Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Final de la Supercopa

Sin Pedri llegó el desastre

El tinerfeño, gris y retirado dos minutos antes del gol de Villalibre, se suma a Silva, Sandro y Gerardo como subcampeón canario de la cita

Pedro González López ‘Pedri’, ayer, en La Cartuja, en la final de la Supercopa.

Pedro González López ‘Pedri’, ayer, en La Cartuja, en la final de la Supercopa.

Dos chispazos, la final del tedio, una prórroga y el llanto del infante. Sin el exjugador de la UD llegó el desastre. La montaña rusa de la Supercopa del vacío. Pedro González López ‘Pedri’ (Tegueste, 2002) se quedó a dos minutos para estrenar su palmarés como futbolista profesional del FC Barcelona. Fue retirado en el 88’, para dar entrada a Pjanic, y 120 segundos después llegó el tanto de Villalibre -era el 2-2 y que forzaba la prórroga-, que terminó trompeta en mano en el círculo central de La Cartuja. La sinfonía del desaliento, la primera gran lección para Pedri, que quedó petrificado en la tribuna de suplentes.

Con este varapalo histórico, ilustrado de forma maestra por la roja de la impotencia de Messi por agredir a Villalibre, el tinerfeño se suma a David Silva (Valencia, 2008), Sandro Ramírez (Barcelona, 2015) y Gerardo Miranda (Barcelona, 1985), la lista negra de los canarios que tuvieron que contentarse con la plata.

Se mantienen en el olimpo de este torneo, los grancanarios Manuel Pablo (Deportivo, 2000) y Juan Carlos Valerón (Deportivo, 2002), así como los tinerfeños Pedro Rodríguez ‘Pedrito’ (Barcelona, 2009, 2010, 2011 y 2013) y Jefrén Suárez (2009). Como nota curiosa, el delantero argentino y ex de la UD, José Óscar Turu Flores acompañó al lateral de Bañaderos en la gloria del 2000.

En la final del desconcierto, el tono plomizo silenció la mística del infante, que pasó de puntillas. Griezmann abrió la cuenta y en el primer tiro: 1-0. Equilibró la contienda De Marcos, en un error garrafal de Alba. Segundo del galo y Pedri se fue a la grada. Cuando se mascaba la celebración, el trompetista Villalibre e Iñaki Williams -con un testarazo- ridiculizaron la figura medieval de Ter Stegen. La prórroga del llanto.

Con el GPS sin cobertura, Messi firmó un expediente calamitoso. Pedri fue eclipsado por la furia y agresividad de los leones. No era el idioma del infante. Fue el partido 26 del teguestero y el mas triste. 113 días después de su debut ante el Villarreal, el infante fue testigo de otro desplome. Roma, Liverpool, Lisboa y Sevilla.

Compartir el artículo

stats