Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dani Sarmiento: “La medalla va para todos esos chavales que no pueden jugar”

“Los que estamos dentro ya damos mucho valor a ser terceros y a la larga se valorará mucho más”, según el central de la selección española de balonmano

Dani Sarmiento lanza a portería ante la posición del francés Ludovic Fabregas, ayer, en el partido por el tercer puesto. Reuters

La quinta. El central grancanario sumó otra medalla más con los ‘Hispanos’ tras un oro mundial (2013), dos europeos (2018 y 2020) y un bronce continental (2014).

¿Cómo está? ¿A qué le sabe esta medalla de bronce?

Muy contento. Los que estamos metidos aquí sabemos lo difícil que es ganar cualquier medalla, competir a este nivel es una pasada y llegar al final entre los cuatro mejores equipos siempre es increíble. Tiene un valor incalculabe. Nos veíamos con posibilidades para estar en la final, no pudo ser y Dinamarca estuvo mejor. Nos quitamos esa espinita, logramos el tercer puesto y seguro que, aunque nosotros ya le damos el valor que tiene, a la larga se valorará mucho más.

Es lo que tienen los bronces, que el tiempo le hacen relucir.

Sí, al menos para el exterior. Para el grupo ya lo valoramos. Seguramente que en un futuro se verá que conseguir este tipo de medallas es muy difícil, competir contra los mejores es un orgullo.

Cuando el seleccionador Jordi Ribera, el hombre de la calma y la tranquilidad, sonríe tanto es por algo...

Claro, es lo que digo. Somos muy conscientes de lo que nos ha costado llegar a este tipo de partidos y encima ganar con todo lo que se está viviendo, con la complejidad en la preparación, sin apenas partidos... Llegar y conseguir una medalla no es poco.

¿Cómo lograron quitarse tan rápido el luto de la derrota ante Dinamarca?

Aquí, por suerte o por desgracia, somos varios los jugadores que tenemos experiencia en perder partidos de este tipo o de semifinales. Sabemos que el primer equipo que se recupera, normalmente, gana este partido. Éramos conscientes y los veteranos hemos tirado un poco del grupo en el apartado mental. En la pista se ha visto que hay equipo para rato, los jugadores han cumplido y todos hemos ido sumando. Esa es una de las claves del éxito de esta selección.

La generación se va apagando, es lo que tiene el tiempo, pero también se han ido asomando jugadores para asumir galones. ¿Cree en lo que viene?

Absolutamente que hay jugadores con el nivel para seguir al máximo. Lo que pasa es que, como decía antes, es muy difícil llegar a la lucha por las medallas. Hay un nivel muy alto entre otros países y se ha visto, con selecciones muy fuertes. Nos costó desde el principio y hemos ido de menos a más. Uno de los secretos es que todo el equipo ha sumado: jóvenes y veteranos.

¿Qué selecciones como Croacia, Eslovenia o Noruega se quedaran por el camino les hace sentir más privilegiados?

Es que cuesta muchísimo acabar terceros. Cuando empatamos contra Brasil fue una decepción, pero no desesperamos. Cualquiera te puede ganar. Al final, estuvimos creciendo en cada partido, afrontando las dificultades unidos, que es superimportante porque todos los jugadores nos sentimos partícipes, que todos rotemos y nos sintamos válidos dentro del grupo. Echas la vista atrás y ves a Croacia o Eslovenia fuera de los cuartos de final o semifinales, pues da mucho más valor al trabajo de este equipo.

Hace un año le dedicó el oro europeo a su abuela, recientemente fallecida y un pilar en su familia. ¿Esta medalla de bronce para quién va?

Para mi familia, evidentemente. Pero, sobre todo, este bronce es para todos esos chavales y chavalas que no pueden jugar por culpa de la pandemia, que están encerrados en casa, que no pueden entrenar y disfrutar del balonmano. Para todos esos que nos han apoyado y se fijan en nosotros. Tenemos la suerte de poder jugar y competir y una parte de esto va sin duda para ellos.

Ya le habrán llegado fotos de su casa en Las Torres. ¿Cómo lo vivieron?

¡Claro, claro! Mi madre siempre está ahí, la primera de los mensajes y las fotos, la primera que anima. También mi mujer, que ya pudieron regresar a Francia después de algún problemilla para volver tras la Navidad, ya pude hablar con ellos. Ahora vamos a disfrutar de esto y desde que lleguemos a España, llamarles a todos y poder compartirlo con ellos, que han sido fundamentales en mi carrera.

Compartir el artículo

stats