Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Tercera, entre la resignación y la esperanza

Los clubes, que está semana no competirán, piden unidad de criterios en categoría nacional

Yeremi Valerón, jugador del Villa Santa Brígida, controla un balón en el partido frente al San Fernando. | | VILLA SANTA  BRÍGIDA

Yeremi Valerón, jugador del Villa Santa Brígida, controla un balón en el partido frente al San Fernando. | | VILLA SANTA BRÍGIDA

“Visto lo visto, que la temporada se pueda salvar a tiempo y no nos ocurra como el año pasado”. La resignación se ha apoderado de los clubs de Tercera División de la provincia de Las Palmas, obligados a parar durante los próximos 15 días, aunque de momento solo se haya aplazado la jornada de este fin de semana. Con las islas de Gran Canaria y Lanzarote en nivel de alerta 3 por el avance de la pandemia, la Real Federación Española de Fútbol acordó, tras la resolución de su juez de competición, suspender esta jornada.

“El sentir que he podido recoger del resto de clubs es más o menos el mismo: aceptación de la realidad. Eso sí, las decisiones que se toman en el mundo del deporte, que no es el sector que más ayuda a la propagación de este virus con todas las medidas que se han tomado, pues personalmente no las comparto todas”, explica Hilarión Rodríguez, presidente del Villa de Santa Brígida y delegado en Canarias de ProLiga, asociación destinada a defender los intereses y el prestigio de los clubes de fútbol no profesionales.

Rodríguez, como el resto de dirigentes, acata y entiende la decisión, pero con matices. “La seguridad y la salud es lo más importante, pero en el fútbol apenas se han reportado casos. En Tercera División, menos aún porque tenemos ciertos controles que nos ayudan a detectar cualquier posible incidencia. Se ha sido muy precavido siempre que han aparecido dudas reforzando las pruebas de antígenos con un PCR si ha sido necesario, por ejemplo”, resume el máximo mandatario del club deportivo satauteño.

El caso en Tenerife

Desde el primer fin de semana de diciembre, el subgrupo de Tercera División de la provincia de Santa Cruz de Tenerife está parada. Más de un mes sin competir. “Espero que aquí no lleguemos a tanto porque eso supondría un auténtico bajón anímico. De hecho, esperamos que solo se quede en esta jornada y la próxima podamos competir”, sentencia Rodríguez.

Las diferentes fases por Islas crean cierta desigualdad entre equipos, incluso entre los propios subgrupos, que se reorganizarán en las fases de ascenso y descenso al término de la segunda vuelta. “Es un tema que en nuestra Tercera División se debería plantear de otra manera, de unificar, con cierta dependencia del semáforo por ser una categoría nacional. Habría que unificar los criterios porque en unos sitios se deja público y otros no, unos equipos podrán entrenar de manera individual estos días y otros no...”, explica.

Los equipos confían en poder volver a jugar sus partidos la próxima semana

decoration

Por ejemplo, durante los dos últimos meses, los equipos de La Palma han podido entrenar sin problemas. A los conjuntos de Fuerteventura esta nueva fase de medidas tampoco le afectarán.

Hilarión Rodríguez cifra, según le han trasladado otras directivas en “hasta 50.00 euros” el coste que ha tenido la impredecible pandemia para algunas entidades esta temporada. “Estamos hablando de cantina, entradas, abonos... Es mucho dinero”, agrega. De momento, su club ha optado por mantener los compromisos económicos con sus jugadores con independencia de lo que ocurra, aunque con las instalaciones municipales cerradas –“están abiertos a que eso pueda cambiar”– no podrán entrenar junto a su nuevo técnico Ángel Sánchez.

Algo que otras entidades como la UD Guía, el San Fernando o el Panadería Pulido San Mateo sí podrán hacer de la mano de las distintas coorporaciones locales. “Nosotros hemos dividido a los chicos para que puedan entrenar de forma individual, respetando las distancias y demás, en el campo porque el Ayuntamiento de San Mateo nos ha puesto esas facilidades”, resume Juan Carlos Socorro, entrenador del equipo.

Tres veces por semana, los hombres del segundo clasificado del subgrupo podrán mantener su condición física. “Es prácticamente trabajo físico, pero nos valdrá para seguir en dinámica y esperamos que todo vaya bien y en una semana se reanude la competición”, sentencia el técnico hispanovenezolano. “Hay que acostumbrarse a estos parones porque me temo que igual nos toca alguna más”, manifiesta.

Algunas entidades, de acuerdo con los ayuntamientos, pueden entrenar individualmente

decoration

Un alivio para el equipo de Juan Carlos Socorro, que dentro de este nuevo escenario, velará por intentar mantener el nivel que tiene en esta temporada, segundo clasificado con solo dos derrotas –una en los despachos– y un empate como tropiezos. “A los chicos no se les puede pedir más, lo están dando todo y se lo merecen. Que solo hayamos perdido un partido y empatado otro dice mucho del nivel que están ofreciendo”, prosigue el entrenador.

De momento, esta semana no podrán competir. La esperanza de los clubs es que a partir de la que viene se normalice la situación en las competiciones nacionales y puedan reanudar sus partidos, siempre que la RFEF autorice la vuelta al verde.

Compartir el artículo

stats