Es el secreto del estratega de oro. Los pilares del santo grial amarillo. La zaga de la UD Las Palmas conforma la arista más segura de un bloque que mañana busca dar carpetazo al descenso frente al Girona -en la 33ª jornada en Montilivi y desde las 16.00 horas-. Una línea que desprende veteranía y destreza.

La defensa tipo de Juan Manuel Rodríguez, que ha repetido en las últimas cuatro jornadas y solo ha recibido un tanto -contra el Elche-, es una ecuación de sobriedad. Mariano Barbosa ya duerme plácidamente en su portería. Está cubierto con una muralla de acero.

Los cuatro defensores suman 116 años. Pignol (34), que será baja en Gerona por sanción federativa, David García (29), Matías Lequi (29) y Ruymán (24) definen la primera opción. Han disputado las cuatro últimas jornadas que han supuesto 12 puntos para el zurrón amarillo. Mañana, aparecerá una de las dos que maneja el técnico. Aythami Álvarez, que tiene 22 años, o Samuel San José (27), y que no ha debutado desde que se inició la tercera era de Juan Manuel Rodríguez en la UD.

Aythami tiene más opciones que Samuel para suplir la ausencia de Pignol frente al cuadro catalán. La media de goles encajados, en las últimas cuatro jornadas, está fuera del alcance de los colosos de la competición.

Cabe reseñar que el Rayo Vallecano, líder de la competición, ha encajado cuatro dianas desde la 29ª jornada. Tres más que la zaga de la UD Las Palmas. Por su parte, el Real Betis, segundo clasificado, ha recibido en el citado baremo dos goles.

El Celta de Vigo, otra de las formaciones que marcan el paso en la categoría -ocupa la tercera plaza- ha encajado seis goles en las últimas cuatro jornadas. Barça B, cuarto clasificado, y Granada, quinto, igualan con cuatro tantos en contra. Elche, la formación menos batida de la competición y que figura en la sexta plaza, contabiliza los goles recibidos también en cuatro.

Presión y equilibrio

El punto de inflexión, que puso fin a una trayectoria dantesca que elevó la cifra del pánico a 58 goles encajados, se inició tras la goleada (4-1) del Real Betis en el Benito Villamarín.

Además, la última derrota en la era Juan Manuel Rodríguez se cobró una víctima: Lequi veía la roja y causaba baja en el choque con el Valladolid.

Ante la formación pucelana, Juan Manuel alineó a Aythami Álvarez, David García, Pignol y Ruymán como muralla de fuego. La UD dejaba a cero su portería por primera vez en esta temporada en el recinto de Siete Palmas. Fue un paso de gigantes.

Frente al Albacete Balompié llegó el segundo milagro. La UD, ya con Lequi en el eje central, volvía a dejar su portería a cero y silenciaba el Carlos Belmonte. Solo un despiste provocó una última ocasión para el cuadro manchego que acabó por encima del travesaño de Barbosa.

La visita de la Ponferradina era otra prueba de fuego. Pero la zaga de acero cumplió con nota. Mariano Barbosa fue un turista de primera clase. Y llegaba el Elche, con un arsenal de vértigo, y solo un tanto de Pelegrín acababa con la dictadura amarilla. Tras 360 minutos de imbatibilidad, Barbosa encajaba un gol.

Plan b

De cara al choque de mañana con el Girona de Roberto Santamaría, Juan Manuel Rodríguez planea pasar al segundo plan. Cubrir la ausencia de Pignol es su única obsesión. Cuenta con Aythami Álvarez, canterano dotado de una polivalencia notable, y del central Samuel San José. El último partido del defensa cántabro fue contra el Alcorcón en Santo Domingo -Paco Jémez era el técnico amarillo-. Mañana puede llegar su estreno de amarillo bajo el nuevo régimen del técnico capitalino. La zaga de acero cambia de registro.