El SPAR Gran Canaria cedió en su visita a tierras vascas al verse superado frente al Lointek Gernika Biskaia (78-64). El conjunto amarilo dejó una grata imagen en el primer cuarto, pero la desconexión del segundo periodo condenaba a las visitante el resto de la contienda. Sika Kone, con 16 puntos, fue la máxima artillera del conjunto grancanario.

Un parcial inicial 8-0 puso el encuentro de cara al Gernika Biskaia. A continuación, Sparkle Taylor, Sika Kone y Kai James metieron al Spar en el cuarto (8-6). A continuación, en el intercambio de golpes, y ya superados los primeros cinco minutos, Djeneba Ndiaye, con un triple, puso las tablas (12-12). Sika Kone y Sparkle Taylor, con una última canasta, permitieron al equipo de José Carlos Ramos concluir el primer cuarto por delante en el electrónico (21-23).

El SPAR venía imponiendo un gran juego sobre el parqué, y a las vizcaínas les costaba superar el buen planteamiento de partido de las amarillas. La igualdad en el cuarto se mantuvo hasta que las vascas encadenaron un parcial de nueve puntos (38-29), que obligó al técnico José Carlos Ramos a detener el juego.

La pausa no tuvo la reacción esperada y Belén Arrojo llevó las diferencias más allá de los diez puntos (44-33). Además, un desacertado Spar en ataque vio como la mallorquina Nogaye Lo dio una amplia ventaja al descanso a las vizcaínas (49-35).

Tras el intermedio, fue Ángela Bjorklund quien tomó el testigo en el ataque vasco, mientras que Aline Hartmann hizo lo propio en el bando amarillo (54-41). A continuación, un triple de Marta Hermida dio esperanzas al equipo de José Carlos Ramos (54-44).

Sin embargo, el Gernika se repuso, trabajando de menos a más, para volver a abrir brecha en el partido, yéndose al último cuarto con una amplia diferencia, gracias a la buena actuación de Paula Ginzo (67-50).

Ventaja de 20 de las locales

En el cuarto periodo, el SPAR saltó al parqué con el propósito de maquillar el resultado, pero lo que se encontró fue con un equipo vizcaíno que llevó la ventaja más allá de los dobles dígitos (70-50). A renglón seguido, la igualdad fue la tónica, y Sika Kone tomó la responsabilidad en la parcela ofensiva de las amarillas (75-60). Djeneba Ndiaye se encargó de establecer el definitivo 78-64.