Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol | LaLiga Santander

Yeremy Pino: “Si hay sacrificio, la edad no importa para jugar a esto”

“Unai Emery es transparente. Te dice lo que piensa y trabaja sobre lo que tienes que mejorar”, asegura el futbolista grancanario del Villarreal C.F.

Yeremy Pino con la camiseta del Villarreal C.F.

Yeremy Pino con la camiseta del Villarreal C.F. Villarreal C.F.

Con 18 años es junto a Pedri González la máxima referencia de la nueva hornada del fútbol canario, pero también nacional. Acumula ya cuatro goles esta temporada con el Villarreal y su nombre empieza a ser un fijo en las alineaciones de Emery. Ojo con él.

Vaya manera de arrancar el año con otro gol más en su cuenta. ¿Cómo está viviendo este inicio de 2021?

Muy ilusionado. Al final esto no se lo espera cualquier jugador de 18 años, además en un gran club como el Villarreal. En 2021 espero seguir teniendo oportunidades, dar lo mejor de mí al club, al entrenador y a los que confían y confiaron en mí. Espero que sean muchos partidos igual que este durante 2021, 2022, 2023 y 2024.

Porque renovó hace solo unas semanas...

Sí, hace nada, Muy contento por la confianza que tienen aquí en mí.

¿Cómo ha vivido esta irrupción? Porque una cosa es debutar y otra ser importante, tener muchos minutos, ser titular.

La verdad es que no me lo esperaba. El ‘míster’ me hace debutar ante el Sivasspor en Europa League. Intenté hacerlo lo mejor que pude y me siguió dando oportunidades. No sé qué pasó, pero fue así. Al final vas con tantas ganas, tanta ilusión, que te creces porque las cosas encima salían bien. El ‘míster’ y el club creen mucho en la cantera y eso se nota. No solo estoy yo en la dinámica del primer equipo, están Fer Niño, Baena, Carlo Adriano... Confían mucho en nosotros.

¿Dónde andaba cuando se entera de que te van a llamar?

En mi casa, por la noche. Había parón de selección y me llamaron para decirme que iba a entrenar con el primer equipo. Esa semana jugábamos contra el Valencia y me convocaron. No tuve minutos, pero solo la experiencia fue brutal. Estar en el banquillo, viendo el partido a pie de césped, acompañado de jugadores de élite... Después repetí contra el Sivasspor. El partido estaba controlado y creía que igual era mi oportunidad. Y así pasó, entrar y dar lo que mejor tenía guardado.

Le llamó Unai y ¿qué le dijo?

Bueno, fueron los delegados, en realidad. Después sí me cogió Unai. El ‘míster’ siempre me ha dado mucha confianza. Y lo que me dice siempre: “Yeremy, tú encara, encara. Tú encara. Coges el balón y encaras”. Hace poco estuve jugando menos. Me precipitaba, estaba acelerado. No estaba en un buen momento. Ahí me gestionó esa presión, creo. Vengo de jugar un par de partidos de titular en LaLiga y agradezco mucho la confianza.

¿Cómo es en el trato diario Unai Emery? ¿Cómo se maneja en las distancias cortas?

Es transparente. Siempre te dice lo que piensa. Trabaja mucho sobre lo que tienes que mejorar. Por ejemplo, te pone vídeos habitualmente, se sienta contigo, cómo tienes que hacer las cosas, cómo mejorar... Eso demuestra que quiere sacar lo mejor de ti, tu mejor rendimiento. El grupo está muy unido y cree mucho en él. Por eso se demuestra después en el campo y así vamos: cuartos en LaLiga y con ganas de seguir.

Hay que ver cómo le han cambiado las cosas. Hace poco más de un año se quedó fuera del Mundial por un balonazo de Pedri en el ojo. Ahora los dos están en Primera División. Supongo que le habrá dado un montón de vueltas.

¡Buffff, imagínate! Le he dado tantas vueltas como para quedarme con esto: el día que debute en Primera División el 25 de octubre. Justo el 26 de octubre de 2019 tendría que haber estado jugando el primer partido del Mundial en Brasil. Y mira, un año después estaba debutando en Primera con el Villarreal. Pensé que me había perdido mucho con aquello, y así es porque jugar un Mundial es algo único, pero todo pasa por algo. Estuve cegado con perdérmelo, pero mira, ni tan mal [Se ríe].

Eres del 2002 como Pedri, Ansu Fati, Javi López. Bryan Gil de un año antes. Fer Niño o Ferran Torres son del 2000. Están demostrando que los buenos valen, independientemente de la edad.

Al final, un entrenador cuando apuesta por ti es porque confían. Nosotros tenemos que intentar dar lo mejor, correr más que el resto, entregarnos al máximo. La calidad está o no, pero el trabajo diario es imprescindible. Si encima estás bien rodeado, como me pasa a mí, todo es más fácil. A Pedri le acompaña Messi. Bryan y Fer ya llevan más tiempo que yo. Yo intento aprender cada día. Con trabajo y entrega se pone ese plus. La edad no importa para jugar a esto.

En Villarreal tiene unos compañeros de mucho talento. ¿Qué le transmiten?

Mucho, muchos consejos y experiencia. Los que más Iborra y Pau Torres, desde el principio. Sobre todo Iborra, que es una persona de diez. Estamos muy fastidiados por su lesión. Pero por lo general, todos se han portado superbien conmigo. Todos, jóvenes y veteranos. Estoy muy contento por eso. También por el trato que te dan dentro del campo. Al final, cuando se la das a un niño de 18 años, te lo piensas un poco, pero confían siempre. Cuando te llega un pase de Parejo, tienes que hacerlo mejor, si no a la próxima igual no te llega [Se ríe].

¿Un consejo que le hayan dado que lo tenga siempre presente?

Pues mira, cuando marqué contra el Athletic subí el gol a las redes sociales, lo típico. Iborra me envió un mensaje. Me felicitó, pero a la vez me hizo ver que no he hecho nada, que esto solo acaba de empezar, que no aflojara, que no bajara los brazos... Que ese mensaje me llegara del capitán, me hizo entender lo mucho que está encima de mí, el apoyo y confianza que tengo de él. A muchos jóvenes se les va la cabeza cuando llegan a un nivel así, pero tengo a estos compañeros alrededor que te guían.

El gol del Athletic le dio un punto a su equipo. El primero contra el Qarabag en Europa League inició la remontada. ¿Fue su punto de inflexión?

No sé, ni yo me lo esperaba. Fue un gol muy bonito, muy rápido de ejecución. Los que venimos de atrás queremos demostrar, queremos seguir aquí, que cuenten con nosotros, con estos compañeros que te hacen ser mejor.

Lo que queda claro es que no se equivocó yendo al Villarreal...

Sin duda. La mejor opción la cogí. Todos los años he estado en una categoría por encima. Nunca me han puesto pegas. Hubo un momento en el que casi salgo, pero finalmente menos mal que no se dio porque este lugar ha cambiado mi vida.

¿Quién le hace tener los pies en el suelo?

Mi familia. Siempre están ahí para los momentos buenos y los malos. Y los muy buenos como ahora, me lo recuerdan: no has hecho nada. Si sigo así, con esta mentalidad, con esta actitud, estoy seguro que puedo hacer cosas muy bonitas.

¿El sueño para 2021 cuál es?

Clasificarnos para la Champions y el año siguiente poder jugarla, que es la competición donde he visto a Cristiano, que es mi ídolo. Ese es el sueño.

Compartir el artículo

stats