Historias del fútbol base en tiempos de pandemia. El árbitro Eddy Bautista no escapaba de su asombro cuando al decretar el inicio del encuentro Pedro Hidalgo-Barrio Atlántico de categoría benjamín, con los jugadores preparados el campo José V. Sepúlveda, los locales se sentaban respetando sus posiciones, incluidos los del banquillo, mientras, los componentes del conjunto infantil, desde un lateral, y aficionados, apoyaban con aplausos la determinación.

Durante la semana el coordinador del club del Cono Sur, Rayco Cardeñosa, había adelantado que escenificarían la sentada, consensuada con los padres de los niños y en vista de que éstos se asfixiaban con las mascarillas en los entrenamientos. En un principio, el presidente de la entidad de La Feria, Gonzalo Moreno, según Cardeñosa, también había mostrado su disposición a secundar la iniciativa, pero cambió de opinión.

Una vez suspendido el choque, los jugadores del benjamín del Pedro Hidalgo, niños entre ocho y diez años, portaron una pancarta en la que se leía ‘No al deporte con mascarillas’. El coordinador del informó la intención de negarse a jugar en dichas condiciones -salvo el Juvenil-. El alevín lo hará mañana. Sí que jugará también su representante en Preferente, que se mide al RC Victoria.

La Federación Interinsular de Fútbol de Las Palmas, a través de una circular, y siguiendo el protocolo impuesto por los responsables sanitarios del Gobierno de Canarias, avisa a los clubes, la obligatoriedad de utilizar mascarillas para entrenar y jugar, no así de los dependientes de la Federación Española de Fútbol, como la Tercera División, División de Honor Juvenil y las categorías femeninas.

Este planteamiento no lo considera justo el coordinador del Pedro Hidalgo. “Como obligan a los niños, que son más susceptibles, en cuanto a la respiración, y no lo hace con los más mayores, no lo vemos justo”, se lamenta.

Añade que “hace tres meses también estábamos en el nivel dos y los niños jugaban sin mascarillas”. En cuanto a las consecuencias, Cardeñosa, realza que “me preocupa más la salud de los niños, que son los menos propensos a los contagios, que los tres puntos que nos puedan quitar”.

En cuanto a la decisión de la sentada, Rayco Cardeñosa asevera que “fue consensuada con los progenitores. Hoy [ayer para el lector] se presentaron once niños, dos no lo hicieron porque sus padres no quieren que jueguen en estas condiciones. Otros tres vinieron porque sabían que no iban a jugar, incluso algunos me han pedido que retire el equipo”.

Por su parte, el entrenador del benjamín Pedro Hidalgo, Eliezer Suárez, se queja de los entrenos. “Todos los días se asfixian”.Por último, el colegiado Bautista, que reconoció que “mi deber es estar aquí y empezar (...) Tengo que cumplir con mi deber y hacer constar en el acta que se negaron; espero se solucione pronto”.