Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las Palmas C se desmelena y bate al Villa

Los amarillos tienen la promoción de ascenso de cara y condenan a la quema a los satauteños

Formación inicial de Las Palmas C en el Juan Guedes, antes de medirse al Villa, con su capitán Dani Ojeda -1ºd, fila superior-. | | LP/DLP

Formación inicial de Las Palmas C en el Juan Guedes, antes de medirse al Villa, con su capitán Dani Ojeda -1ºd, fila superior-. | | LP/DLP

El Regional C se quita la careta. El segundo filial de la UD vuelve a colarse en los puestos de privilegio del grupo de Tercera al doblegar a un Villa Santa Brígida, que se ve abocado a pelear por la salvación en la fase de permanencia. Un doblete de Echedey y un tanto de Pipo parecían dejar el partido sentenciado para los pupilos de Yoni Oujo. Sin embargo, los satauteños nunca se dieron por derrotados y tuvieron esperanzas hasta el pitido final merced a los postreros tantos de Arisay y Giovanni.

En una primera mitad equilibrada, el Santa Brígida comenzó mejor, ejerciendo una alta presión sobre la salida de balón de una escuadra de Yoni Oujo, que fue despertando en el Juan Guedes.

El buen arranque del cuadro de Ángel Sánchez le propició disfrutar de los primeros acercamientos, en especial con un disparo, con mucha intención, del tinerfeño Santi, desde fuera del área, que se marcó rozando el travesaño. Los amarillos respondieron con una falta ejecutada por Echedey, que se estrelló en el larguero, y que fue desbaratada por David Ramírez.

La lesión sufrida por el visitante Padilla condicionó al Santa Brígida, que vio como el equipo de Yoni Oujo se adelantaba. Así, en el 25’, una bonita jugada en la que participaron Isaac y Pipo la aprovechó, en última instancia, Echedey para fusilar a David.

Con el marcador en contra, los jugadores de Ángel Sánchez no se amilanaron y buscaron la igualada con una falta lateral, lanzada por Calem, que la despejó con apuros la zaga amarilla. En el minuto 40, un cabezazo del local Echedey estuvo a punto de suponer el 2-0; mientras que, dos minutos después, un disparo del satauteño Owen se fue rozando el palo.

Antes de que el árbitro decretara el final de la primera parte, el Villa reclamó con insistencia un derribo del tinerfeño Santi en el área de Carlos. Tras la reanudación, los de Ángel Sánchez salieron dispuestos a establecer la igualada, pero sufrieron un nuevo mazazo con el 2-0, obra, de nuevo, de Echedey, quien marcó a placer.

Con dos goles en contra, el conjunto de Los Olivos no se desplomó y pudo acortar distancias con un disparo de Santi. Sin embargo, lo que llegó en el 73’ fue el tercer tanto del filial, a través de Pipo, quien definió en el corazón del área una bonita acción.

El Santa Brígida nunca se dio por derrotado y ajustó diferencias en el 88’, con un cabezazo de Arisay, a la salida de un córner lanzado por Santi. Acto seguido, Giovanni tuvo en sus botas el 3-2, pero su disparo acabó en anécdota. Sin tiempo para el respiro (90’), de nuevo Giovanni no falló para definir un gran centro de Santi. Los amarillos, listos para soñar.

Compartir el artículo

stats