Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El astro que no alumbró el Insular

Maradona firmó una discreta actuación la única vez que visitó la Isla, el día en que el Barcelona eliminó a la UD, entonces en Segunda, en las semifinales de Copa, en 1984

El astro que no alumbró el Insular

El astro que no alumbró el Insular

La afición grancanaria solo vio en directo algunos destellos de uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, para muchos el más grande. Diego Armando Maradona únicamente disputó un encuentro en la Isla. El astro argentino, fallecido ayer, firmó una discreta actuación individual en el partido de vuelta de las semifinales de la Copa del Rey de la temporada 1983-84, una eliminatoria que aún se mantiene viva en la retina de los aficionados amarillos.

Su equipo, que en aquella campaña militaba en Segunda División, se erigió en una de las grandes sensaciones del torneo copero. Y se quedó a un paso de la gloria tras caer en la tanda de penaltis de la vuelta de semifinales frente al Barcelona, que acabaría clasificándose para la aquella histórica final contra el Athletic Club de Bilbao, en un partido que siempre será recordado por los incidentes a la conclusión del choque entre los jugadores, desencadenados precisamente por El Pelusa.

“Fue una bonita experiencia el poder marcar a uno de los mejores jugadores del mundo”

Félix Marrero - Exjugador de la UD

decoration

La UD, con Héctor Núnez en el banquillo, había caído en el choque de ida en Camp Nou por 2-1, un duelo donde no actuaba el astro argentino. Sin él, el Barça se imponía con los goles de José Ramón Alexanco y Paco Clos, mientras que el tanto de Luiso Saavedra dejaba viva la eliminatoria.

Aquel Barcelona de César Luis Menotti llegaba acuciado al partido de vuelta en el Estadio Insular. La Copa del Rey era el torneo al que agarrarse para salvar un temporada irregular. Recuperaron a Diego Armando Maradona, con problemas físicos, para el duelo en el recinto de Ciudad Jardín, y quizás eso se notó en su rendimiento.

La UD, en ese duelo definitivo, tuvo durante bastantes minutos contra las cuerdas a su rival. El tanto de Koke Contreras de falta directa en el minuto 59 igualaba la eliminatoria.

Si en aquellos tiempos hubiesen regido la reglas actuales de la competición copera, donde el gol como visitante tiene valor doble en caso de empate, Las Palmas habría alcanzado la final. Los amarillos gozaron de opciones claras de gol para tumbar al todopoderoso Barça, pero la suerte nos les sonrió. Tampoco en los penaltis.

“En el partido de Copa me dio un manotazo y me dijo ‘Pepe disculpa te confundí con el feo -por Félix-”

Pepe Juan - Exjugador de la UD

decoration

Pichi Alonso inauguró la cuenta azulgrana desde el punto fatídico. Pepe Juan hacía los propio para la UD. Luego le tocó el turno a Maradona, que batía a Manolo López. Uno de los especialista locales, Koke Contreras, erraba su lanzamiento. La igualdad volvía a la tanda después de que Alesanko errara. Julio Durán ponía el 2-2, y Tente Sánchez adelantaba al Barcelona. Félix Marrero desperdició su oportunidad para que Esteban sentenciara (4-2).

Manolo López, Sergio, Félix, Gerardo Sánchez, Felipe, Julio Durán, Mayé, Benito, Saavedra, Maschiarelli y Koke Contreras. Esa fue la alineación que presentó la UD, entrando en los cambios Pepe Juan Suárez y Javier Campos.

Algunos de los protagonistas de aquel memorable duelo todavía recuerdan la fecha aciaga: 18 de abril de 1984. Entre ellos, Félix Marrero, encargado de defender al Pelusa tras el cambio de Gerardo Sánchez. El pundonoroso centrocampista cumplió perfectamente el papel de secante del argentino, que terminaría desquiciado con su marcaje. El grancanario no pudo culminar su gran noche porque malogró el penalti que tiró.

“El partido de los argentinos cuando jugué contra él en un Tenerife-Sevilla, parecía una final del Mundial ”

Manolo López - Exportero de la UD

decoration

“Fue bonito poder marcar a Maradona. Ya tenía experiencia de encargarme de futbolistas de gran talento, como Johan Cruyff. La pena es que no supimos aprovechar las ocasiones claras que tuvimos para ganar sin llegar a los penaltis. Recuerdo una de Koke en el último minuto en la que Urruti -portero del FC Barcelona- cayó sobre el balón. Los tuvimos ahí”.

