Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aniversario con el freno puesto

El histórico Rally Villa de Teror debía haber disputado este fin de semana su edición número 40, pero la pandemia ha impedido la celebración de tan importante efeméride

Aniversario con el freno puesto

Aniversario con el freno puesto

El coronavirus que ha paralizado el mundo entero ha puesto un punto y aparte a la que debería ser la 40ª edición del evento automovilístico más importante de la Villa Mariana y sus fiestas: el Rally Villa de Teror.

El 19 de septiembre de 1981 las Fiestas del Pino culminaban con la primera edición de un acto que ya de antemano se aseguraba de gran afluencia, aunque quizá sus organizadores no calibraran entonces el impacto que aquello que celebraban iba a tener con el paso de los años en el panorama deportivo no sólo en el ámbito del archipiélago canario sino en el de toda la comunidad automovilística internacional.

Alonso Prieto, desde su papel de destacado cronista y periodista de todo aquello que sucedía, reseñaba que el programa de la temporada 1981 en Teror estaba formado por la organización del propio Rallye Villa de Teror, además de la Subida del Zumacal y el ya tradicional e imprescindible Slalom del Pino, única prueba que pervivía en la provincia sobre firme de tierra.

La celebración de aquel I Rally fue señalada para el sábado día 19 y se presentó con un recortado itinerario de 210 kilómetrops con siete tramos cronometrados, de los que son distintos solamente cuatro, representaban un aliciente para una mayoría de equipos que además tendría en este rally una adecuada piedra de toque par a preparar las máquinas de cara a El Corte Inglés, con la ventaja adicional de que los cuatro tramos del Villa de Teror se encontraban en la prueba posterior.

Unas rutas que interesaron muchísimo y colocaron a miles de aficionados en Los Castillos, Los Chorros, Valleseco, Lanzarote, Cueva Corcho, Las Lagunetas, Los Llanos de La Pez, Ayacata o Tejeda, en un extraordinario recorrido que fue a la vez deportivo y de promoción de los bellos parajes por donde discurría. Iniciado a las tres de la tarde, los coches comenzarán a llegar a meta a partir de las nueve de la noche, en medio de una expectación increíble.

Los ilusionados organizadores pudieron comprobar el éxito de la convocatoria que trajo a Teror desde Carlos Alonso Lamberti a Medardo Pérez pasando por Juan Antonio Rodríguez, Toñi Ponce, y tantos que dieron tintes de una modernidad buscada a los eventos del Pino.

Se vio asimismo a muchas mujeres, algo que ha permanecido a lo largo de estos años y que tuvo sus abanderadas a Mª del Pino Peña y a Mª del Carmen Prieto en representación de Drago-Winston.

Aniversario con el freno puesto

Aterura fue representada por un magnífico plantel que formaron Claudio Reyes, Norberto Pérez, Cándido González, Santiago Rodríguez, Antonio Domínguez, Antonio y José Luis Ferreres, Manuel Falcón, Abel Déniz, Miguel Troya, José Falcón Cardona, Altagracia Rubio, Juan Carlos Padrón, Mª del Pino Monzón, Antonio Silva, José Martín, Floro Morales y Pedro Sarmiento Déniz, iniciando un germen que fructificó con muchísima fuerza en los años siguientes.

El I Rally Villa de Teror lo ganó con un pueblo completamente satisfecho y entusiasmado, la pareja formada por Carlos Alonso-Lamberti y José Manuel Sarmiento a bordo de su Opel Kadett GT/E, pero tal como afirmó la propia Escudería lo más destacado de aquel primer Rally fueron “las personas que han formado parte de nuestra entidad y, desde una perspectiva general, destacamos los valores que siempre han caracterizado a nuestro grupo: unidad, amistad, compañerismo, voluntariado, solidaridad y espíritu de superación; que han constituido la base para el eficaz funcionamiento del equipo y la formación de sus valores deportivos”.

Tras la primera presidencia de Simón Dávila y la segunda de Carlos Mayor; el 9 de julio de 1988 la escudería celebró elecciones para la constitución de su junta directiva que pasó a presidir Luis Déniz Domínguez. Emiliano Arencibia, Pedro Vallejo, Octavio Alfonso, Evaristo Yánez, Francisco Sánchez, Manuel Rodríguez, Santiago Sánchez, Sergio Arencibia, José Miguel González, Manuel Arencibia, Juan Carlos Benítez, Antonio Peña y Julio Rodríguez dieron el paso gigantesco de atreverse, la historia les ha reconocido la importancia de su atrevimiento.

A inicios de este verano de 2020, la Escudería informada por el alcalde de Teror de la decisión alcanzada con respecto a la suspensión de los actos de masiva afluencia adoptó el acuerdo de suspender el Rally en la espera de que “la edición en el año 2021 resultara atractiva y competitiva para todos”.

Aterura es un lujo para la Villa de Teror y sus realizaciones a lo largo de 40 años han ido desde charlas, constitución de equipos de voleibol y baloncesto, permanente y desinteresada promoción de la Villa de Teror a lo largo de todo el mundo y todo ello debe hacer que Teror celebre el próximo año, si estamos fuera de la influencia de esta nefasta epidemia los 40 años del Rally con toda la distinción y relevancia que merece.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats