Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El balón, en un mar de dudas

Las condiciones impuestas por la pandemia en el regreso de las diferentes competiciones crean controversia entre los clubes

Jugadores e categoría alevín del equipo Santa María, en Tenerife, tuvieron que jugar con mascarilla la semana pasada.

Jugadores e categoría alevín del equipo Santa María, en Tenerife, tuvieron que jugar con mascarilla la semana pasada.

El regreso a los terrenos de juego y a los entrenamiento en las distintas categorías del fútbol en las categorías de formación y de aficionados se encuentra sumido en un mar de dudas. A la espera del dictamen por parte del Boletín Oficial de Canarias (BOC) sobre las medidas que implante la Consejería de Sanidad respecto a la práctica del deporte en general y del balompié en particular, que en principio se publican mañana, hace que a los clubes que están bajo el amparo de la Federación Interinsular de Las Palmas (FIFLP) les invada la incertidumbre.

Los equipos tienen un espejo muy cercano en el que mirarse, las competiciones que ya se han reanudado en la provincia de Tenerife. Aun así, las diferencias en la organización y en el desarrollo de las mismas por parte del ente federativo tinerfeño no puede suponer tampoco un calco.

Las medidas restrictivas por parte del Gobierno de Canarias como consecuencia de la época carnavalera expiran mañana. En este sentido, Gran Canaria entrará en el Nivel 2 de alerta por la pandemia de la Covid-19. Con esta bajada, tanto la práctica deportiva como de la competición de fútbol tienen vía libre para reanudarse.

Mañana por la tarde, el Comité de Fútbol Aficionado y Juvenil de la FIFLP se reunirá para decretar las medidas que se quieren imponer a los clubes que están bajo su tutela. En principio todo apunta a que la competición regrese con los jugadores portando una mascarilla durante la disputa de los encuentros, pero ya existen voces discordantes sobre este aspecto.

Desde el CF Panaderías Pulido San Mateo ven con ciertas reticencias tener que competir con el cubrebocas puesto. “Supongo que el equipo de Tercera División tendrá que adaptarse a esta medida para poder continuar con la Liga, pero en los equipos de formación ya es una cosa distinta”, trasladan desde la entidad veguera.

Aun así, respecto a las condiciones con las que se van a tener que encontrar los jugadores del primer equipo del San Mateo dependerán de las situaciones climatológicas del municipio de montaña. “Aquí hace o mucha humedad o mucho calor, que si ya afectaba de por sí cuando no había virus, ahora con mascarilla se nota mucho más”, explica el club.

Asimismo, también se apunta desde la entidad a un desarrollo de la competición que no considera “justa”. “Nosotros –por Gran Canaria– vamos a pasar al Nivel 2, pero en Lanzarote todavía van a tener restricciones y no creemos que estén en igualdad de condiciones que los equipos que formamos el grupo”, se reseña.

Ventajas de las que sí ha podido disfrutar, al menos en lo que se refiere a Tercera, los clubes de Fuerteventura, ya que las instalaciones deportivas las tienen abiertas y pueden entrenarse sin medidas restrictivas respecto al coronavirus. Hechos que no han impedido que, aunque la Federación permitiera reanudar las competiciones en las categorías de formación, la vuelta haya sido aplazada sine die, y aún se está a la espera para que los jóvenes vuelvan a medirse sobre el césped.

De esta forma, con la ventaja de los entrenamientos por parte del Unión Puerto y el Gran Tarajal en la Tercera División, el propio San Mateo apunta a uno de los inconvenientes que están teniendo que sobrellevar por ejercitarse de forma individual. “Hemos vuelto a los entrenamientos arcaicos, con mucha carga física y, quieras o no, si encima es con mascarilla, cuesta más”, añaden desde el club.

Situación que la UD Lanzarote también tiene que afrontar, después de acumular casi dos meses de entrenamiento individuales, por lo que solicitó a la Interinsular retrasar al menos una semana más su primer partido para poder acoplarse de nuevo a las sensaciones de trabajar en grupo.

Cuestión aparte tiene que ver con las escuelas de fútbol. Muchos padres dependen de que sus hijos puedan realizar actividades en horario de tarde. Encima que ya han abonado la cuota anual por federarlos, están viendo un agravante económico al respecto.

Compartir el artículo

stats