Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El prodigioso Sarmiento

El central grancanario agranda su leyenda en los ‘Hispanos’ y en el deporte canario

Dani Sarmiento (izq.) junto a su compañero Ángel Fernández. | | LP/DLP

Una más y ya van cinco. El central grancanario Dani Sarmiento logró otra medalla más con una selección que ya mira a los Juegos Olímpicos de Tokio como gran colofón.

“De momento me queda esta temporada de contrato y la que viene en el Saint Raphael. Lo más seguro es que cuando acabe el contrato ya sea momento de pasar a otra etapa y dejar esto. Ahora intento disfrutar al máximo y mi presente es el Mundial”.

Con 37 años, Dani Sarmiento sabe que le queda cada vez menos en el 40 x 20. Es consciente y lo vive así. También que este, salvo sorpresa, era su último Mundial con la selección española. Al término de la celebración, con el bronce ya colgando en su cuello, una foto con tres bastiones de los Hispanos que ya avisaron de que Egipto era su última parada en los Campeonatos del Mundo: Viran Morros, Gedeón Guardiola y el capitán Raúl Entrerríos. En medio, Sarmiento.

Este no será el último baile de la generación dorada. Por delante, si la pandemia no lo evita, quedan unos Juegos Olímpicos en Tokio el próximo verano con hambre de más medallas. Es una espina de estos Hispanos tras quedarse fuera de la cita de Río 2016. Un dolor que se quieren sacar por todo lo alto y coronar el último podio que se les resiste.

El Campeonato del Mundo de Daniel Sarmiento Melián (Las Palmas de Gran Canaria, 1983) solo hizo más que agrandar su leyenda dentro de la selección española de balonmano, pero también en el deporte canario. El bronce que ya pasea en su pecho se ha convertido en la quinta medalla que el central grancanario logra con los ‘Hispanos’. Su palmarés como internacional, en una era donde España ha logrado siete preseas en la última década, le eleva a la categoría de inmortales del deporte de las Islas. En su vitrina con España figura un oro Mundial (2013), dos oros en Campeonatos de Europa (2018 y 2020), un bronce continental (2014) y el último bronce en Egipto (2021).

Desde Gáldar voló a Almería, León y Barcelona para dar el salto al Saint Raphael francés

decoration

Con una carrera de más de dos décadas como profesional, Dani Sarmiento descubrió el balonmano por culpa de su hermano Ayose. A su vez, él se había acercado a eso de agarrar el balón entre las palmas gracias a su tío Andrés, que se enfundó años antes la camiseta del mítico Canteras. De Las Torres a Escaleritas y del Juventud Las Palmas a un trampolín en el Juan Vega Mateos: el BM Gáldar. Viajes largos hasta el Norte en guagua, con algún compañero o, en su mayoría de días, en el coche de su padre Pepe.

Allí, los Sarmiento conocieron de verde a Jordi Ribera, el técnico que, en gran medida, cambió sus carreras. Y eso que el balonmano en Gáldar saltó por los aires. El club perdió su plaza en Asobal y tocaba dar el salto de dejar la Isla. Dani Sarmiento continuó con su carrera en Almería hasta que en 2007 volvió el reencuentro con Ribera. El Ademar León cruzó de nuevo al central y al estratega para que la explosión de Sarmiento llegara. Llegó el debut en la selección, el primer título con una Copa Asobal ante el poderoso Barça de Làszlò Nagy, las distinciones personales... El talento que rebosaba Dani Sarmiento entró en plena ebullición.

Tanto que el gran dominador del balonmano nacional se fijó en su capacidad de juego para entregarle el volante de su escudo. En el verano de 2009, el FC Barcelona reclutó a Sarmiento. Llegó entonces una colección de títulos casi inabarcable, con seis ligas consecutivas y dos títulos de la EHF Champions League (2011 y 2015). Además, cuatro Copas del Rey, seis Copas Asobal y otras cuatro Supercopas de España. La vitrina empezaba a pesar.

Con Jordi Ribera en el banquillo nacional, el ‘11’ recuperó su hueco en la selección

decoration

Por el camino, sus primeros éxitos con la selección. Logró estar con los Hispanos en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y en el Mundial de 2013 celebrado en España, bajo la dirección de Valero Rivera, logró la segunda y última estrella de los Hispanos. La salida del FC Barcelona llevó a Dani Sarmiento a una nueva experiencia. Por primera vez en su trayectoria se lanzó a jugar en el extranjero y no a cualquier liga. En Francia, el Saint Raphael le abrió los brazos en 2016 y hasta hoy.

Habitual en la selección española, pasó por momentos intermitentes, sobre todo tras la llegada de Manolo Cadenas al banquillo nacional. El relevo del técnico leonés por Jordi Ribera en la selección le volvió a poner en el camino con el hombre que le dio la alternativa en Asobal. No se fallaron y juntos suman ya tres medallas. Al fondo ya se asoma Tokio.

Datos

  • 2013 Oro mundial: Un torneo excelente culminado con uno de los mejores partidos de la historia del balonmano español: los Hispanos arrasaron en la final contra Dinamarca. El marcador: 35-19.
  • 2014 Bronce europeo: Francia, con Nikola Karabatic, se cruzó en el camino hacia la final de España. Sin el partido por el título, la selección sacó un valioso tercer puesto ante Croacia (28-29).
  • 2018 Oro europeo: ¡Por fin! España acabó con sus dramas en los Campeonatos de Europa y levantó el título continental por primera vez en su historia. En la final apeó a Suecia por 29-23.
  • 2020 Oro europeo: España defendía su corona y cumplió. Los Hispanos revalidaron el título ante Croacia (22-20) y agarraron el tren hasta los Juegos Olímpicos de Tokio como campeones. 
  • 2021 Bronce mundial: Dinamarca, campeón del torneo, acabó con España en las ‘semis’. La selección se repuso rápido y afrontó el partido por el tercer puesto ante Francia con coraje y valor.

Compartir el artículo

stats