ha señalado que entre las conclusiones de la investigación iniciada a raíz de los dos accidentes mortales se ha determinado que "o bien las velas son demasiadas por grupo de pilotos", que son potenciales víctimas de un posible descontrol de la aeronave, o bien existe "un factor de riesgo incontrolable".

Por ello, se ha optado por dar por concluida esta competición a la que el pasado domingo llegaron 148 pilotos procedentes de 50 países, de los cuales el 98 por ciento empleaban ese tipo de velas.

Steve Ham ha anunciado que el equipo organizador está preparando una candidatura para que el primer Campeonato del Mundo FAI de Clase Serial se celebre en Piedrahíta el próximo año por estas mismas fechas, una idea que ha sido recibida "con agrado" por la CIVL.

Tras lo sucedido este año, el próximo deberán emplearse "normas de homologación comercial más bajas", para garantizar la seguridad de los pilotos.

La decisión de suspender el Mundial ha sido adoptada después de dos días en los que la competición ha sido paralizada en señal de duelo, mientras se analizaban las causas de los accidentes.

Precisamente esta tarde ha tenido lugar ante el Consistorio de Piedrahíta un homenaje del pueblo a los dos pilotos fallecidos, con la participación de medio millar de personas.