“Recuerdo una jugada en la que le tapé la salida del regate dos veces, cuando se iba por otro lado se encontró con Pepe Juan y le dio un manotazo en la cara. ‘Perdona Pepe, pero el negro este me tiene loco a patadas’, le dijo”, relata Félix, quien no duda en señalar a Maradona como “el mejor jugador de la historia”.

El propio Pepe Juan Suárez ratifica lo relatado por su compañero: “Yo tenía cierta confianza con él a través de Juanito, el del Real Madrid. En una jugada me dio un manotazo que me rompió toda la boca. Viene y me dice, ‘Pepe, te confundí con el feo’. Luego, en los penaltis, cuando me tocó tirar el primero nuestro me dijo ‘Pepe fállalo, que si no me van a matar’, porque el Barça esa temporada no iba bien y si caían eliminados contra un Segunda División se montaba. Pero marqué mi penalti y me dice ‘Pepe no me haces caso’”, relata el exjugador de la UD.

“Jugar contra un equipo grande te impresionaba, y si en sus filas tenía al mejor del mundo, todavía más”

Luiso Saavedra - Exjugador de la UD

decoration

Manolo López, guardameta de aquella UD, también rememora la vuelta de aquella semifinal contra el Barça en el Insular. “Se va uno de los grandes, que estaba tocado por la varita mágica. Era un superdotado, de los futbolistas que más me han impresionado durante mi carrera”, cuenta el ahora director general de Deportes del Gobiernos de Canarias.

El gato de Arucas, además, tuvo el premio de llevarse la camiseta de Maradona al final del partido, la cual cedió luego a la casa comercial que le surtía de guantes. También recuerda la vez que se medía al astro argentino con el Tenerife en el Heliodoro cuando este militaba en el Sevilla, con Carlos Bilardo de entrenador sevillista y Jorge Valdano de técnico blanquiazul, dos filosofías futbolísticas antagónicas cien por cien. “Aquello parecía una final de la Copa del Mundo. En los dos equipos había muchos argentinos, y la semana fue calentita. De hecho, se montó y Maradona fue expulsado ese día”.

‘Hat trick’ en el Camp Nou

Además, Manolo López también era el portero amarillo en el primer de los dos duelos que Maradona jugó contra Las Palmas durante su etapa en España. Este se produjo en el Camp Nou, correspondiente al campeonato liguero 1982-83, campaña en que Las Palmas acababa dejando la Primera División. Dirigido por el ya fallecido José Manuel León, el conjunto grancanario caía por un escandaloso 7-2. En su primera vez contra la UD, el astro argentino conseguía un triplete.

También fue testigo ese día de la exhibición del Barcelona Pepe Juan, que recuerda que “nuestros jugadores se hacían fotos con él”. En esa temporada, en el choque de la primera vuelta, El Pelusa no había podido visitar el Estadio Insular porque justo antes se le había diagnosticado aquella famosa hepatitis, que en los mentideros culés se decía que era un diagnóstico falso que enmascaraba una enfermedad venérea.

Otro protagonista directo de los dos encuentros que Maradona jugó contra Las Palmas es Luiso Saavedra, que con su gol en la ida de la semifinal de la Copa del Rey en el feudo blaugrana permitió a los grancanarios albergar esperanzas de eliminar al Barcelona en la vuelta, en el Estadio Insular, circunstancia que estuvo muy cerca de producirse.

El excentrocampista de la UD declara que la experiencia de enfrentarse a un astro del fútbol mundial como Maradona “me impresionó”. “Ya de por sí enfrentarte a uno de los equipos grandes siempre te causa impresión, y si encima tienen al mejor del mundo en su plantilla, todavía más”.

Recuerda que el argentino era un hombre “de prontos sobre el césped”, pero que luego era una persona cordial. “En ese partido de la Copa del Rey en el Insular, le hice una entrada dura a Marcos y él vino para encararse conmigo, pero luego se disculpó”.

Saavedra, que cuenta que un día se quedó extrañado positivamente al recibir en su casa una postal navideña de parte de Maradona como el resto de la plantilla amarilla, define al astro argentino como “un futbolista curioso”. “Era bajito pero fuerte, muy explosivo. Llevaba el balón cosido al pie, no había forma de quitárselo, parecía que la pelota era una articulación más de su cuerpo”, relata el ex de la UD, que aunque muestra sus preferencias por Cruyff, reconoce que El Pelusa es uno de los más grandes.El periodista canario Antonio Lemus, jefe de Deportes y subdirector de La Provincia, entrevistó a Diego Armando Maradona en Buenos Aires antes de la celebración de la Copa del Mundo de España en 1982. En la foto, Maradona y Lemus, se saludan. |

Compartir el artículo

stats