Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Exentrenador de la UD Las Palmas

Paco Jémez: “¿Un héroe? Actué como lo haría cualquier persona”

Paco Jémez, en su última visita al Estadio de Gran Canaria el año pasado.

Jémez, exentrenador de la UD, disfruta de un año sabático en A Coruña, en casa, sufriendo al Deportivo -“ningún campeón de Liga pasó por lo que pasa el equipo”-. Pero al margen del fútbol, Jémez cobró protagonismo al salvarle la vida a un golfista que jugaba en el Real Club de Golf en A Zapateira tras darle un masaje cardiorrespiratorio.

Paco Jémez (Las Palmas de Gran Canaria, 1970) volvió a ser protagonista en los últimos días en A Coruña, pero no por su condición de entrenador de fútbol, sino por el acto con el que le salvó la vida a un veterano golfista que disputaba un partido en el Real Club de Golf de A Zapateira y sufrió un infarto durante el recorrido por los 18 hoyos de los que dispone la instalación coruñesa. “¿Un héroe? En absoluto, solo actué como haría cualquier persona”, asegura el técnico sobre su intervención. Paco Jémez recordó las nociones mínimas que había adquirido sobre reanimación y decidió intervenir cuando vio al hombre tirado sobre el verde en un hoyo próximo.

¿Cómo se vio en el momento?

Mi compañero de partido salió rápidamente y yo fui tras él. Y ahora, con la perspectiva que te da el tiempo, estoy incluso sorprendido porque lo normal en situaciones de este tipo es que te bloquees y permanezcas sin tomar parte activa. Pero pensé: “Este hombre está muerto”, y decidí actuar. La actitud es la de hacer algo porque era una situación límite. Así que, tranquilo, decidí aplicar los escasos conocimientos que tengo de reanimación.

¿Pudo mantener la compostura en todo momento?

La verdad es que estaba muy tranquilo, aunque la situación era muy estresante, ya que estás ante una persona que está perdiendo la vida. Quizá influyó en mí la reacción de mi compañero, que intervino de forma rapidísima. Es posible que en otro momento y en las mismas circunstancias no actuase igual. Tuvimos la gran suerte de encontrarnos cerca, pues estábamos en un hoyo diferente y lo más lógico es que no nos diésemos cuenta de lo que sucedía.

También contó con ayuda de una socia del club, enfermera profesional.

Fue una suerte. Había una enfermera por el campo, se llama Mari Carmen, y llegó también de forma inmediata. Había que dar masaje cardiorrespiratorio continuamente mientras no llegase la ambulancia y resulta agotador, más en esa situación límite. Mientras practicábamos el masaje íbamos recibiendo instrucciones de los médicos en tanto no llegaba la ambulancia medicalizada, que tardaría unos quince minutos. Muy pronto.

¿Había tenido alguna experiencia de este tipo similar?

Nunca.

¿Y sus conocimientos, como los adquirió?

Tengo nociones básicas de masaje cardiorrespiratorio, algo que adquirí durante mi formación como entrenador. Lo había visto en mi profesión y con lo poco que sabía salió adelante. Pero una cosa es enfrentarte a la teoría y otra tener ante ti a una persona que se está muriendo.

Descarta que se le catalogue de héroe, pero reconoce que siente una sensación muy especial.

Esto supone una felicidad indescriptible, poder ayudar a una persona que está perdiendo la vida es difícil de explicar… Me llena. Creo que no es comparable con nada.

Usted es padre, ¿ni tan siquiera con la sensación que se tiene cuando nace un hijo, en su caso hijas?

Es completamente distinto. Cuando nacen tus hijas te sientes lleno, feliz, no sé, pero en el fondo tú no puedes hacer nada, no eres más que un testigo de la situación, del momento en que nacen tus hijas, que es grandioso; pero en este caso fui yo el que actuó, el que participó. Estoy muy feliz de haber podido ayudar.

Y sus hijas, tan orgullosas.

Se enteraron por los medios de comunicación y la verdad es que sí. También lo comentaron sus compañeros del colegio. Pero tampoco hay que darle más trascendencia de la que tiene. Lo que me dice esto es que todos tendríamos que contar con unos conocimientos básicos de primeros auxilios, tendría que institucionalizarse en las escuelas para que todos pudiesen intervenir en caso de urgencia. Saber actuar para ayudar a salvar una vida. Eso es algo que no tiene precio.

¿Está en contacto con esa persona o con su familia?

Recibí una llamada de su esposa para agradecerme la intervención y para decirme que sigue ingresado, pero que evoluciona de forma positiva. Afortunadamente parece que se recuperará.

Y gracias a usted.

¿Y qué haces? Tienes que intervenir en momentos así. Es como, y voy a dar un ejemplo de mucha menor trascendencia, si estás perdiendo un partido 1-0, ¿qué haces? Te lanzas al ataque porque da igual perder por uno que por dos. En este caso, había una situación límite en la que había que intervenir. Y afortunadamente parece que salió bien.

Compartir el artículo

stats