Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De Severiano a Rafa

Las tres pruebas del Circuito Europeo disputadas en Gran Canaria han contado con los mejores golfistas españoles de toda la historia

De Severiano a Rafa | EFE/LP/DLP

De Severiano a Rafa | EFE/LP/DLP

De Severiano a Rafa

De Severiano a Rafa

Los mejores golfistas españoles de la historia han dejado su sello en las tres oportunidades que un torneo del Circuito Europeo ha tenido Gran Canaria como escenario. Mitos como el ya desaparecido Severiano Ballesteros o Txema Olazabal, todavía en activo, ejercieron como pioneros en los años 90. Sergio García tomaba el testigo a principios de este siglo y, ahora que llega la cuarta ocasión en la que tour continental aterriza en la Isla, un jugador profesional grancanario intentará seguir con esa trayectoria exitosa.

Rafa Cabrera Bello es uno de los grandes atractivos del Gran Canaria Lopesan Open, que arranca mañana en Meloneras Golf con un cartel muy atractivo. Quién le iba a decir al golfista isleño que casi 20 años después acapararía toda las miradas en su territorio; en 2002, cuando Sergio García conseguía su primera victoria profesional, Rafa terminó cuarto todavía siendo amateur.

La historia del Circuito Europeo en Gran Canaria comenzaba a principios del mes de febrero de 1995. El campo de Maspalomas acogía el Turespaña Open de Canarias, valedero para el certamen continental. El gran Severiano Ballesteros, el mejor golfista español de todos los tiempos, encabezaba a la armada nacional. Y, cómo no, dejaba muestras de su enorme clase peleando por la victoria hasta el final.

No lo conseguía. El cántabro se tenía que conformar con la segunda plaza, empatado con el británico Paul Eales. Ambos se quedaban a un golpe del Jarmo Sandelin, quien conquistaba la victoria. En este torneo también hubo representación grancanaria, y además realizando un gran papel. El isleño Pedro Linhart se convirtió en el segundo mejor jugador español, conquistando la novena posición de la clasificación final.

No hubo que esperar mucho tiempo para vivir la segunda visita del Circuito Europeo a Gran Canaria. Ocurría en el año 1997. Maspalomas repetía como escenario para el Turespana Masters Open de Canarias, a finales de marzo.

Esta vez sin Severiano Ballestero, Txema Olazabal cogía el testigo de la armada española. El golfista guipuzcoano domino la clasificación en aquella ocasión. Ganó el torneo con dos golpes de ventaja sobre el inglés Lee Westwood​y tres sobre el también británico Paul Broadhurst, segundo y tercero. También en esta ocasión participaba el local Pedro Linhart, pero esta vez no pudo repetir la brillante actuación de dos años atrás y no pasaba el corte.

Para presenciar el tercer torneo del Circuito Europeo en Gran Canaria hubo que esperar más tiempo en esta ocasión. El certamen continental no volvía a la Isla hasta ya entrado el siglo XXI. Ocurrió en el año 2002. El campo de El Cortijo ejercía de anfitrión, a finales del mes de abril, del Canarias Open de España.

Y, de nuevo, protagonismo español, que vivió un hito histórico. Un joven Sergio García, por aquella época precoz estrella del golf nacional, obtenía su primera victoria como jugador profesional. El castellonense, ya confirmado como uno de los grandes de este deporte a nivel mundial, ponía la primera piedra de su exitoso palmarés en la instalación grancanaria.

Sergio García acumuló 275 golpes (13 bajo par) a lo largo de las cuatro jornadas de competición, suficientes para superar al resto de sus cualificados rivales, entre los que destacó, al margen del italiano Emanuele Canonica –segundo a la postre con 279 golpes– y el inglés Greg Owen –tercero con 280–, un joven golfista amateur de la tierra que empezaba a demostrar sus grandes dotes para este deporte, y que ya había ganado los Campeonatos de España de todas las categorías (benjamín, alevín, infantil, cadete y sub 18).

Nos referimos a Rafael Cabrera Bello, quien acabó cuarto en la clasificación. Agazapado, sufriendo los vaivenes de una actuación en la que combinaba errores y aciertos, aquel joven de 17 años pudo incluso subir algún escalón más en la clasificación de no mediar dos inoportunos errores en los dos últimos hoyos.

En ese torneo, el isleño hizo sonar su nombre por vez primera en los mentideros golfísticos internacional. Ahora, casi 20 años después, llega a la cuarta cita del Circuito Europeo que tiene lugar en Gran Canaria totalmente consolidado entre la élite y con tres título del certamen continental.

Sin duda, una historia emotiva para este deporte. Rafa, como uno de los nombres más relevantes del cartel del Gran Canaria Lopesan Open que se inicia mañana, pretende dar continuidad a la racha española en los torneos del Tour disputados en Gran Canaria, y tomarse la revancha de aquel 2002 que tan buen regusto dejó.

La presencia del Circuito Europeo en Gran Canaria ha permitido ver en acción a los grandes del golf español. Sergio García, en la imagen superior izquierda, logró en El Cortijo su primer victoria como jugador profesional. Txema Olazabal, en la foto que está sobre estas líneas, vencía en Maspalomas en 1997. A la izquierda, Severiano Ballesteros le firma un autógrafo a un joven Rafa Cabrera Bello en la prueba de El Cortijo en 2002, donde el grancanario fue cuarto siendo todavía amateur

Compartir el artículo

stats